Conducir tumbado. Una exigencia en Fórmula 1

 |  @josetellaetxe  | 

El canal de Youtube de la escudería Mercedes AMG Petronas ponía esta semana a disposición de los aficionados, dos videos en los cuales se pueden observar al piloto británico Lewis Hamilton (más abajo) y a su compañero Nico Rosberg, explicando los pormenores de sus respectivas posiciones como conductores en el habitáculo del W04, vehículo con el que disputa esta temporada 2013 el equipo germano-británico con sede en Brackley.

Muy similares al que ya nos ofrecío Mercedes AMG el año pasado —en aquella ocasión con el hijo de Keke Rosberg impartiendo docencia y haciendo un bonito ejercicio de divulgación—, ambas muestras permiten que nos acerquemos de nuevo a las peculiaridades que rodean la conducción deportiva en Fórmula 1.

Como comentamos a raíz del traslado al domingo de las fases Q2 y Q3 de la calificación para el Gran Premio de Australia [Cuando la seguridad no es el problema en F1], la posición del piloto en el cockpit de su monoplaza es una exigencia de las necesidades aerodinámicas del mismo, de manera que debemos entenderla como una consecuencia de éstas, como un postura a la que el piloto debe acoplarse para desempeñar su labor, independientemente de que le sea cómoda o no.

En este sentido, cabe decir que la explicación es en cierto modo sencilla, ya que debido a la importancia que tiene el fondo plano en el diseño de vehículos de competición, entendido éste desde su inicio en el T-Tray (bandeja delantera del Splitter) hasta su terminación en el difusor, es lógico comprender que el caudal de aire que le afecta resulte crucial, y que por tanto se le otorgue una importancia extrema.

En aras de circunscribirse a las dimensiones que permite el reglamento técnico de la FIA, los ingenieros trabajan sobre el fondo plano y áreas circundantes exprimiendo cada milímetro, porque del enfoque utilizado dependen las prestaciones del conjunto en términos de downforce y equilibrio dinámico. Lógicamente, evitar el volumen de las piernas del piloto, al estar estas colocadas en posición casi horizontal dentro del habitáculo, supone una enorme ventaja pues amplia las posibilidades de modular el caudal de aire que pasa por debajo del morro, para llevarlo a la velocidad y presión adecuadas hacia el difusor, previo paso por la superficie lateral de los pontones.

Esta utilización aerodinámica de la parte inferior del monoplaza lleva ya unos años instalada en la Fórmula 1. Hace unos días mencionábamos cómo Adrian Newey (hoy en Red Bull), a su paso por Leyton House, conseguía aplicar por primera vez este concepto a finales de la década de los 80 del siglo pasado sobre el March 881 [Adrian Newey, el genio de la Fórmula 1 que camina en zapatillas], aunque en aquel momento y como se puede observar en la imagen de más arriba, se puede decir que el piloto todavía iba «sentado» en el cockpit de su coche.

Obviamente, la consecuente exploración de las enormes posibilidades que presentaba la aerodinámica inferior a lo largo de los años posteriores, ha ido definiendo un escenario en el que la posición del piloto, cada vez más tumbada, permitía por un lado bajar el centro de gravedad del vehículo, y por otro, facilitar la labor de los equipos de diseño de las escuderías, sacrificando eso sí, algo de comodidad —es justo reconocer que los pilotos nunca han conducido entre algodones—, en favor de ganar unas milésimas esenciales cuando se disputa la prueba.

Como insinuábamos hace unos párrafos, el piloto ha tenido la obligación de ir acostumbrándose a esta postura que ya viene siendo utilizada también en otras modalidades del motorsport, como lo ha tenido que hacer ante la complejidad creciente de los modernos volantes, etcétera, para ir adaptándose a las nuevas exigencias de su trabajo profesional.

 

En Diariomotor: Sebastian Vettel hace equipo con Infiniti y tendrá un rol activo en el desarrollo de productos

Lee a continuación: Sebastian Vettel hace equipo con Infiniti y tendrá un rol activo en el desarrollo de productos

  • sebastian

    por lo menos vas comodo

  • Gasoilófobo

    En esa postura se funden completamente con la máquina. No son pilotos con su bólido. Son cyborgs.

  • Vitinen

    Por suerte tuve la oportunidad de sentarme en un muleto de pruebas de un Renault F1 hace unos 7 o 8 años y la verdad es que ya solo el meterse requiere un ejercicio de contorsionismo,te sientes super extraño hay dentro…imaginarme ir al limite en un circuito durante 2 horas…me parece ya la hostia!!!

  • Por eso respeto tanto a los pilotos de F1. Además del valor de conducir bien y a esas altas velocidades, pasar de dos a tres horas por carrera metidos en esa posición, por cómoda que sea, es un gran esfuerzo. Se me hace antinatural, pero eso es como la siento personalmente, posiblemente me sentiría claustrofóbico luego de unos minutos. Muy interesante reportaje.