CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Deportivos

6 MIN

Audi S5 Cabrio, a prueba (II)

Pepe Giménez | @pgimenezvilchez | 6 Abr 2010

Ayer comenzamos la primera parte de la prueba del Audi S5 Cabrio de 333 CV. Fijándonos en los detalles, observamos que la diferenciación estética exterior frente al A5 radica principalmente en la presencia de unos parachoques delanteros y traseros ensanchados, 4 tubos de escape y unos retrovisores diseñados en aluminio. También incluye más modificaciones como un pequeño alerón trasero, entradas de aire ampliadas, taloneras, un spoiler delantero y algunas modificaciones en la parte inferior de la parrilla “Singleframe” así como en la zaga.

La parrilla delantera no es nada agresiva comparada con la que han diseñado para el nuevo Audi RS5 de color negro brillante y forma de panal de abejas. Esta es mucho más discreta y el color gris “mate” hace que pierda todo su encanto. En los faros encontramos, como de costumbre, 8 luces LED que junto a las grandes entradas de aire ampliadas y la gran distancia entre ejes, tienen la extraña habilidad de apartar a todos los coches que circulen por el carril izquierdo.

En la zaga, las luces traseras también están compuestas por diodos luminosos (junto a las luces diurnas y los intermitentes) con una atractiva forma de anillo. Los neumáticos que calza son de 255/35 con unas llantas de 19 pulgadas que realzan la deportividad e incorporan unas pinzas de freno de color negro que portan el emblema S5. En cuanto a la capota, al igual que el nuevo Mercedes-Benz Clase E Cabrio, Audi ha optado por una tradicional de lona en lugar de una dura retráctil como las que usan algunos competidores.

Audi S5 Cabrio a prueba

Esta capota satisface a muchos puristas haciendo las proporciones más refinadas y permitiendo disponer de mayor espacio en el maletero. La línea, casi idéntica al cupé, no es tan atractiva con la capota puesta pero resulta más elegante cuando se circula descapotado.

Para abrir o cerrar la capota, debes mantener pulsado el botón correspondiente junto al MMI durante 15 segundos para abrirla o 17 para cerrarla. Tarda 7 segundos menos en abrir la capota que un BMW serie 3 cabrio. Además, la capota puede accionarse circulando hasta una velocidad máxima de 50 km/h.

Se puede solicitar en cuatro colores e incluye una capa de espuma aislante que reduce el ruido del viento casi tanto como en un S5 capotado. Incluye también un deflector de viento, que hay que poner manualmente y que cubre los asientos traseros, proporcionando el escudo necesario para cuando circules a velocidades estratosféricas y no desees despeinarte.

Audi S5 Cabrio a prueba

Pasando al interior del habitáculo, podemos encontrar pocas novedades frente a cualquier A5. No es inspiracional, pero es bonito, con unos asientos excelentes, una baja posición deportiva y una sensacional calidad de materiales. Hay numerosos emblemas con las letras “S5” (en el volante, la instrumentación, las molduras de acceso y la llave) que nos recuerdan a cada instante que no estamos sentados en un vehículo “cualquiera”.

Personalmente, habría solicitado los asientos deportivos “S line” (1.770€) que se asemejan a unos bacquets y ensalzan la deportividad visual nada más abrir la puerta para acceder al habitáculo. Los asientos de cuero y Alcántara incluyen una capa especial que evita un excesivo calentamiento cuando sobre ellos incidan directamente los rayos de sol en una calurosa mañana del mes de Agosto.

Además, incorporan función de calefacción para la nuca (585€), que junto con la calefacción propia de los asientos (420 €), el potente sistema de climatización de tres zonas y el deflector de viento posibilitan prorrogar la temporada para circular a cielo abierto hasta bien entrado el invierno.

Audi S5 Cabrio a prueba

Otro dispositivo que incluye de serie y que me pareció bastante cómodo es el sistema de acercamiento automático de los cinturones de seguridad para las plazas delanteras, que evita tener que buscar dónde se encuentra el cinturón.

Es amplio pero no tiene muchísimo espacio para las piernas de los pasajeros que viajen en las plazas traseras. Nuestra unidad incorporaba el sistema Advanced Key (780 €), que mediante radiofrecuencia abre el vehículo cuando detecta que la llave se encuentra inmediatamente próxima y permite ponerlo en marcha pulsando suavemente el botón de arranque, en acero, junto a la palanca de cambios sin que sea necesario introducirla por la ranura correspondiente… y para colmo, desde la llave es posible abrir o cerrar la capota.

Audi S5 Cabrio a prueba

El cockpit está girado hacia el conductor, dándole una grata sensación envolvente. Aunque nada como el equipo opcional de audio Bang & Olufsen (1.135 €) que incorporaba nuestra unidad de pruebas compuesto por 14 altavoces de alto rendimiento y un amplificador de 10 canales con una potencia de 505 vatios que harán que te sientas como en las mejores discotecas de Ibiza

Alguno pensará que no es necesario invertir tanto dinero pudiendo disfrutar del sonido del motor durante bonitos paseos al aire libre; pero si algún día necesitas que te suban la moral, únicamente tienes que meter el CD de tu grupo favorito, subir el volumen y preocuparte sólo que no vaya a estallar algún cristal.

Las agujas de la instrumentación son de un bonito color blanco que acentúan un toque exquisito sobre un fondo gris oscuro. La pantalla a color del FIS, que se encuentra entre los relojes, ofrece la información del ordenador de a bordo, conexión del móvil, emisoras de radio e incluso las indicaciones del GPS con unos excelentes gráficos en tres dimensiones y, por si alguien lo dudaba, tras el volante están fijadas las elegantes, pero pequeñas, levas de aluminio.

Audi S5 Cabrio a prueba

El maletero tiene una capacidad de 380 litros, que se reducen a 320 si llevamos la capota abatida, ya que el techo de lona ocupa 60 litros. Además, la capota incluye diodos luminosos para el interior, con una tonalidad azul, que confieren un carácter modernista pero algo frío. Por otro lado, en Audi, señalan que junto con algunos vehículos descapotados de lujo es “uno de los pocos que incorpora luces de cortesía para las plazas traseras”.

En cuanto a los gadgets, este vehículo atesora casi todos los últimos avances disponibles en la marca germana. Más concretamente, nuestra unidad era prácticamente “full equip”, con algo más de 14.000€ en equipamiento opcional que incrementaban el precio desde 69.560 € a cerca de 84.000 €. En realidad, entre tanto extra, he echado en falta uno que necesitarás con frecuencia pero que desgraciadamente Audi no lo ofrece. Sí, me refiero a un inhibidor de frecuencias de radar para evitar multas por exceso de velocidad… Mañana continuamos con la tercera parte de la prueba donde comentaremos las impresiones dinámicas de la conducción de este S5.

Audi S5 Cabrio a prueba

21
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Audi A5 y S5 Cabrio | Audi S5 Cabrio, a prueba (I)