Fiat Punto Evo 1.4 Sport, a prueba (I)

Este mismo año Fiat actualizaba su longevo utilitario, el Fiat Punto, añadía la coletilla Evo (que queda muy racing) y lo mejoraba en varios aspectos que trataremos en esta prueba para hacerlo más competitivo, sobretodo en lo que respecta a motores. La unidad a la que hemos echado el guante es un 1.4 16v 105 CV Sport de 3 puertas (el nivel de acabado y equipamiento Sport únicamente está disponible con esta carrocería).

Como veremos en la siguiente prueba el Fiat Punto Evo es un utilitario que poco o nada tiene que envidiar a sus rivales más importantes del mercado, incluso teniendo en cuenta que la mayoría de éstos son más caros. Si bien es cierto que estamos ante un lavado de cara del Fiat Grande Punto y no un vehículo completamente nuevo, sí que podemos decir que hay cambios suficientes y considerablemente importantes como para olvidarnos de este hecho.

El nuevo Punto Evo de un vistazo

A rasgos generales se podría decir que el nuevo Fiat Punto Evo es un Fiat Grande Punto al que se le han adosado unos añadidos en las defensas para cambiarle la cara, y de hecho así es. En cualquier caso los cambios le han sentado bien y el toque retro de la franja cromada en el frontal y el trozo de plástico negro que divide en dos la parrilla y añade una protección extra para los inevitables arañazos de los aparcamientos, definitivamente no queda tan mal.

Como podréis ver en las fotografías adjuntas a esta prueba, sobre la carrocería Negro Rubacuori de nuestro Fiat Punto Evo de prueba se dibujan unos adhesivos gris plata que Fiat distribuye oficialmente como “diseño indio”. Ni le robamos el coche a un macarra ni se trata de una casualidad, de hecho la propia marca está interesada en que su coche se diferencie del resto entre otras cosas por incluir una serie de adhesivos que a fin de cuentas son una solución económica de personalización.

Entre las mencionadas opciones de configuración podemos escoger banderas italianas, estrellas y flechas para la carrocería y también tapas para los retrovisores exteriores blancas, cromadas, negras, a cuadros o incluso con imitación de fibra de carbono. El nivel de personalización llega hasta la llave-mando a distancia que nos permite abrir el coche.

Acabados

Por otras pruebas ya sabréis que suelo valorar muy positivamente la calidad de los acabados de aquellos coches que utilizando materiales sencillos logran una sensación de calidad muy buena. Éste es uno de esos casos. Abunda el plástico, duro para la parte superior del salpicadero y blando en la zona media y baja, pero todas las piezas están perfectamente ajustadas y la sensación visual y al tacto es buena.

Por ejemplo el plástico brillante (demasiado brillante, tal vez) del embellecedor de las rejillas de la ventilación centrales, el soporte del navegador TomTom y del equipo multimedia es visualmente atractivo sin ser de una calidad extraordinaria. Las puertas por su parte también tienen tapizados en tela y algunas inserciones en plástico blanco.

Puesto de conducción

Los asientos son sencillamente cómodos y con una sujeción lateral aceptable. Están fabricados con dos tipos de tela, una lisa y sencilla y otra acolchada que evita que nos escurramos en el asiento. Opcionalmente incluyen ajuste lumbar eléctrico (nuestra unidad lo llevaba). En el centro contamos además con un pequeño reposabrazos, un tanto estrecho y corto, como suele suceder en este tipo de utilitarios, y únicamente disponible de serie con el acabado Emotion.

Plazas traseras

El acceso a las plazas traseras no presenta mayor problema que en cualquier otro utilitario de 3 puertas, como el Ford Fiesta o el Seat Ibiza Sportcoupé. En este caso son demasiado estrechas para tres pasajeros adultos y no sólo eso, de serie no se incluye el tercer reposacabezas central (es opcional) y aunque lo incluyese la plaza central tiene la base y el respaldo demasiado duros y no por llevar una bandeja central desplegable, que de hecho no la lleva.

En el Fiat Punto Evo de 3 puertas sendas plazas laterales son muy cómodas, pero esto quizás haya sacrificado en exceso la plaza central que con las limitaciones de anchura que ya tienen de por sí estos utilitarios, podría haber sido relativamente practicable.

Maletero y espacio de carga

El maletero tiene un volumen correcto para su segmento, 275 litros, independientemente de que sea el 3 o el 5 puertas. La boca de carga no está al nivel del suelo del maletero, sino unos 26 centímetros por encima, lo que complica un poco la tarea de cargar objetos pesados en el maletero. Abatiendo la fila de asientos trasera, en dos piezas, podemos conseguir un espacio total de carga de más de 1.000 litros.

Estad atentos. Mañana publicaremos la segunda parte de la prueba del Fiat Punto Evo, donde os hablaremos de la conducción de este utilitario.

Fiat Punto Evo 1.4 Sport, a prueba

En Diariomotor: Fiat Punto Evo | Fiat Punto Evo, más datos técnicos | Fiat Punto Evo en Frankfurt 2009

Lee a continuación: Los Fiat Abarth en Ginebra, mezcla de estilo y picardía

Solicita tu oferta desde 7.590 €