Mercedes Clase E Coupé y Cabrio, toma de contacto

Óscar Miguel  |  @omiguel  | 

La semana pasada acudimos a uno de los múltiples Mercedes Test Day que se están organizando en España. Iván Palleiro y yo estuvimos en O Pazo de Bendoiro en Lalín, Pontevedra, para probar parte de la gama más moderna de Mercedes.

Las limitaciones de tiempo no permitieron que me sentara a los mandos de más coches pero sí que disfrutara de un rato para analizar tanto el Mercedes Clase E Coupé como el Cabrio. Son dos coches de nivel movidos por motores gasolina, un cuatro cilindros turbo de 204 CV en el E 250 CGI BlueEfficiency Coupé y un V6 de 292 CV en el E 350 CGI BlueEfficiency Cabrio. Ambos también venían equipados al completo incluyendo navegador con GPS y techo de cristal en el caso del E Coupé.

Clase E Coupé, estilo coupé a lo grande sin renunciar a casi nada

Antes de entrar en el Clase E Coupé uno ya se da cuenta de que hay mucha distancia con el Clase E berlina. No con respecto al tamaño pero sí con respecto a lo que transmite el coche. Transmite sensaciones de coche estilizado que sirve para viajar cómodamente pero sin perder ese gustillo por el estilo coupé. Es un coche de amplitudes en la mayor parte de sus sentidos y eso se aprecia tanto en el espacio disponible en el habitáculo como en el suculento maletero.

no hay título

El acceso a las plazas traseras es muy sencilla. Estiras el tirador del asiento delantero hacia delante y el asiento se mueve solo. Lo hace despacio – y eso bajo la lluvia no es demasiado gratificante – y en cuanto lo hace acceder a las plazas traseras es muy cómodo. Tirando de la asita hacia atrás el asiento vuelve automáticamente a su posición inicial. Recalco lo de bajo la lluvia porque en el proceso ya hemos perdido unos cuantos segundos.

La comodidad de las plazas traseras es muy amplia y queda claro que la eliminación de la plaza central ayuda en esa tarea. Quizás algunas personas altas, de 1.85 m para arriba, se sientan algo incómodas pero es más que normal en un coche de este estilo. La sensación de espacio aumenta notablemente con el techo practicable que se parada en dos zonas ofreciendo luminosidad para las dos filas. Con la apertura de la parte anterior del techo el confor de conducción no disminuye y sí se agradece el aire exterior.

no hay título

La calidad de los acabados está a la altura y se nota especialmente en los momentos en los que uno tiene que interactuar con ciertas partes del coche. Los cueros están muy bien costurados y los plásticos tienen un tacto muy alejado de lo que consideraríamos “plasticoso”. Es a la hora de tocar los botones de los paneles de instrumentos cuando uno se da cuenta de que estamos en un Mercedes. Estos no tiene holguras, tienen un tacto agradable y son para lo que son.

Quizás se les puede achacar que son demasiados en la consola central y la primera impresión es de que existe algo de caos. Lógicamente esa impresión desaparece cuando se empieza a “jugar” un poco con ellos. Pero en un Clase E hay más detalles que estos, por ejemplo los reposabrazos delanteros y traseros esconden comodidades “ocultas”. En el primero existe un hueco amplio disponible y otro hueco se abre con suavidad tras el apoyo para los brazos.

no hay título
no hay título

En el centro de la segunda fila existe un hueco oculto tras una tapa deslizante. Donde termina el túnel central se encuentra el ajuste del climatizdor para la zona trasera que facilita que los pasajeros vayan “por su cuenta” en cuanto a aireación. En la parte delantera los botones del climatizador se encuentran situados en la base de la consola central y tienen un funcionamiento más que intuitivo con un botón de tres posiciones para ajustar la climatización de cada lado.

