CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mazda

10 MIN

Mazda 3 2.2 CRTD Sportive, a prueba (III)

Llega el final de nuestra prueba del nuevo Mazda 3 2.2 CRTD. En las primera y segunda parte os hemos contado todo sobre nuestras impresiones a bordo del compacto, además de relataros de manera detallado su comportamiento dinámico – ágil, neutral y en general muy rápido – os hemos contado todo acerca de su nuevo motor, uno de los mejores de su segmento. En esta tercera parte nos centraremos en el equipamiento. Nuestra unidad tiene el acabado Sportive, y venía equipada con el pack Sportive Premium.

Nos ha parecido que es uno de los compactos más equipados que podemos encontrarnos en el mercado y todo ello sin que tengamos que desembolsar una fortuna en opciones. Como todo buen japonés, tiene un equipamiento muy cerrado: podemos escoger colores, llantas y un paquete cerrado de opciones, pero los demás elementos vienen equipados de fábrica. Continúa leyendo y te lo contaremos todo, además de compararlo con sus principales rivales del segmento más competitivo.

El acabado Sportive

El acabado Sportive es el acabado tope de gama en los Mazda 3. Se diferencia de los demás acabados en un aspecto exterior más deportivo. Los paragolpes son algo más grandes, poseen entradas de aire más marcadas y los antinieblas tienen una forma algo más afilada. El tubo de escape cromado es también uno de los detalles que sólo un acabado Sportive puede tener. A continuación dejamos la habitual lista de equipamiento de serie, con comentarios en los elementos interesantes.

  • Espejo interior fotosensible
  • Llantas de 17 pulgadas con neumáticos 205/50 R17
  • Rueda de repuesto tipo galleta
  • Paragolpes, tiradores y spoiler del color de la carrocería
  • Tubo de escape cromado

  • Sensores de luz y lluvia: me han parecido que tienen un funcionamiento muy correcto en ambos casos, especialmente el de lluvia, que varía la frecuencia de manera adecuada según la cantidad de lluvia. En cuanto al sensor de luz, al colocarlo en posición auto se enciende un piloto en la instrumentación que indica que está activado. En túneles con bastante luz natural puede no activarse pero tiene en general un funcionamiento sin queja alguna.
  • Retrovisores de ajuste y plegado eléctrico, con carcasa del color de la carrocería y calefactables
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Sistema de apertura remota con mando a distancia inteligente
  • Botón de arranque: si no tenemos la llave cerca de nosotros (por ejemplo en el maletero) el coche no arrancará, apareciendo un pequeño dibujo de una llave en la instrumentación.
  • Control de velocidad de crucero (no adaptativo)
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros, todos con función de subida y bajada de un toque
  • Climatizador bizona automático

  • Asientos deportivos tapizados en tela con regulación manual en altura y apoyo lumbar: el asiento del acompañante sólo es regulable en cuanto a respaldo y desplazamiento longitudinal
  • Reposabrazos delantero deslizante
  • Asientos traseros abatibles en configuración 40/60
  • Volante forrado en cuero regulable en altura y profundidad
  • Palanca de cambios forrada en cuero
  • Radio CD con MP3 y seis altavoces, entrada auxiliar
  • Manos libres Bluetooth con manejo desde el volante
  • Navegador con pantalla de 4.1 pulgadas a color: como os había comentado, guía bien y es de manejo intuitivo, pero tener que introducir desde el volante los datos es un suplicio. De manera opcional se pueden equipar sistemas táctiles Pioneer con pantalla de hasta 5.8 pulgadas.

  • Control de presión de los neumáticos
  • Instrumentación “blackout” con retroiluminación roja
  • Pantalla LED multifunción
  • Guantera iluminada
  • Triángulos de emergencia, set de herramientas
  • Control activo de la iluminación ILC: cuidadosamente situados en todo el habitáculo hay LEDs azules que señalan los tiradores de las puertas, la zona de los pedales o los huecos portaobjetos. Sólo son apreciables en la oscuridad. La ruleta central del equipo de sonido parpadea como bienvenida.

