Audi S5 Cabrio, a prueba (III)

Durante los dos últimos días hemos analizado las principales características del Audi S5 Cabrio de 333 CV (parte 1 y parte 2), pero hemos reservado lo mejor para el final. Ahora vamos a ver cómo se comporta esta bestia en una desierta vía con curvas terroríficas; y para ello, nos hemos desplazado a una bonita carretera andaluza que trascurre entre interminables campos de olivares.

Son las 8 de la mañana, es fin de semana y la carretera está tan desierta que parece que la han cerrado al tráfico para nosotros. La temperatura no supera los diez grados y hay algunas nubes altas. En el interior, la cabina es extrañamente tranquila y silenciosa, casi tanto como la de cualquier A5 cupé. Pero bueno, basta ya de tonterías… aunque haga algo de frío, pongo la calefacción al máximo y pulso el botón para abrir la capota. Quince segundos después, oigo la potente melodía del V6 resoplando con fuerza en mis oídos; todo ha cambiado completamente, nada tiene que ver con el Audi que circulaba capotado.

Mientras que con la lona puesta, parece que estamos en un convento de clausura donde todo es silencio y refinamiento, cuando ésta se baja, se escucha el grito feliz de los cuatro tubos de escape y el bramido emitido cada vez que tocamos suavemente una leva para cambiar de marcha.

Cuando estiramos las revoluciones un poquito, el motor aúlla más que bien y resulta suficientemente emocionante como para alegrarte el día. En cambio, no suena demasiado fuerte en la zona baja y media de revoluciones; pero aún así, la deportividad va impresa en las venas de este S5 Cabrio, gracias a lo increíble que resulta conducir a cielo abierto con un elevado nivel de confort. La sensación de velocidad es sensacional, gracias a la incomparable condición de descapotable. ¿El único problema? Tu peinado no durará más de un minuto…

Conducir este S5 es como jugar a la Play Station; puedes ir rápido, pero viajarás tan seguro como en una partida del Gran Turismo 4 en el sofá de tu casa. El S5 se muestra inverosímilmente dócil y obediente, se siente sólido y realiza los cambios de dirección con relativa facilidad. El agarre es sorprendente: no sólo por la tracción Quattro, las grandes “zapatillas” de 255/35 o el ESP de última generación; sino también por el diferencial deportivo Torsen que envía más par atrás y actúa en sólo 100 milésimas de segundo (más rápido incluso que el ESP).

El diferencial deportivo acelera la rueda trasera cuando es necesario, para ayudar al S5 a pasar por curva de una forma más precisa, haciendo que la rueda trasera exterior a la curva sea más rápida que la interior.

Pisando el acelerador a fondo, sentimos cómo empezamos a volar a toda velocidad mientras oímos la mecánica gruñendo con furia y transportándonos a toda velocidad a la siguiente curva de esta sinuosa carretera. El S5 arruga el asfalto a un ritmo impresionante, con aplomo. Pero, además de ser rápido, es sutil y elegante. Es apabullante la rapidez con la que ganas confianza con un vehículo de tracción total: cada vez frenas más tarde y los pasos por curva son más rápidos y, aun así, sabes que sigues estando a años luz del límite del vehículo.

El V6 responde con locura homicida y ofrece todo el refinamiento y manejabilidad que podrías desear. Las respuestas a bajas revoluciones son asesinas y la sensación de empeño, potencia y calidad son abrumadoras, pero sin ser tan exageradas como en un superdeportivo. La capacidad de agarre, velocidad de paso por curva o la estabilidad son elevadísimas comparadas con cualquier compacto deportivo, y aunque se puede circular cómodamente a baja velocidad, también permite marchar a ritmos endiablados.

Nuestra unidad de pruebas incorporaba el sistema Audi Drive Select que tanto echamos en falta cuando probamos el Audi A5 Sportback de 211 CV. Este sistema es el complemento perfecto para tu coche, que permite configurar el vehículo con cuatro programaciones diferentes que modifican parámetros como la inyección del combustible, la regulación del cambio automático, la amortiguación, la actuación del diferencial deportivo y el tacto de la dirección.