Este Clase E Coupé estaba equipado con una pantalla LCD situada en el centro del salpicadero y cuyos menús se manejaban desde un rueda selector y una serie de botones situados cerca del reposabrazos, orientados especialmente para el uso del conductor. En esos menús uno puede utilizar el navegador GPS, controlar el sonido y el vídeo del coche o acceder a distintos datos del sistema. Al engranar la marcha atrás en la pantalla se muestra la imagen de la cámara trasera. Más que cómoda para aparcar en sitios justos.

no hay título

Clase E Cabrio, confort de marcha descapotada hasta en invierno

La temporada otoñal posiblemente no es la mejor para circular con un descapotable y menos en Galicia pero un momento temporal de calma me permitió disfrutar del cielo abierto. Durante un rato la capota se mostró como un aliado ante la fina lluvia y lo que realmente mostró es que aisla notablemente de los ruidos y la temperatura exteriores.

La sensación al volante y en cuanto al confort de los asientos es ya familiar pues prácticamente todo lo dicho para el E Coupé es transferible al descapotable. Los asientos son muy confortables y “ajustarse” al puesto de conducción es muy suave gracias a los mandos eléctricos para acomodar el asiento o los sencillos botones con los que se ajusta la posición de los espejos retrovisores.

no hay título

Bajo la velocidad hasta 40 Km/h y acciono un tirador situado al lado del reposabrazos para accionar la capota. No hace demasiado ruido y funciona de forma pausada. Pero tampoco hay demasiada prisa cuando se quiere disfrutar del aire exterior. El confort de marcha con la capota guardada sólo se puede entender durante el otoño o el invierno con dos tecnologías que Mercedes incluye en el Clase E Cabrio.

El AirScarf merece una mención aparte. Es la calefacción orientable y ajustable que sopla aire caliente en las nucas de piloto y acompañante. Simplemente se puede decir que con frío exterior a toda potencia se calienta uno en exceso (cuenta con tres posiciones). Es sin duda la clave de que el Clase E descapotable sirva incluso para el invierno, salvo cuando llueva fuertemente como es lógico.

no hay título
no hay título

Se puede ajustar como los asientos calefactados, mediante un botón individual para cada asiento con tres niveles de calor diferentes. Circulando descapotados en un momento invernal, con mucha humedad, la posición dos era más que suficiente. Además en la base del reposacabezas se puede ajustar la dirección a la que sale el aire caliente. En definitiva, es una gran ayuda para circular cómodo.

Otra tecnología con el “aire” de por medio es el AirCap. Se trata de una herramienta que desvía el paso de aire por encima del parabrisas durante el movimiento y disminuye notablemente las turbulencias que llegan al habitáculo. Está formado por dos partes, un deflector encima del parabrisas y otro entre los reposacabezas de los asientos traseros y se activa o desactiva mediante la pulsación de un botón.

no hay título
no hay título

Un penúltimo paso me llevó a sentarme en las plazas traseras del E Cabrio. Quien siga pensando que en un coche descapotable de este calibre también falta el espacio debe pensárselo otra vez más después de haberse sentado en el Clase E Cabrio. El espacio es amplio, especialmente en las habitualmente sufridoras rodillas o a lo ancho, y los asientos “embebidos” son muy cómodos.

La capacidad del maletero es obviamente más reducida que la de cualquier otro Clase E y sin embargo aún es bastante amplia. Lo que se le puede achacar es que no vale para introducir objetos con cierto volumen. Pero es suficiente para las maletas convencionales e incluso para llevar cajas planas.

no hay título

El cuatro cilindros suficiente para el coupé

204 CV son los que tiene a su disposición el E Coupé probado. El hecho de ser un coche de tonelada y media hace que con este motor su respuesta no sean excesivamente contundente. Pero sí es suficiente para circular con cierta agilidad y, gracias a la turboalimentación, para moverse de forma suficiente a bajas velocidades y altas marchas. En ese aspecto el cambio automático de cinco marchas trabaja muy correctamente.

Y da gusto escuchar el motor rodando a bajas vueltas a velocidad constante porque se escucha muy poco y lo poco que se escucha es suficientemente agradable. La transmisión automática permite jugar con el funcionamiento del motor de dos formas, limitando la marcha más alta que deseamos engranar (en posición D, empujando la palanca hacia la derecha o hacia la izquierda) o ajustando el preajuste de actuación.

no hay título

Existen tres opciones: el modo “C” favorece que el motor circule a muy bajas revoluciones, el modo Normal ajusta el momento del cambio de una manera equilibrada y el modo “S” permite que el motor eleve mucho más sus revoluciones con el fin de aprovechar más cada una de las relaciones.

