Honda Jazz Hybrid y Toyota Yaris HSD: prueba comparativa de utilitarios híbridos

Ponemos a prueba a dos utilitarios híbridos de 100 CV de potencia y en torno a un precio de 20.000 euros.
David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Un utilitario híbrido es una buena opción casi siempre, para aquel que busca un segmento B con cambio automático.

Aquellos que busquen un utilitario ahorrador y tecnológico, amén de enfocado para un uso eminentemente urbano, estarán de enhorabuena con la llegada de los primeros híbridos del segmento B. Sinceramente, creo que pese a su precio – que ronda y supera los 20.000 euros – este tipo de automóvil es siempre recomendable y una buena alternativa a algunos diésel para los que no hagan demasiada carretera, amén de un buen chollo para los que además gusten de un utilitario con cambio automático, puesto que la diferencia entre el híbrido (que de base ya es automático) y el motor de gasolina automático equivalente, es mucho menor.

Ahora bien, proponemos esta comparativa con los dos utilitarios híbridos del momento, de los cuales ya os hemos hablado largo y tendido las últimas semanas: el Honda Jazz Hybrid y el Toyota Yaris Hybrid Synergy Drive. Y es que si bien es cierto que el precio es virtualmente el mismo – si no muy similar -, existen suficientes diferencias como para que nuestros lectores y los futuros compradores decidan la que para ellos será la mejor opción.

Como advertencia, recomendaré la lectura inicial de la prueba del Honda Jazz Hybrid (1.3 i-VTEC IMA ELEGANCE CVT) y la prueba del Toyota Yaris HSD (1.5 Hybrid Synergy Drive e-CVT), ya que en esta comparativa nos centraremos única y exclusivamente en sus diferencias y peculiaridades.

Consumos muy similares en carretera, pero inferiores en ciudad para el Toyota

La diferencia mecánica más importante es que el Toyota Yaris es más ahorrador en ciudad gracias a su pequeña, pero práctica, autonomía eléctrica.

Si la esencia de estos turismos es su mecánica, parece razonable que empecemos por ahí a la hora de valorar las diferencias entre uno y otro. La cilindrada del motor térmico del Toyota es mayor (1.497 cm frente a 1.3393), sin embargo la potencia de ambos es técnicamente la misma y el apoyo del motor eléctrico del Yaris es mayor. Sinceramente, ni las diferencias prestacionales sobre el papel son acusadas para tenerlas en cuenta (en teoría es un pelín más rápido el Yaris), ni nosotros fuimos capaces de apreciarlas en nuestro análisis comparativo.

Las primeras diferencias llegan, no obstante, a la hora de valorar los consumos. Sobre el papel el Toyota Yaris consume 3,5 litros/100 kilómetros (3,7 litros/100 kilómetros con llanta de aleación) y el Honda Jazz 4,5 litros/100 kilómetros. En carretera y teniendo en cuenta que ambos pierden la ventaja estratégica de la hibridación, los consumos se equilibran y casi se igualan en la práctica. Una muestra, es que incluso en recorridos diferentes mi compañero Mario Herraiz y yo logramos cifras similares, sobre los 5 litros/100 kilómetros.

Dónde el Toyota Yaris obtiene mayor ventaja es en la ciudad. Si bien el Honda Jazz no lo tiene tan fácil para bajar de los 5 litros/100 kilómetros, tal hazaña es sumamente sencilla con el Toyota Yaris sobre todo por el mayor apoyo del motor eléctrico y la ayuda que tendremos en recorridos cortos a tenor de su autonomía de 2 kilómetros en modo eléctrico puro. El Honda Jazz carece de tal cosa, aunque los primeros metros si aceleramos suavemente los recorremos sin apoyo del motor térmico.

Empate técnico en dinámica para Honda Jazz y Toyota Yaris

El detalle de las levas y las “7 falsas marchas” del Honda Jazz Hybrid me gustó mucho y me parece muy práctico para un mayor control de la conducción y la entrega de par en cada momento.

En cuanto a dinámica, ambos me sorprendieron muy gratamente. Para empezar el Honda Jazz, pese a su diseño de pequeño monovolumen, no acusa balanceos ni cabeceos graves, aunque haberlos haylos y son inevitables. El Toyota Yaris híbrido me resultó más dinámico – incluso siendo más pesado – que su hermano de gasolina y tres cilindros (ver prueba del Toyota Yaris 1.0 VVT-i), tal vez por el hecho de contar con un centro de gravedad más bajo.

Tal vez parezca una tontería, o tal vez no. Pero por innecesario que resulten las levas para accionar “falsas” marchas de una transmisión de variador continuo, es un detalle que me gustó del Honda Jazz por el mero hecho de facilitarme el trabajo a la hora de dosificar la potencia y tener el control de lo que sucede en el motor a lo largo de 7 relaciones. Olvídense de cualquier búsqueda de un ápice de deportividad, tal cosa no existe en ninguno de los dos, pero me parece un punto a favor del Honda Jazz contar con las levas de las cuales carece el Yaris.

