Ferrari 458 Spider en Frankfurt, un cabrio para quitarse el sombrero

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Daba igual que compartiera stand con el deportivo más moderno y eficiente del cavallino rampante, el Ferrari 458 Italia, así como con la apuesta más atrevida de los de Maranello en décadas, el Ferrari FF. Su sola presencia era más que suficiente para engrandecer el expositor. El Ferrari 458 Spider se presentaba en el Salón de Frankfurt y nos demostraba lo importante que puede ser algo tan sencillo como descapotar el techo. Su esbelta línea y sus apéndices aerodinámicos en la espalda bastan para hacer que indiscutiblemente sea uno de los cavallinos más bonitos y agresivos de los últimos tiempos.

Pero hay más. El Ferrari 458 Spider no es un descapotable al uso, es un dos en uno, un convertible que en un momento dado es un coupé biplaza deportivo de altas prestaciones y en sólo 14 segundos, un suspiro, es capaz de transformarse en un lujoso y elegante cabrio para disfrutar al aire libre. Probablemente más de uno ya estuvo soñando con su llegada desde el instante mismo en que escuchó el rugido del nuevo V8 de inyección directa de Ferrari y es que el rugido delicioso que despide el ocho cilindros en uve y el sistema de escape de tres salidas se magnifica cuando circulas con el techo recogido.

Probablemente sea uno de los Ferrari más completos y que mejor representan el espíritu del cavallino en mucho tiempo.

Ferrari 458 Spider en el Salón de FrankfurtFerrari 458 Spider en el Salón de FrankfurtFerrari 458 Spider en el Salón de Frankfurt

El sistema de apertura y cierre de la capota es efectivo e inteligente. Adyacente a la tapa del motor existe otro capó sobre el que están esculpidos dos apéndices. Cuando su apertura aún no ha finalizado el techo comienza a girar sobre sí mismo, sobre un eje posterior, hasta quedar alojado horizontalmente justo debajo de esta tapa y ligeramente por encima del motor y la caja de cambios.

Este sistema consigue que la apertura y cierre se produzca relativamente rápido y que no se requiera demasiado espacio para alojar la capota, con lo cual, tanto el habitáculo como el maletero dispondrán del mismo espacio con la capota abierta o plegada.

Ferrari 458 Spider en el Salón de FrankfurtFerrari 458 Spider en el Salón de FrankfurtFerrari 458 Spider en el Salón de Frankfurt

A bordo la disposición del puesto del conductor y su copiloto sigue siendo la misma que en el Ferrari 458 Italia. Un cockpit orientado al piloto con un volante diseñado inspirándose en los monoplazas de la Fórmula 1 y, por supuesto, con el famoso manettino en la parte inferior derecha.

Sendos asientos cuentan además con una pequeña palanca para abatir ligeramente el respaldo, similar a la que emplean los coupés para acceder a las plazas traseras. No obstante y dado que el Ferrari 458 Spider es un biplaza, su funcionalidad aquí es la de facilitar el acceso a un espacio que queda entre respaldos y la pared del vano del motor que aunque estrecho, es suficiente para guardar unos maletines no demasiado voluminosos.

Junto al pequeño maletero frontal dispondría del espacio necesario y razonablemente suficiente para un deportivo descapotable de estas características.

En Diariomotor: Ferrari 458 Spider, techo pivotante sin perder un ápice de rabia

Lee a continuación: BMW electrifica Frankfurt: i3 e i8 Concept

Ver todos los comentarios 33