Prototipo Clásico: Bentley Hunaudières (1999), el otro “Veyron”

 |  @davidvillarreal  | 

No son pocos los super-proyectos que se estaban gestando a finales de los años 90 en el Grupo Volkswagen para desarrollar algunas de las máquinas más potentes y rápidas de todos los tiempos, pero como ya podrán imaginarse de todos ellos el único que terminó materializándose y convirtiéndose en el deportivo más rápido sobre la faz de la Tierra fue el Bugatti Veyron. El Proyecto Rosemeyer de Audi es un buen ejemplo de mi afirmación, como también lo es el prototipo Bentley Hunaudières que con los rumores que hemos conocido estas semanas sobre la posibilidad del lanzamiento de un nuevo y flamante superdeportivo de Bentley, está de nuevo de actualidad.

El Salón de Ginebra de 1999 levantaba el telón de un deportivo tan exótico y evocador como su propio nombre, el Bentley Hunaudières. Cualquier amante de las carreras sabrá de buena tinta que Hunaudières es una de las rectas más famosas del mundo de la competición, también conocida como Mulsanne (que también da nombre a uno de los últimos modelos de Bentley) por la localidad sobre la que discurre, es uno de los tramos más importantes del Circuito de La Sarthe de las 24 Horas de Le Mans. Sus más de 6 kilómetros han propiciado velocidades de infarto a lo largo de las últimas décadas y la introducción de varias chicanes que lo evitasen.

El Bentley Hunaudières podía rebasar los 350 km/h sin despeinarse

La mecánica del Bentley Hunaudières era precisamente el bloque W16 de 8.0 litros del Bugatti Veyron 16.4, con la salvedad de que entonces no se dispuso de turbo.

La mecánica del Bentley Hunaudières de 1999 ya iría intuyendo lo que más adelante veríamos en el Bugatti Veyron 16.4. Un motor de origen Volkswagen de 8.0 litros y 16 cilindros en uve doble, en este caso atmosférico, desarrollaban 623 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 760 Nm a 4.000 rpm. Esta bestia estaba acoplada a un cambio secuencial de cinco velocidades y era capaz de alcanzar los 350 km/h de velocidad punta. Por tanto parece que la denominación Hunaudières tenía mucho sentido, dado que uno de los aspectos más importantes y la antesala de lo que sucedería con Bugatti más tarde, era sin ir más lejos el afán por lograr una velocidad punta inédita en cualquier modelo de producción.

Además de su impoluta estética, el habitáculo se revistió de materiales dignos de cualquier Bentley, con lujo, confort y también mucha tecnología. Por ejemplo se prescindió de retrovisores externos, que pudieran romper su línea, sustituidos por diminutas cámaras escondidas en los pasos de rueda delanteros que mostraban lo que sucedía en la zaga en pantallas instaladas en el salpicadero.

Se lanzó el Bugatti Veyron, pero el Bentley Hunaudières nunca llegó

Con sus ventas viento en popa, no nos extrañaría que Bentley optase por un proyecto tan arriesgado como un nuevo superdeportivo.

Pero el Bentley Hunaudières, más allá del prototipo que ven en estas imágenes, jamás llegó a producirse, ni tan siquiera en una serie limitada. El único movimiento que se realizó al respecto fue la preparación de un prototipo de carreras para competir en Le Mans años después.

Precisamente por eso nos preguntamos si Bentley entenderá que ha llegado el momento de dejarnos atónitos con una creación de este calibre, movimiento que tampoco parece tan descabellado si tenemos en cuenta que de un tiempo a esta parte no les ha ido nada mal y que el futuro que les espera parece aún mejor con el buen ritmo de ventas de la saga Bentley Continental GT y la más que probable introducción de un SUV de gran lujo.

Fuente: Cars BaseDiseno Art | Fav CarsLamborghini Cars
En Diariomotor: Proyecto Rosemeyer, el superdeportivo que pudo cambiar Audi | Bugatti 18/3 Chiron y el camino hacia el Veyron

Lee a continuación: Prototipo clásico: Mercedes NAFA Concept, el antecesor de los Clase A y el smart

  • Rest

    Una pena, una edición limitada pienso q hubiese tenido éxito. 12 años le separan de la actualidad y parece diseñado hoy. Lo mires por donde lo mires no se le ve defectos o detalles estéticos q se le pueda reprochar. Las llantas resultan finas, clásicas; carrocería limpia, frontal sin estridencias , laterales y zaga esculpidos q denotan la fuerza q mueve esta obra de arte. Buffff.

  • BrunoD4

    creo que si hubieran querido ponerle un nombre más dificil no lo conseguían…

  • .Motorhome.

    Tendria cabida en las dos marcas. La verdad, algo curioso, y absurdo a la vez, los dos coches con motor W16 han hecho referencia siempre a LeMans. Este, que es menos dificil de descubrir Hunaudieres, y el Bugatti Veyron que hace referencia a Pierre Veyron el primer piloto Bugatti que gano en LeMans.

  • Pero si están todavía a tiempo de lanzar unos 200 de estos Huna nose que a la calle, su diseño sigue igual de bonito.

  • Pablo

    Viendo el horroroso SUV que diseñaron para Bentley y viendo esta preciosidad no me quedan dudas de hacia donde deberian haber ido las decisiones en esta marca, con este auto no iban a salvarse de nada pero nuestros ojos estarian agradecidos.

  • Pingback: Prototipo clásico: Avus quattro (1991) Porque Audi también pudo tener su Veyron()