Sistemas tecnológicos y de seguridad

El Mazda 3 2.2 CRTD con acabado Sportive destaca por un completísimo equipo tecnológico que trabaja a servicio de nuestra seguridad:

El asistente de cambio de carril RVM: sólo lo equipa el acabado Sportive. Combina el uso de radares para asistirnos en los cambios de carril y supervisión de ángulos muertos. Conduciendo por las M-30 y M-40 es muy útil. En los espejos retrovisores exteriores se ilumina un pequeño dibujo naranja cuando el sistema detecta que un coche nos va a adelantar. En esas vías, puede pasar por ambas partes, así que resulta de mucha ayuda. También ayuda a saber cuando hemos rebasado a otro coche con margen.

Tiene una función que evita que aún teniendo detector de coche en punto muerto, nos la demos con ese coche si invadimos su carril. Al poner el indicador con un coche a punto de adelantarnos o en el punto muerto, un sonoro pitido nos advierte de no hacerlo. El único problema es que el pitido no sonará si no señalizamos la maniobra. Tenía que probarlo de todas las maneras, pero obviamente siempre indico las maniobras. Estas pruebas siempre las realizo con margen de seguridad.

Ya común al resto de la gama Mazda 3, estamos protegidos por:

  • Airbags delanteros
  • Airbags laterales delanteros
  • Airbags de cortina delanteros y traseros
  • Sistema de antibloqueo de frenos a las cuatro ruedas (4W-ABS) con EBD y asistencia a la frenada
  • Control de estabilidad DSC con control de tracción TCS
  • Reposacabezas activos
  • Señalización de frenada de emergencia ESS: activa los warnings en frenadas muy fuertes
  • Cinturones de seguridad de tres puntos en todas las plazas, con pretensores y limitadores de carga

En cuanto a la valoración por parte de EuroNCAP el Mazda 3 ha obtenido cinco estrellas según los nuevos sistemas de puntuación introducidos el pasado año. Según la asociación europea independiente la protección al peatón y de niños es superior a la media. A continuación disponéis de un vídeo de su crash test.

Paquete opcional Sportive Premium

Nuestra unidad venía equipada con el pack opcional Sportive Premium. Está valorado en 1.500€, y creemos que es casi imprescindible equiparlo: la relación calidad-precio es sobresaliente. Está compuesto por los siguientes elementos:

  • Iluminación adaptativa AFS con faros bixenón: el Mazda 3 llevaba unos potentes faros bixenón, que iluminan con su habitual tonalidad azulada mucho mejor que las habituales unidades halógenas. La diferencia entre xenón y bixenón es que en los primeros sólo las luces de cruce son de xenón, en los segundos también las largas son de xenón. Además de un alumbrado potente, cuentan con un sistema de iluminación adaptativa en curva, que gira los proyectores hasta en 15 grados.

Ello permite que los faros nos acompañen en las curvas, iluminando hacia donde realmente estamos yendo, y no simplemente al frente. Un detalle que he notado es que no es excesivamente rápido, si damos una rotonda muy cerrada rápido veremos como los faros giran más lentos que nosotros. Son satisfactorios en condiciones habituales. También cuentan con un sistema de regulación automática de altura en función de la carga que lleve el coche, ideal para no tener que lidiar con la regulación manual.

  • Equipo de sonido Bose: la reconocida empresa estadounidense firma un equipo de sonido digno de una sala de conciertos, con nada menos que 10 altavoces, un subwoofer (ubicado en el maleter) y cargador frontal de 6 CD con lectura de MP3. El equipo de sonido también tiene entrada auxiliar para dispositivos externos o iPod. La calidad de sonido es obviamente muy buena, entre otras cosas gracias a la tecnología nativa Audio Pilot 2, que reduce el habitual “ruido” de fondo de este tipo de sistemas.

