Volvo V40, presentación y prueba en Asturias (I). Aire fresco y calidad sueca para el segmento

 |  @sergioalvarez88  | 

El lunes y el martes nos hemos desplazado a un entorno incomparable como es el Principado de Asturias para acudir a la presentación nacional del nuevo Volvo V40. El Volvo V40 ha sido la principal novedad de Volvo para el presente año 2012 y supone el relevo efectivo de los S40 y V50. El Volvo V40 es un compacto Premium del segmento C que mezcla de manera muy solvente un aspecto hatchback con la practicidad de un pequeño familiar.

El Volvo V40 es el último Volvo de una etapa en la marca que apuesta por un diseño y dinámica más pasionales, pero sin descuidar la esencia escandinava del vehículo o los sistemas de seguridad. De hecho, Volvo presume de que el nuevo V40 es el coche más seguro que jamás han producido. Tened por seguro que daremos buena cuenta de todos los sistemas de seguridad activa y pasiva, con primicias mundiales como el airbag para peatones.

El Volvo V40 se está ya produciendo en Gante (Bélgica) y ya es posible realizar pedidos en los concesionarios, que comenzarán a servirse a los clientes a finales de verano. El Volvo V40 luchará – según la marca – de manera directa con los BMW Serie 1, los Audi A3 y el nuevo Mercedes Clase A, todos ellos de muy reciente introducción al mercado. Supone otra alternativa compacta al trío alemán, así como al otro compacto de Volvo, el C30.

Los objetivos de venta son relativamente ambiciosos, 90.000 unidades al año, de las que un 85% se entregarán a clientes en la Unión Europea. Para 2012 se han asignado 1.700 unidades de cuota para el mercado español, de las que se espera una salida comercial sencilla y rápida. En 2013 Volvo aspira a vender unos 4.000 V40 en España. Aunque la situación del mercado es delicada, el objetivo de los suecos es mantener su cuota de mercado del 1,05%.

Aunque profundizaremos en ello en la segunda parte, el Volvo V40 se ofrecerá inicialmente con un motor T4 de gasolina, un 1.6 turbo de cuatro cilindros y 180 CV, además de tres motorizaciones turbodiésel common-rail. La primera (D2) es un 1.6 turbodiésel de cuatro cilindros y origen PSA/Ford, con 115 CV y los consumos más bajos de entre todos los compactos del mercado: solamente consume 3,6 l/100 km y emite 94 g/km de dióxido de carbono.

A finales de año llegará un 2.5 T5 de cinco cilindros con 254 CV de potencia y un 0 a 100 km/h de 6,7 segundos.

Por otra parte, se ofrecen un D3 y un D4, ambos unidades 100% Volvo de cinco cilindros en línea y 2.0 litros de cilindrada, con potencias de 150 y 177 CV. Entre los sistemas de ayuda a la conducción se encuentra una versión mejorada del City Safety de Volvo, un asistente al aparcamiento similar al que equipa el Ford Focus de última generación o un monitor de cansancio del conductor. Pero antes, conozcamos al Volvo V40 por fuera y por dentro.

Esencia sueca, renovada

Lejos quedan los tiempos en los que Volvo era sinónimo de familiares con las propiedades aerodinámicas de un ladrillo, aunque duros y seguros como uno. El Volvo V40 nada tiene que ver con los códigos de estilo de antaño, su imagen es tanto o más moderna que la de su competencia. El frontal tiene un aspecto coupé, con un morro muy afilado y nervios de capó que son visibles desde el puesto del conductor, delimitando la forma del coche.

Las ópticas son afiladas y la calandra característica de Volvo sigue en su lugar. Dos tiras de LED diurnos complementan el conjunto. Una cintura alta y ascendente corona un perfil lateral muy elegante, y más si las unidades equipan las preciosas llantas de 18 pulgadas que tiene la unidad de las imágenes. La superficie acristalada aporta un toque deportivo a la línea. En la zaga confluyen todas las líneas, en una grand finale que creemos tiene un aspecto impresionante.

Combina lo mejor de un hatchback y un familiar, con un gran portón acristalado que recuerda en parte al que encontramos en el Volvo C30, que a su vez es homenaje al Volvo 480 de finales de los años 80. Unas ópticas LED verticales son el fin de la cintura lateral, y son reconocibles como 100% Volvo. Dos salidas de escape planas y cromadas rematan el aspecto exterior, que realmente supone una alternativa muy fresca en clave sueca a las líneas alemanas.

Interior premium en clave minimalista

El interior aporta una ración extra de diseño escandinavo y minimalista, aunque las plazas traseras podrían ser mayores.

