Renault presenta la Clio Cup online: ¿se pueden reproducir en la pantalla las sensaciones de la competición?

Daniel Seijo  |  @dseijo  | 

Renault intenta ampliar el público de la Clio Cup, una de las competiciones monomarca más conocidas de nuestro país, y de las pocas que siguen vivas. Este año cada una de las carreras de la competición se celebrará también online, mediante un simulador basado en el conocido rFactor.

La mecánica de la competición está muy trabajada, con una fase de clasificación la semana anterior a la carrera de la que resultan 24 pilotos que corren la misma. Al ganador se le invita a un bautismo de pista en la carrera real (prueba el coche pero no durante la carrera), y el ganador del campeonato online correrá la última carrera real de la Clio Cup.

Lo cual nos lleva a hacernos la siguiente pregunta: ¿en qué se parece la competición real y la competición en un simulador? José de los Milagros, campeón de la Clio Cup y de la MINI Challenge, y Luis Campo, responsable de la empresa rFacting, que se ocupa de la organización del campeonato online.

A todos los que nos gusta el motor nos hemos planteado alguna vez participar en una competición. Los que hemos tenido suerte de probarlo nos damos cuenta de que no es en absoluto sencillo y requiere mucho entrenamiento, pero además es una afición no apta para todos los bolsillos. Simuladores como rFactor hacen que podamos matar el gusanillo con un coste muy bajo comparado con la competición real: por poco más de 100 euros podemos tener un volante y unos pedales aceptables.

La propuesta de Renault con la Clio Cup online es crear un evento algo más serio y organizado que las competiciones online habituales, aunque en la propia organización se nota que el nivel de importancia de uno y otro están alejados. La Real Federación Española de Automovilismo avala esta competición, y de hecho para participar habrá que estar federado y pagar una pequeña cuota. Según su vicepresidente, ellos aportan la certificación de que es una competición en la que no se pueden hacer trampas.

¿Es realista un simulador de conducción? ¿Se puede considerar equivalente a conducir un coche?

La respuesta a la primera pregunta es sí: tanto rFactor como otros simuladores imitan de forma muy fidedigna el comportamiento de un coche y las eventualidades: el desgaste de los neumáticos, los daños después de una salida de pista y por supuesto las reacciones del coche ante el volante y pedales.

El piloto José de los Milagros nos comenta que a él le sirve para practicar en un circuito arriesgando más

Entonces, ¿cuál es la diferencia con un coche real? Aunque yo he probado simuladores y coches de competición, es algo que debe responder alguien que sea experto en ambos mundos. José de los Milagros responde a nuestra pregunta: él utiliza simuladores para conocer un circuito. También para ver dónde están los límites: por ejemplo, tratar de frenar más tarde en una curva. Si lo consigue en el simulador, después puede intentarlo en el circuito. Es una forma muy económica de entrenar, teniendo en cuenta el elevado coste que tiene un día de entrenamiento para un equipo (circuito, combustible, neumáticos…)

Le pregunto si ser bueno en el simulador significa ser bueno en la realidad, y viceversa. José me comenta que hay gente muy buena en el simulador que no se defiende en circuito, pero sin embargo sí ayuda. Es algo así como conocer la teoría en profundidad: no garantiza que vayas a ser bueno en circuito pero, si lo eres, serás un alumno aventajado.

También ocurre lo contrario, en ocasiones algunos pilotos muy buenos no son capaces de hacerlo bien en el simulador: quizás por edad no están acostumbrados a hacerlo.

Las dos principales diferencias entre un simulador y la realidad son las fuerzas G y el valor que necesitas al conducir un coche de verdad

Luis Campo de rFacting responde a la misma pregunta de una forma muy sintética: hay dos diferencias fundamentales entre un simulador y la realidad: las fuerzas G y las agallas. Para empezar, en un simulador no tenemos fuerzas G (aunque algunos como el del Nissan DeltaWing sí lo tienen), con lo cual las sensaciones son muy distintas, como también lo es nuestra capacidad de reacción.

Pero el segundo punto es quizás el más importante: al tener claro que ni nosotros ni el coche corremos un peligro real, arriesgamos mucho más. Es a la conclusión a la que llegó Jeremy Clarkson en el vídeo que podéis ver más abajo. Yo mismo, en mi experiencia con el MINI Challenge en el Jarama alcancé unos 180 km/h en la recta, lo cual no es mucho. En el simulador del Clio Cup, también en el Jarama, superé esa velocidad en la primera vuelta. El motivo es sencillo: sentado en un simulador sé que si no tengo sitio para frenar no ocurrirá nada.

Jeremy Clarkson en Laguna Seca con un Honda NSX: realidad vs PlayStation

Aunque la mayoría de juegos de videoconsola no son simuladores, e incluso el Gran Turismo es menos real en muchos aspectos que simuladores como el rFactor, la conclusión a la que llega es aplicable también a un simulador: el factor riesgo existe en la realidad pero no en un simulador.

Más información: Clio Cup Online

En Diariomotor: Renault Clio RS, prueba en el Circuito de Guadix. Reinventando al mito Leer más: Renault Clio RS, prueba en el Circuito de Guadix. Reinventando al mito http://www.diariomotor.com/2013/03/19/renault-clio-rs-prueba-en-el-circuito-de-guadix-reinventando-al-mito/

Vídeo destacado del Renault Clio

Lee a continuación: Renault Clio RS, prueba en el Circuito de Guadix. Reinventando al mito

El Clio es un utilitario disponible únicamente en versión de 5 puertas, que destaca por una oferta de propulsores gasolina de última generación y la posibilidad de escoger un cambio automático de doble embrague

Ver todos los comentarios 19

        El Clio es un utilitario disponible únicamente en versión de 5 puertas, que destaca por una oferta de propulsores gasolina de última generación y la posibilidad de escoger un cambio automático de doble embrague