Otro dato más. El radio de giro del Yaris es menor (4,7 metros) salvo que optemos al acabado tope de gama con llantas de 16” (crece a 5,6 metros). El radio de giro del Jazz con llantas de 15” queda entre uno y otro (5,1 metros).

El Honda Jazz vence y convence por espacio y habitabilidad

La banqueta posterior con base plegable y el diseño de monovolumen otorgan la victoria en este apartado al Honda Jazz, aunque el Yaris no desmerece las cotas de sus hermanos de gama – no híbridos -.

Otra de las diferencias más importantes entre ambos es que el Yaris fue concebido como un utilitario de a pie y el Jazz como un pequeño monovolumen, con todas las ventajas y algún inconveniente, que eso conlleva. Si tenemos que hablar de volumen del habitáculo y distribución del espacio, el Honda Jazz no tiene rival. Aunque de primeras, y sin abatir asientos, el maletero del Yaris HSD (286 litros) es sólo un poco más pequeño que el del Jazz Hybrid (300+3 litros).

El aspecto que más me gustó sin duda alguna del Honda Jazz fue el de la habitabilidad a bordo y su banqueta posterior con una base plegable hacia el respaldo – similar a las butacas de los cines – que nos permite alojar objetos inusitadamente altos en las plazas traseras.

La diferencia en el diseño del habitáculo y la distribución de huecos porta-objetos me pareció muy similar en ambos.

Precios muy similares para ambos, según gamas y equipamiento

Honda Jazz Hybrid y Toyota Yaris HSD

El precio de acceso del Toyota Yaris HSD es inferior, pero el Honda Jazz Hybrid ofrece más equipamiento (y techo solar panorámico) por un precio menor que el Yaris HSD tope de gama.

A la hora de hablar de precios y equipamiento la mayor diferencia estriba en que el Toyota Yaris HSD cuenta con una versión muy económica y modesta de acceso Active, por 19.200 euros, y otra bien equipada Advance por 21.000 euros. El Honda Jazz Hybrid sólo cuenta con una muy bien equipada Elegance por 20.100 euros.

Aquí ganaría por goleada el Toyota Yaris HSD Active si no nos importa renunciar a equipamiento como las llantas de aleación, el sistema de arranque sin llave, los sensores de lluvia e iluminación y el control de crucero del acabado Advance. De serie el de Toyota nos sorprende con elementos muy curiosos como el sistema de navegación y pantalla táctil de 6” Toyota Touch o la cámara de visión trasera.

Ahora bien, la diferencia entre un Toyota Yaris HSD Advance y un Honda Jazz Hybrid Elegance (separados por 900 euros de diferencia a favor del Honda), es que el Yaris cuenta con la pantalla táctil y cámara de aparcamiento – el sistema más avanzado Touch & Go con navegador cuesta 800 euros adicionales -. El Honda Jazz por otro lado cuenta de serie con techo solar panorámico (no practicable), que aporta una atmósfera muy agradable a este monovolumen y que en el Yaris es opcional en pack por 500 euros. Otro punto a favor del Yaris, son sus asientos de tapizado mixto cuero / tela, el Jazz sólo cuenta con asientos de tela.

Honda Jazz Hybrid y Toyota Yaris HSD

Honda Jazz Hybrid y Toyota Yaris HSD

¿Con cuál te quedarías? ¿Toyota Yaris HSD u Honda Jazz Hybrid?

La conclusión a la que llegamos es que tanto el Honda Jazz Hybrid como el Toyota Yaris HSD son dos opciones muy interesantes, destacando la primera por espacio y habitabilidad y la segunda por ser sin duda alguna uno de los turismos con motor térmico (exceptuando híbridos enchufables) que menor consume de todos.

Como factores importantes a la hora de decidirse entre uno y otro también hemos mencionado el equipamiento, por la diferencia de precios existentes según gamas y modelos, y por supuesto como siempre la estética de uno y otro. En este sentido ambos han logrado diferenciarse de sus hermanos diésel y gasolina, aunque el maquillaje se nota mucho más y – sinceramente – es más pinton y llamativo en el Toyota Yaris HSD.

Por cierto, hablando de estética, los colores especiales y metalizados de las unidades probadas, blanco glaciar para el Toyota Yaris y verde lima metalizado para el Honda Jazz cuestan 525 euros y 450 euros respectivamente.

Honda Jazz Hybrid y Toyota Yaris HSD

Fotografías: Mario Herraiz – Diariomotor
En Diariomotor: Prueba del Honda Jazz Hybrid | Prueba del Toyota Yaris HSD | Presentación y prueba del Toyota Yaris HSD en Ámsterdam

Lee a continuación: Comparativa de berlinas diésel: Chevrolet Malibu y Kia Optima

El Toyota Yaris es un utilitario disponible en carrocería de 5 puertas y 5 plazas. Es el primer polivalente del mercado que cuenta con versión híbrida.

Ver todos los comentarios 1
  • Anónimo

    Yo me confieso toyotista, así que mi elección estaría clara. Aunque, la verdad, el Honda me ha llamado, y mucho, la atención.

    Pero, todo sea dicho, por este precio puedes adquirir un utilitario o un compacto y te sobran unos cuantos euretes para gasolina....