En un principio, los programas disponibles son tres: el modo “Comfort” está orientado a la comodidad y la estabilidad en marcha, ideal para hacer largos viajes; el modo “Dynamic” aumenta las prestaciones deportivas del vehículo con una configuración más enérgica que permite una mayor agilidad para sentir al máximo las prestaciones deportivas y el modo “Auto” es un término equilibrado entre las dos anteriores. Pero además, si solicitas el MMI Navigation Plus, también se puede configurar un cuarto nivel, denominado “Individual”, donde podrás regular manualmente cada parámetro de la configuración a tu gusto.

El S-Tronic de 7 velocidades es desmesuradamente rápido y suave; además ayuda a reducir el consumo. Los cambios son imperceptibles y no usar las levas podría ser considerado “pecado mortal” para cualquier amante de la conducción deportiva. No es un coche difícil de conducir, ya que la caja S-Tronic se encarga del embrague y sólo tienes que preocuparte de tocar las levas (que crean tal adicción que no puedes parar de usarlas) y de mantener el rumbo.

Un movimiento sin piedad del pie derecho sobre el acelerador produce una estimulación instantánea que hace posible salir de cerrados virajes sin perder motricidad, y siempre con la tranquilidad que supone ver cómo la lucecita del ESP no deja de parpadear, indicando que está trabajando a fondo para mantener al coche en su sitio. Cuando levantas el pie, el bramido se disipa rápidamente para que vuelva a reinar el silencio a lo largo del olivar que nos rodea.

Un conductor experto que desee pasar por un circuito de vez en cuando, se percatará que existen coches más vigorosos y ágiles que este S5 Cabrio. El elevado peso se siente muy significativamente en la aceleración y es una lástima ver que podría ser más ágil y rápido de lo que ya es, si le hubiesen sometido a una dieta para adelgazar su peso unos cuantos kilos.

Pero a nivel usuario, este coche es una delicia en movimiento, con un confort de marcha admirable, y es que la distancia de ejes del A5 es incluso mayor que la de un A6; por lo que no permite que baches y asfalto en mal estado perturben la marcha.

He de reconocer que a medida que la carretera va avanzando, he caído en la seducción de los modales suaves y refinados de los Audi, porque aunque aumente tu frecuencia cardiaca, el S5 no se altera por muy rápido que circulemos. Es un vehículo dócil y obediente del que sólo tienes que preocuparte de dirigir el rumbo, incluso mi abuela podría subirse a él y llevarlo al límite.

El resultado final es fantástico en cuanto a términos de rigidez y estéticos. Si tuviese que elegir entre un BMW 335i Cabrio y un S5 no dudaría un minuto. Es cierto que cuesta algo más que un BMW 335i Cabrio, pero tiene 27 caballos más y, mientras que algunos puristas preferirían la conducción alocada del BMW, creo que el S5 es un vehículo más “redondo”, que proporciona un mayor equilibrio entre estilo, confort y rendimiento que hacen que el S5 sea la opción más atractiva a mi parecer.

Además, en comparación con otros descapotables de techo duro con precio similar (Lexus, Infiniti o BMW), el S5 ofrece tracción a las 4 ruedas y generalmente más espacio para los pasajeros y equipaje, un aspecto imponente y un buen balance entre potencia y economía.

El S5 Cabrio está a otro nivel y el efecto final es furtivo. La mayoría de los mortales iríamos sobrados con un coche de este calibre, pero si alguien desea más, puede que en un futuro presenten un RS5 descapotable con motor V8 y 450 CV listo para plantarle cara al M3 Cabrio. Si por el contrario, este S5 es demasiado para ti, puedes escoger un A5 Cabrio con varias motorizaciones entre 160 a 265 CV y precios que parten desde 41.300€. En cualquier caso, este S5 no defraudará.

