CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Maserati

5 MIN

Historia del Ghibli: del Daytona de Maserati a la berlina diésel

David Villarreal | @davidvillarreal | 13 Abr 2013

Hubo un tiempo en el que Maserati ideaba nombres mucho más evocadores que los actuales, que son tan obvios como bien sonantes si los pronunciamos con acento italiano y agitando la mano. Si tiene cuatro puertas, se llamará Quattroporte; si es un Gran Turismo, no hace falta mucho más que pensar; y si es descapotable, pues muy sencillo, Gran Cabrio. Hasta bien entrados los años 90, nombres como Shamal, Karif, Khamsin o, sin ir más lejos, Ghibli, hacían referencia al sobrenombre árabe utilizado para denominar a algunos de los vientos más temidos en muchas regiones del Norte de África. En definitiva Ghibli es el mismo viento que en otras regiones se conoce como Scirocco. Quizás este último te suene más.

Pero en realidad el Maserati Ghibli es todo un veterano de este histórico fabricante italiano y quizás el responsable de que se fraguase un buen prestigio en la construcción de grandes turismos. No uno sino dos modelos han recibido el nombre Ghibli a lo largo de la historia de Maserati. Y ninguno de ellos fue una berlina y ni mucho menos utilizó un motor de gasóleo. No obstante el nuevo Maserati Ghibli bien podría ser tan importante o más que todos ellos, en tanto de él dependerá en buena medida el futuro de esta marca.

Maserati Ghibli I (1967-1973): el “Daytona” de Maserati

Maserati Ghibli 1967

El primer Maserati Ghibli es el auténtico “Ferrari Daytona” del tridente. Sin ir más lejos sus ventas estuvieron casi a la par de su coetáneo y famoso GT de Ferrari.

Allá por los años 60, Ferrari, Maserati y Lamborghini estaban enzarzados en una bonita lucha y poca duda nos cabe de que por aquel entonces el Maserati Ghibli era uno de los rivales a batir por el Ferrari Daytona (365 GTB/4). El Ghibli de Giorgetto Giugiaro era toda una belleza automovilística con su frontal alargado, zaga tipo fastback y un potente motor de ocho cilindros en uve. No es de extrañar que desde entonces se convirtiera en uno de los automóviles más populares, rentables y deseados de toda la historia de Maserati. Se llegaron a fabricar tantas unidades como las que puso sobre la carretera su entonces rival, y ahora marca hermanada, Ferrari con el modelo Daytona.

Pero aquel Maserati Ghibli jamás contó con una carrocería con más de dos puertas. Inicialmente se concibió como un coupé para más tarde proceder a la venta de una pequeña tirada de descapotables.

Hoy en día es un clásico bien cotizado, como cualquier Maserati de la época. Pero para lo que representa y si lo comparamos con un Ferrari Daytona (que Spyder supera fácilmente el millón de euros), el Maserati Ghibli es relativamente económico. En los últimos meses según información de RM Auctions se han subastado algunas unidades en un estado impecable, como las que ilustran en este artículo, por algo más de 100.000 euros (200.000 euros si hablamos del Spyder).

Maserati Ghibli II (1992-1997): el gran coupé deportivo

Maserati Ghibli 1992

No es un clásico cotizado, ni siquiera es un verdadero clásico. Pero el Maserati Ghibli II puede ser una buena alternativa de segunda mano para los amantes de los coupés italianos.

El Maserati Ghibli recibió relevo con el Khamsin, pero una vez más la marca recurriría al nombre Ghibli para un nuevo modelo lanzado en 1992 en los tiempos en que De Tomaso controlaba la compañía. El nuevo Ghibli llegaría como un sustituto de otro modelo que en sus comienzos también tuvo una gran acogida, el Maserati Biturbo. Se comercializó con un motor de seis cilindros en uve biturbo de 1.996 cm3 y una vez más, solo con una carrocería de tipo coupé.

El Maserati Ghibli II, lejos de ser ese clásico de culto que fue su predecesor, no aspira a tanto. Hoy en día es una buena opción para el que busque un gran coupé italiano de los noventa y se pueden adquirir unidades por menos de 30.000 euros en un decente estado de conservación. Maserati también fabricó algunas ediciones especiales y una versión de competición denominada Open Cup, que sí está muy cotizada actualmente.

Maserati Ghibli III (2013-): la primera berlina de acceso (y diésel) de Maserati

11
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Ghibli y Levante serán los dos nuevos Maserati, recuperarán el nombre de un viento Mediterráneo y cargarán con la responsabilidad comercial de la marca a lo largo de la próxima década.

No está nada mal que Maserati haya tomado la decisión de resurgir un nombre tan emblemático como el de Ghibli, aunque sea para una berlina de acceso y esta vaya a llevar un motor diésel. Es evidente que el Maserati Ghibli del Siglo XXI está llamado a cargar con la responsabilidad comercial de la marca y garantizar su rentabilidad. De sus ventas dependerá que Maserati siga fabricando esos espectaculares grandes turismos que han producido hasta la fecha y quién sabe si algo más…

Por si no fuera poco Maserati recupera la tradición de denominar a sus modelos con el nombre de un mítico viento, con ciertas excepciones como el Quattroporte que por razones obvias ya tiene un nombre suficientemente poderoso como para mantenerlo. El próximo SUV de Maserati se llamará Levante y estará basado en el prototipo Kubang que ya conocíamos en el Salón de Frankfurt en 2011.

Estos vientos del Mediterráneo están llamados a ser el revulsivo que lleve a Maserati a las 50.000 ventas anuales en 2015, lo que sería un verdadero soplo de aire fresco para los de Módena.

Fuente: Maserati | RM Auctions
En Diariomotor: Maserati Ghibli: el primer diésel del tridente en una berlina para todos los públicos | Maserati Levante y Maserati Ghibli, así se llamarán el SUV y la berlina del tridente