Lamborghini Bravo (1974), el proyecto inconcluso de Ferruccio

 |  @davidvillarreal  | 

A comienzos de los años 70 Lamborghini se las prometía felices. El Lamborghini Miura, más allá de sus resultados comerciales, se había convertido en un icono que reflejaba a la perfección el espíritu de los de Sant’Agata, la alternativa que había planteado Ferruccio a sus compatriotas de Maranello. Lamborghini había ampliado su gama de deportivos con dos nuevos coupés de motor delantero y central, Jarama y Urraco, y había iniciado los trámites para suceder al Miura con un nuevo icono del deportivo de altas prestaciones, el Countach. Mientras tanto la plumilla de los diseñadores afines a la marca no cesaba de perfilar las líneas de toda una nueva generación de deportivos italianos.

Uno de los últimos proyectos encargados por el propio Ferruccio a Bertone fue el Lamborghini Bravo. De la mano de Marcelo Gandini nacían las líneas de un prototipo que pretendía plasmar los rasgos del futuro sucesor del Urraco, o tal vez de un deportivo biplaza de ocho cilindros que respaldase al nonato Lamborghini Countach. Gandini se encargaría de diseñar una máquina que inevitablemente mantendría ciertos rasgos del futuro Countach y estaría basado en el propio Urraco, entre otras cosas manteniendo el mismo motor de ocho cilindros en uve y 3.0 litros que desarrollaba 300 CV.

El Lamborghini Bravo debe su nombre al grito con que jalean los espectadores al diestro en la plaza de toros tras una buena faena, aunque nicialmente el proyecto se conocía como Studio 114.

El Lamborghini Bravo fue uno de los seis prototipos Bertone subastados por orden judicial en 2011

¿Sabías qué…?Tras la bancarrota de 2011 Bertone se vio obligado a subastar seis prototipos para obtener liquidez. El Lamborghini Bravo cerró la subasta en 588.000€.

A diferencia de su cuidado y estilizado diseño exterior, a bordo apenas contaba con los instrumentos estrictamente necesarios para conducirlo y llevar a cabo las pruebas a las que sometió Lamborghini a este bravucón prototipo.

Y es que curiosamente este automóvil único gozó de una vida mucho más ajetreada a lo que viene siendo habitual para un prototipo. Dicen que llegó a recorrer más de 65.000 kilómetros antes de recibir su jubilación y merecido retiro en el Museo Bertone y más tarde ser subastado tras la bancarrota del estudio de diseño italiano. Sorprendentemente y aunque se había estimado que no se vendería por más de 200.000€, el Lamborghini Bravo alcanzó los 588.000€ en una subasta celebrada en mayo de 2011.

Ferruccio siempre vio con buenos ojos la idea de un Urraco biplaza, pero la crisis del petróleo de 1973 precipitó su retirada al lago Trasimeno en Italia y su desaparición de la industria del automóvil tras la venta del 49% de las acciones que ostentó hasta 1974. Así las cosas, el proyecto Studio 114, o Lamborghini Bravo, quedó aparcado para centrarse en otros menesteres.

Fuente: WikipediaLamboCars.com | RM Auctions
En Diariomotor: Seis prototipos de Bertone, a subasta por orden judicial | Prototipo clásico: Lamborghini Miura Le Mans Concept

Lee a continuación: Prototipo clásico: Bugatti EB118 (1998) y su 18 cilindros en W

  • enzo099

    No viene al caso aquí pero, ¿no publicasteis nada sobre el Ferrari F12 del Salón de Ginebra? Se echa en falta.

  • ramon

    que raro es

  • Xeleneo

    Me iso acordar a este http://www.auto-historia.com.ar/Prototipos/Dogo.htm parecen parientes..