El motor V6, una joya de suavidad en todos los sentidos

En el cabrio los 292 CV suponen ya una potencia interesante si consideramos que nos vamos a 1.8 toneladas de peso aproximadamente. La agilidad no es su principal característica al menos que se la pida con contundencia. Y para circular a velocidades de crucero la transmisión ya se encarga de pedirle al propulsor lo justo y necesario.

no hay título

El V6 de 3.5 litros tiene un funcionamiento muy suave desde bajas vueltas y el programa básico de la transmisión hace que se eleve cómodamente para ajustarse a los cambios sin que prácticamente lo notemos, en cuanto a vibraciones o tirones se refiere. En altas vueltas se sigue comportando bastante manso y la entrega a las 5.000 / 6.000 rpm es contundente pero sin la patada propia de los motores turboalimentados. Eso juega también en contra de su consumo.

En la prueba circulé con el coche sin tratar de sacarle todo el jugo de su naranja pero sí con cierta agilidad y en el ordenador de a bordo el consumo medio andaba por los 12 litros a los 100 Km aproximadamente (en el modo Normal de conducción). Parece claro que este consumo puede rebajarse bastante si uno anda con más tacto y elige para la conducción en programa de Confort.

no hay título

Si se quiere optar por un mayor aprovechamiento del motor hay que situar el selector de programa en “S”. En ese caso el acelerador tiene un “contacto” más directo con el motor y éste se estira mucho más antes de pasar a la siguiente marcha. Sólo así se puede decir que uno siente los casi 300 CV de los que hace lujo. Puedo decir que personalmente me pareció poca cosa después de haber “toqueteado” el E 63 AMG.

La posición “C” del selector de programas de la caja 7G-Tronic nos permite viajar todavía con mucha más tranquilidad y con el motor a las mínimas vueltas posibles. Para un viaje por autopista muy largo es la opción más cómoda y que facilitará conseguir unos buenos consumos. Sin embargo en esa programación de la transmisión los cambios necesarios a marchas más cortas, por ejemplo ante una subida repentina, se hacen algo lentos.

Permaneced atentos a Diariomotor porque pronto os mostraremos nuestra toma de contacto del E 63 AMG de la que os hablará Iván.

no hay título

Datos técnicos

Mercedes E 250 CGI BlueEfficiency Coupé

  • Dimensiones: 4.7 m de largo, 1.79 m de ancho y 1.4 m de alto
  • Plazas: cuatro
  • Capacidad del maletero: 450 litros
  • Peso: 1.575 Kg
  • Motor: turbogasolina de 1.8 litros
  • Potencia: 204 CV a 5.500 rpm
  • Par máximo: 310 Nm entre 2.000 y 4.300 rpm
  • Velocidad máxima: 247 Km/h
  • Aceleración de 0 a 100 Km/h: 7.4 s
  • Consumo medio: 7.5 l/100 Km
  • Emisión de CO2: 175 g/Km

Mercedes E 350 CGI BlueEfficiency Cabrio

  • Dimensiones: 4.7 m de largo, 1.79 m de ancho y 1.4 m de alto
  • Plazas: cuatro
  • Capacidad del maletero: 390 litros
  • Peso: 1.790 Kg
  • Motor: V6 gasolina de 3.5 litros
  • Potencia: 292 CV a 6.400 rpm
  • Par máximo: 365 Nm entre 3.000 y 5.100 rpm
  • Velocidad máxima: 250 Km/h
  • Aceleración de 0 a 100 Km/h: 6.8 s
  • Consumo medio: 8.8 l/100 Km
  • Emisión de CO2: 206 g/Km

Mercedes Clase E Coupé y Cabrio, toma de contacto

En Diariomotor: Mercedes Clase E 2010 | Mercedes Clase E Coupé 2010 | Mercedes Clase E Cabrio 2010

Lee a continuación: El caballo saltarín de Carlsson aterriza en el Mercedes Clase E Cabrio

Toda la información que necesitas sobre el modelo Mercedes Clase E Coupé: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.

Ver todos los comentarios 39