Renault Kangoo Express Z.E., presentación en París

 |  @sergioalvarez88  | 

El viernes me dejé en el tintero hablaros de la Renault Kangoo Express Z.E. Fue el otro vehículo presentado en París. Renault nos invitó a probarlo junto al Fluence Z.E., del que ya os hablé largo y tendido, además de relataros mis impresiones de conducción. La Renault Kangoo Express Z.E. se comercializará en 2011 junto al Fluence, y ya se admiten reservas. De nuevo, es un vehículo eléctrico derivado de un térmico, los eléctricos dedicados llegarán a Renault en 2012 con los Zoe y Twizy.

Exteriormente, la Kangoo Express no se diferencia de cualquier otra Kangoo, salvo por un pequeño detalle para observadores. En el frontal hay una pequeña tapa que esconde una toma de corriente para su recarga. Sin embargo, conserva el tapón del depósito de gasolina. Al principio lo achaqué a que se trata de un prototipo, pero tras unas preguntas salí de dudas: es una segunda toma de recarga, en caso de que aparquemos junto a la estación de recarga. Comodidad, básicamente.

La Renault Kangoo Express Z.E. tiene una longitud de 4.21 metros, y mantiene inalterada su capacidad de carga. Puede acarrear 650 kg sobre sus ruedas, con un volumen total de almacenamiento de hasta 3.5 m3 (3.500 litros o un Europalet). Una de las peculiaridades de la furgoneta de Renault es que la batería va montada bajo el piso, y no compromete para nada el espacio de carga. Eso sí, de momento impide la fijación de una segunda fila de asientos. Pronto será solucionado.

De momento se queda únicamente en versión comercial. Esta batería es idéntica a la del Fluence, su tecnología es Li-ion – iones de litio – y no tiene efecto memoria. Su capacidad es de 22 kWh aprovechables y al igual que en la berlina, está convenientemente reforzada en caso de accidente y es estanca (resistente al agua). Según el ciclo mixto europeo NEDC su autonomía es de 160 km. Con técnicas de conducción eficiente podría aumentarse dicha cifra, en ciclo urbano bajará.


Para evitar la llamada “range anxiety” – que podría traducirse ansiedad de autonomía – el navegador TomTom opcional nos indica la distancia que podemos alcanzar con nuestra actual carga en la batería, así como electrolineras o puntos de recarga cercanos a nuestra ubicación. El navegador está integrado y aunque no es de serie en todas las versiones, creo necesario que en las primeras fases de introducción del vehículo eléctrico se nos indique qué podemos y qué no podemos hacer.

La Renault Kangoo Express Z.E. pesa 1.410 kg, un peso algo elevado para una furgoneta. Las versiones diésel pesan unos 200 kg menos. El motor eléctrico síncrono que mueve las ruedas delanteras tiene una potencia máxima de 70 CV y puede girar hasta a 10.500 rpm. Su par máximo es de 226 Nm, constantes desde el momento en que arrancamos. La transmisión es directa, tiene una sola relación. El motor invierte su funcionamiento si queremos engranar la marcha atrás.

El habitáculo es idéntico al de cualquier otra Kangoo, con la excepción de la instrumentación, presidida por un velocímetro de tarado específico, flanqueado por un medidor de carga y un potenciómetro. La palanca del cambio de marchas es muy grande, derivada de versiones automáticas. Realmente no hay mucho más que contar del habitáculo biplaza, sencillo, con muchos plásticos duros pero correctamente rematados, lo que podríamos esperar de un industrial superventas como las Kangoo.

¿Qué hay de la recarga?

Hay varias formas de cargar las baterías de esta furgoneta 100% eléctrica. La primera de ellas es un enchufe convencional. Si es un 220V 10A tardará unas 10 horas. Con un amperaje algo mayor – depende del fusible del enchufe – podremos cargarla en 6-8 horas. Un amperaje alto se puede conseguir con una estación de recarga dedicada. Las 6-8 horas corresponden a una recarga “de cero a cien”, pero la mayor parte de las veces será más rápida porque no tendremos que cargar al completo la batería.

El segundo método de recarga es la recarga rápida, pero no estará disponible hasta entrado 2012, y en cualquier caso será estrenado en el Zoe, para posteriormente usarse en los demás Renault eléctricos. Finalmente, Renault está trabajando con administraciones, ayuntamientos y Project Better Place para la implantación de una red de electrolineras con sistema Quickdrop. En menos de tres minutos reemplazarán una batería descargada por una completamente cargada.

¿Cuánto va a costar?

El precio fijado para su comercialización a mediados de 2011 es de 20.000€, sin tener en cuenta impuestos o ayudas del Gobierno. Con un 18% de IVA, su precio será de 23.600€, pero con las ayudas del Plan MOVELE podrá bajar de los 20.000€ muy fácilmente, incluso situándose en valores en torno a los 17.000€ para el consumidor final. Al igual que en los Fluence, la batería no será de nuestra propiedad, tendremos que hacer un renting con Renault, pactando un nº de kilómetros anual.

La propuesta inicial de renting es de 72€ al mes (sin impuestos), por un total de 48 meses prorrogables y un tope de 15.000 km al año. Si vamos a hacer más kilómetros es de esperar que el precio de alquiler suba. Para que nos salga rentable en comparación a un vehículo térmico hay que hacer cerca de dichos 15.000 km al año. Aunque también es cierto, las averías serán muy infrecuentes pues un motor eléctrico y una batería son tecnologías más sencillas y robustas que cualquier motor térmico.

El mantenimiento también será muy asequible, puesto que la frenada regenerativa nos ahorra muchas pastillas de freno y el motor apenas tiene partes móviles. No hace falta cambiar el aceite o las bujías, porque no tiene. En este momento me gustaría contaros mis impresiones de conducción, pero me temo que va a ser imposible porque debido a lo escaso del tiempo del que disponíamos no pude conducir la furgoneta, aunque al menos pude hacerme dos viajes en el Renault Fluence Z.E..

Por lo que me han contado, es igual de suave y silenciosa que el Fluence, pero su menor potencia se deja notar en un empuje menos acusado al acelerar. Su consumo es bastante parejo al del Fluence.

¿Me interesa la Renault Kangoo Express Z.E.?

Por una parte, creo que fundamentalmente interesa a pequeñas empresas de reparto. Si tuviese cinco plazas tendría un público más amplio, se está trabajando en ello. Debido a lo limitado de su autonomía, lo lógico son empresas que trabajen en un ámbito eminentemente urbano. Un ejemplo que se me ocurre es la furgoneta de reparto a domicilio de un supermercado. Y es que en las previsiones de Renault se espera una mayoría de ventas a flotas y administraciones públicas.

Estas entidades tendrán a su disposición puntos de recarga de manera sencilla. Un particular también puede tener sin ningún problema una Kangoo Express Z.E., pero obviamente deberá tener solventado el tema de la recarga antes de adquirirla. En cualquier caso, se presenta un futuro prometedor para los vehículos eléctricos, que se espera alcancen unas ventas anuales de casi 1.5 millones de unidades para 2020, un 10% del total de vehículos vendidos en el mundo.

Renault Kangoo Express Z.E., presentación en París

Imágenes: Sergio Álvarez | Javier Costas
En Diariomotor: Renault Fluence Z.E., presentación y prueba en París | Renault Fluence Z.E. y Renault Kangoo Z.E

Lee a continuación: Y Avis alquilará Renault eléctricos