CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tuning

3 MIN

Norris Design y su Mitsubishi Lancer Evolution IX de dos puertas y 950 CV

Óscar Miguel | @omiguel | 1 Feb 2010

A día de hoy un coche de más de un millar de caballos parece que ya no es digno de admirar estando el Bugatti Veyron de fondo de pantalla en los ordenadores de todo el mundo. Si vamos a la competición nos encontramos con que en las carreras como los drag o en circuitos de velocidad hay muchas preparaciones para alcanzar tal nivel de potencia.

Pero según cómo se llegue y en qué coche se llegue a esa cifra puede ser una acción muy digna de admirar. Un buen ejemplo, el Mitsubishi Lancer Evolution IX preparado por Norris Design directamente para dejar atrás todo lo que huela a casitas y pasos de peatones para adentrarse en el mundo de las curvas bien aprovechas y las salidas donde lo que huele es la goma quemada.

El trabajo de N.D. parte de tomar el Evo de la anterior generación pero con sólo dos puertas para ponerle un enorme motor impropio de una circulación suave. Es un ND de cuatro cilindros y 2.24 litros de cilindrada, con turboalimentado por supuesto, que se sitúa en el capó delantero en posición longitudinal. Es capaz de entregar la friolera de 950 CV de potencia y 949 Nm de par máximo.

Tiene el rojo en los 9.250 rpm y ello ya delata el tipo de bestia que nace de este corazón. Transmite a las ruedas toda la energía mediante un cambio secuencial de seis velocidades y para ser medianamente controlado permite elegir entre la tracción trasera y la tracción a las cuatro ruedas. Lleva también muchas mejoras en la suspensión, frenos Brembo y mucha dieta a base de fibra de carbono por fuera y pérdida de elementos superfluos por dentro. En total pesa menos que un compacto actual, 1.180 kg.

Al Evo IX de Norris Design lo han acelerado en el circuito de carreras de Santa Pod hasta alcanzar los 346 kilómetros por hora que no está nada mal. Al margen de ser un buen velocista también tiene una salida digna de honra: se pone en los 100 km/h desde parado en 2.4 segundos y en 8 segundos totales ya está rodando por encima de los 240 kilómetros por hora. El cuarto de milla es un paseo para él: 9.26 segundos a 257 km/h.

Si os ha gustado esta máquina de romper cronómetros quizás os guste echarle un vistazo a la lista completa de sus especificaciones.

Vía: speedhunters

En Diariomotor: El demonio azul se monta sobre un Mitsubishi Lancer Evolution IX