Los interiores de Volvo se han caracterizado por un diseño minimalista y cuidado durante los últimos años. El Volvo V40 continua dicha tradición. Al abrir la puerta nos recibe un habitáculo de aspecto diáfano, con la clásica consola central flotante que Volvo estrenaba hace años en los S40/V50. Me acomodo en el asiento del conductor, recubierto de cuero natural de alta calidad. Es una butaca excelente, muy amplia y cómoda, de apoyos laterales poco marcados.

El volante se regula en altura y profundidad para dejarme ante una postura de conducción relativamente baja. Mi rodilla derecha no se aqueja de falta de espacio, pero mi cabeza tiene algo menos de un palmo hasta tocar con el techo. Es posible que el espacio al techo sea algo menor al disponer estas unidades de techo panorámico. Dicho sea, el techo tiene una enorme superficie acristalada y una cortinilla eléctrica. No es practicable, pero inunda de claridad el habitáculo.

Me gusta mucho la consola central, recubierta de un plástico plateado y con bastante botonería, aunque muy intuitiva. Las calidades son las que se esperan de un compacto premium: el salpicadero está recubierto de un plástico blando y los plásticos duros que rematan el resto del interior tienen un buen ajuste y tacto. Hay algún detalle a pulir, como la tapa de la guantera y el apoyavasos central, que podrían tener un ajuste ligeramente mejor.

El pomo de la palanca de cambios está retroiluminado por LEDs blancos, con un aspecto realmente efectista. La instrumentación es parte del programa Volvo Sensus, que integra además el equipo de infoentretenimiento. Es 100% digital, pero con relojes analógicos. ¿Cómo? Una pantalla TFT proyecta relojes analógicos en tres modos diferentes. El primer modo se llama Eco, y en el mismo un indicador de eficiencia nos dice cómo lo estamos haciendo.

La instrumentación es personalizable con tres modos: Eco, Performance y Elegance. Tiene una visibilidad buena y alta resolución.

En el modo Performance el reloj central pasa a ser un enorme tacómetro de color rojo, con la velocidad en números digitales y un indicador de la potencia disponible, tal y como si condujésemos un Bugatti Veyron. Por último, el modo Elegance incluye los datos habituales, como un indicador de temperatura del agua o un discreto cuentavueltas vertical. En todas las versiones se incluye un indicador digital del nivel de combustible y una guía para el cambio de marcha óptimo.

El sistema de infoentretenimiento Volvo Sensus tiene un mando a distancia táctil para su manejo desde cualquier plaza o por el copiloto, un detalle que no había visto en ningún coche hasta ahora. La iluminación del interior es personalizable con varios colores a voluntad del conductor. Las plazas traseras no destacan por ser especialmente amplias en el espacio para las piernas, pero un adulto de 1,80 metros aún entra sin problemas.

En general, la sensación que me deja el habitáculo es de ser muy tecnológico, funcional y lleno de gadgets tecnológicos atractivos. Por último, hay que hablar del maletero, que tiene un volumen de 335 litros. No es de los más grandes de su segmento, pero tiene formas muy regulares y la posibilidad de equipar diferentes tipos de sistemas de retención e incluso una bandeja de organización. No hay rueda de repuesto, se equipa de serie con un kit antipinchazos, como viene siendo habitual.

Pronto os hablaremos de su dinámica con los motores D2 y D4, así como de su enorme elenco tecnológico, una de las claves de este modelo.

En Diariomotor: Volvo V40, un compacto seguro e innovador desde 22.950€ | Volvo V40, tecnología al servicio de la eficiencia y la seguridad

Lee a continuación: Compactos premium, la batalla por el segmento: Audi A3, BMW Serie 1, Mercedes Clase A y Volvo V40

Solicita tu oferta desde 19.500 €
  • Jaime

    Menuda suerte ; vaya dia en los lagos… Ver para creer

  • Anónimo

    Pse, la verdad es que no me termina de convencer la línea de los nuevos Volvos, para mi gusto hace tiempo que perdieron el encanto que tenían.

  • Jose

    donde lo puedo pedir, yo lo quero en color blanco

  • Un Parragués

    Cualquier día os meteis en mi casa para hacer las pruebas jeje Un error muy grande de este coche, los ingenieros de Volvo deberian de tabajar en el inmediatamente: En el Gps salen Cangas de Onis y Piloña, pero no sale Arriondas!!! Imperdonable!!! Jejeje

  • Entonces confirmamos Volvo como marca premium?… que lleva ahí un tiempito merodeando entre ese indefinido escalafón que hay entre las generalistas y los premium.

  • name

    pero si es un focus, al igual que el serie1 o a3 o….ni es premium ni ná. eso sí es bonito.

  • Pingback: Nuevo Volvo V40 Cross Country: el V40 abandona el asfalto()

  • Pingback: El Volvo C30 se despedirá en diciembre()

  • Pingback: Volvo V40, a prueba. El compacto escandinavo inyecta savia nueva a su categoría | Diariomotor()