comscore
MENÚ
Diariomotor
Utilitarios

6 MIN

Abarth Punto Evo, toma de contacto

abarth-punto-evo-testdrive-40

Tras haber dado cuenta del Abarth 500C aún nos faltaba echarle el guante a otra de las últimas incorporaciones de la marca del escorpión. Si el 500C por su parte era la opción más urbana para los nostálgicos de los Fiat más clásicos, el Abarth Punto Evo se sitúa como la alternativa más racing para los amantes de la velocidad y de los utilitarios deportivos más asequibles. Todo ello obviamente aderezado con el espíritu de una marca que basa su oferta en la deportividad.

El Abarth Punto Evo es la evolución del antiguo Abarth Grande Punto. Le da vida un motor Multiair Turbo de 1.4 litros y 165 CV que se estira hasta los 180 CV en la versión más deportiva hasta el momento, el esseesse que se lanzará en diciembre. De la sobrealimentación se encarga un Turbo Garrett, toda una institución en el entorno automovilístico. Respecto al Grande Punto mejora ligeramente su aceleración en el 0 a 100 km/h, con 7.9 segundos (-0.3 segundos) y sus consumos, con 6.9 litros/100 km (-0.9 litros/100 km).

El Abarth Punto Evo es un pequeño utilitario deportivo pensado para un cliente mucho más joven, para el que probablemente será su primer y único vehículo. Es por eso, entre otras razones, por lo que Abarth no ha optado por un notable incremento de la potencia y sí en otros aspectos como la tecnología, la eficiencia, la seguridad y el trabajo aerodinámico.

Hundes el pie en el acelerador y notas como esos 165 CV tiran de la carrocería y ponen a prueba la adherencia de los Pirelli P-Zero Nero calzados en llantas de 17” que monta de serie este escorpión. El antiguo botón selector de modo Sport ha sido sustituido por un Manettino similar al que integra Alfa Romeo en el Giulietta y que dispone de dos posiciones: Normal, para un uso eminentemente urbano y Sport, para sacar todo el potencial de la mecánica.

En condiciones normales, en los desplazamientos habituales, lo lógico y razonable sería utilizar el modo Normal que ofrece una mayor suavidad para la dirección, el acelerador y los frenos. Pero a la hora de poner a prueba sus prestaciones el modo Sport representa un cambio cualitativo, que como ya dije en alguna ocasión del Abarth 500, transforma por completo a este utilitario en un deportivo de verdad y eso lo apreciamos en la dirección que se muestra ahora más rígida, en la rapidez y sensibilidad con que el acelerador responde a nuestros impulsos y en el tacto del pedal del freno.

El empuje adicional que otorga el modo Sport es fácilmente demostrable accionando el Manettino en plena aceleración. Además en modo Sport se conecta automáticamente el TTC, un control de tracción electrónico que pretende emular a un diferencial autoblocante.

En realidad la impresión que percibimos de este sistema, como la práctica mayoría de diferenciales electrónicos, es que en una conducción deportiva te frena más de lo que te ayuda a lidiar con los subvirajes que afectan a este utilitario de tracción delantera. En cualquier caso fuera de los circuitos sigue siendo una ayuda muy a tener en cuenta y prácticamente imprescindible para que un exceso de confianza no nos juegue una mala pasada.

Cambio manual

Después de haber probado la comodidad y facilidad de uso del nuevo cambio secuencial del Abarth 500C regresamos a lo que verdaderamente nos gusta a los que amamos la conducción: el cambio manual. En este caso se trata de un cambio de relaciones cortas especialmente indicado para recorridos ratoneros y muchas curvas, y ese es exactamente el escenario de que disponemos para poner a prueba al nuevo Abarth Punto Evo.

Encaramos un tramo de recta y aceleramos con decisión sobre las 6.000 revoluciones. El ruido que se filtra en el habitáculo no es excesivo, únicamente el suficiente, sin camuflar los intensos rugidos que despide el escape y los petardeos que libera de vez en cuando. En autovía a cruceros de 120 km/h la sonoridad tanto del motor como del roce aerodinámico y la rodadura de los neumáticos están prácticamente al nivel de cualquier otro utilitario con motor de gasolina.

Al llegar a las curvas nos encontramos con un chasis con mucho aplomo y pocos balanceos, incluso al límite en que la adherencia de los neumáticos empieza a brillar por su ausencia. Lo mejor de todo es que dichas suspensiones pese a tener un taraje deportivo y una cierta rigidez, absorben correctamente la mayoría de los obstáculos y no resulta excesivamente incómoda, siendo apto y relativamente eficaz en la conducción del día a día por recorridos urbanos.

A parte de lo ya mencionado, el Abarth Punto Evo dispone de muchos detalles que pasarán sin pena ni gloria entre los que ven un automóvil como un modo más de desplazamiento y que agradecerán los amantes de la deportividad. Por ejemplo los asientos de corte deportivo son de esos que no son especialmente agradables para entrar y sentarse en el habitáculo pero que sí recogen suficientemente bien al conductor incluso en aquellas curvas con muchas G laterales.

La zona trasera de los asientos frontales está cubierta por un plástico y sobre ese plástico se ha instalado un tirador muy peculiar, similar a los dispositivos de seguridad de vehículos de rally y carreras en circuito que se utiliza para abatirlos y poder acceder a las plazas traseras.

En fin, un vehículo que sin duda rebosa deportividad a un precio bastante competitivo. Y es que a el Abarth Punto Evo se sitúa en unos razonables 18.500€, apenas 1.000€ por encima de su predecesor y con un buen número de mejoras por delante.

Abarth Punto Evo

12
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Abarth 500C y Abarth Punto Evo

En Diariomotor: Abarth 500C y Abarth Punto Evo