Precio y rivales

El precio base para el Mazda 3 2.2 CRTD (150 CV) Sportive es de 24.450€. Con el pack Sportive Premium de 1.500€ nos ponemos en 25.950€. Nos parece que es un precio muy bueno teniendo en cuenta el motor que lleva este coche, los acabados interiores y la generosísima dosis de equipamiento que recibe. Sus rivales son muy numerosos. La razón de ello es que el Mazda 3 es un coche que se encuentra a caballo entre un posicionamiento premium y un posicionamiento generalista.

Siempre hay que tener en cuenta diferente diseño y motorizaciones, pero uno de sus rivales es el Renault Mégane Dynamique 2.0 dCi 160 CV. Aunque tiene un maletero bastante más grande, su consumo medio es de 5.9 l/100 km. Tiene un motor muy bueno y unas prestaciones ligeramente superiores al Mazda 3, pero no puede igualar el equipamiento o el diseño del Mazda. Cargado hasta arriba de opciones cuesta 25.200€, y sin equipar iluminación adaptativa o el asistente de cambio de carril.

En el otro extremo de la escala de posicionamiento estaría el Volkswagen Golf 2.0 TDI Sport, en su versión de 140 CV. Las prestaciones son prácticamente idénticas a las del Mazda, pero consume menos: 4.9 l/100 km. Su diseño es menos personal y a nivel de calidades está al nivel del japonés, si no ligeramente por encima. Ahora bien, no puede igualar algunos elementos de equipamiento como el control de presión de neumáticos y para equiparlo como nuestro Mazda hay que dejarse cerca de 28.500€.

A su nivel se encuentra el Honda Civic 2.2 i-CTDi, que aún siendo un gran coche, fue lanzado en el año 2004 y apenas ha recibido cambios. Su motor turbodiésel de 140 CV es de lo más fiable del mercado pero ya ha sido superado por el 2.2 i-DTEC que montan otros Honda. Consume una media de 5.3 l/100 km y cuenta con un equipamiento similar en el acabado Executive, por un precio cerrado de 25.600€. Sin embargo, no lleva iluminación adaptativa, el equipo de sonido premium del Mazda o su nivel de seguridad activa.

Quizá uno de sus rivales más duros sea el Seat León 2.0 TDI Sport de 140 CV, aunque tiene un posicionamiento más abiertamente generalista. Aún teniendo un consumo algo superior (5.6 l/100 km), sus prestaciones son casi calcadas. En cuanto a terminaciones y calidad está por debajo del Mazda, pero puede igualar su equipamiento casi por completo a un precio de 22.500€. Es para pensárselo, la verdad. Aquí ya entrarían en juego las preferencias de cada uno y su presupuesto.

Tampoco podemos olvidarnos de uno de sus rivales en casa: la versión del Mazda 3 Sportive con motor 2.2 CRTD de 185 CV, uno de los cuatro cilindros turbodiésel más potentes del mercado. Sus prestaciones mejoran considerablemente y ya se pone al nivel de rivales como el Volkswagen Golf GTD. No hay diferencias en cuanto a equipamiento, sólo es dinámicamente superior (0 a 100 km/h en 8.2 segundos) y consume algo más, 5.6 l/100 km. La diferencia de precios es de 1.000€ por encima de nuestro coche.

Conclusiones

El Mazda 3 2.2 CRTD con 150 CV es uno de los compactos más equilibrados y dinámicos que podemos hoy en día adquirir. Nos ha impresionado gratamente su motor y consumos, además de un equipamiento que antes sólo podíamos encontrar en berlinas de alta gama, pero que poco a poco baja en la pirámide automovilística. Un compacto diferente que hace girar cabezas, y que estamos seguros dará a sus dueños bastantes satisfacciones.

A destacar

  • Equipamiento muy amplio
  • Relación calidad-precio
  • Motor y consumos

A mejorar

  • Manejo del navegador
  • Maletero escaso
  • Habitabilidad trasera

Mazda 3 2.2 CRTD Sportive, a prueba

79
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Mazda 3 2.2 CRTD Sportive, a prueba (I) | Mazda 3 2.2 CRTD Sportive, a prueba (II) | Mazda 3 2010

Vídeo destacado del Mazda3