Especificaciones

Motor: 3.0 TFSI gasolina, 6 cilindros en V
Cilindrada: 2.995 cc
Caja de cambios: S-Tronic de doble embrague con 7 relaciones
Potencia: 333 CV entre las 5.500 y las 7.000 rpm
Par máximo: 440 Nm entre las 2.900 y las 5.300 rpm
Aceleración (0 a 100 km/h): 5.6 segundos
Velocidad máxima: 250 km/h (limitada automáticamente)
Peso: 1.875 kg
Consumos: Urbano: 13.8 l/100 km, Extraurbano: 7.3 l/100 km, Mixto: 9.3 l/100 km
Emisiones de CO2 según UE: 224 g/km
Precio (sin extras): desde 69.560 €

Audi S5 Cabrio a prueba

En Diariomotor: Audi A5 y S5 Cabrio | Audi S5 Cabrio, a prueba (I) | Audi S5 Cabrio, a prueba (II)

Lee a continuación: Audi S5 Cabrio, a prueba (II)

Solicita tu oferta desde 38.930 €
  • Pingback: Audi S5 Cabrio, a prueba (I) — Diariomotor()

  • KEKO

    Tengo una pequeña duda. ¿Este motor, estrenado en el actual S4, no lleva compresor en lugar de turbo? A mí eso es lo que me suena, aunque a lo mejor me estoy equivocando.

    Por otra parte muy buen reportaje de un gran coche. Y para los que no podemos pagarlo siempre podremos soñar con él, que eso sí que no tiene precio.

  • jmt46

    Compresor Keko.

  • mst

    Magnífica prueba, pero me extraña mucho que digais que la distancia de ejes de un A5 sea mayor que la de un A6, ya que un A6 se ve mucho más voluminoso que el cabrio

  • Alo

    Me ha encantado! bonito carro

  • Sergio

    Me encantan vuestras pruebas y se nota que cada vez váis a más, pero podríais complementarlas con vídeos.
    Ánimo y enhorabuena por vuestra página!

  • Pepe Giménez

    Gracias Sergio!, comentarios como el tuyo siempre dan ánimos para seguir adelante; a ver si es verdad que en un futuro pudiésemos publicar también vídeos… Saludos!!

  • adrimd

    excelente reportaje!

  • Ferfer

    Muy buena prueba, como siempre. Eso si, el motor no tiene turbo, es compresor, de ahí que no tenga retraso en su funcionamiento.

  • Pepe Giménez

    Keko y Ferfer, efectivamente: usa un compresor volumétrico en lugar de un turbocompresor. No lleva turbocompresor, aunque la denominación del motor sea TFSI o en el lateral ponga V6T… En este caso, la T no hace referencia al turbocompresor como en otros modelos del grupo Volkswagen. Un saludo!

  • Abel…

    Alguien sabe cuando incorporaran este motor en el s5 coupe?

  • Pepe Giménez

    Hola Abel, te copio lo que te puse en la primera parte:

    Desde noviembre de 2008 se lleva rumoreando que se va a incorporar el nuevo propulsor, pero lo cierto es que aún no hay fecha confirmada (https://www.diariomotor.com/2008/11/18/el-audi-s5-equipara-el-motor-30-tfsi-del-audi-s4/); aunque hay fuentes próximas a Audi que indican que podría ser el próximo verano. Un saludo!

  • Iván

    Pepe, me ha gustado mucho eso de: “he caído en la seducción de los modales suaves y refinados de los Audi”. “Mientras que algunos puristas preferirían la conducción alocada del BMW, creo que el S5 es un vehículo más “redondo”.

    Es que esto es un Audi, un coche extremadamente equilibrado. Muy deportivo, pero cuidando en exceso la seguridad dinámica que hace falta en cualquier carretera.

  • TALL

    entonces porque los de audi ponen al motor el nombre de 3.0 V6 TFSI?? (Turbo Fuel Stratified Injection)
    que le hubiesen puesto FSI, o esque suena demasiado a Volkswagen?

  • Dummi

    FSI es marca registrada de Audi no de Volkswagen

  • mghjhjk

    no es lo que buscaba