Renault Clio Sport-Tourer y R-Link, toma de contacto de la ranchera francesa asequible

 |  @pgimenezvilchez  | 

Recientemente hemos tenido una toma de contacto con el Renault Clio Sport-Tourer, anteriormente denominado Gran Tour, que ya fue presentado en sociedad durante el Salón del Automóvil de París. Esta nueva carrocería para el pequeño Clio le convierte definitivamente en un chico mayor. La versión Sport-Tourer es, en realidad, un familiar para los que más maletero necesiten, denominado oficialmente “break” o, como acostumbramos a decir en España, ranchera. Su precio parte desde 12.750 euros, sólo 850 euros más que un Clio berlina.

Es un modelo destacado dentro de la gama Clio, puesto que el anterior Clio III Gran Tour copó cerca del 20% de todos los Clio vendidos en Europa. En nuestro país, el mercado de los breaks ha rondado el 5% del segmento B durante 2012, algo similar a la media europea… aunque pueda parecer desconcertante. La clave de este coche residía en hacer un vehículo versátil y completo porque, según reflejan los estudios, era el único vehículo del hogar. Además su público estaba muy bien segmentado: mayoritariamente hombres, con claras necesidades de espacio por motivos familiares y de perfil masculino. Visto así, no parecía difícil fabricar un vehículo para satisfacer a estos clientes.

Renault Clio Sport-Tourer

En Renault se atreven a denominarle una ranchera deportiva, haciendo mención histórica al origen de estos vehículos cuando se perseguía “aunar la elegancia de un deportivo y la necesidad de transportar los fusiles, los perros o las cartucheras…” logrando una funcionalidad nunca antes conseguida.

Su razón de ser: el maletero

El Renault Mégane Sport Tourer es sólo 2,000 euros más caro y ofrece un maletero mayor —524 litros-, resultando una opción más redonda, tanto por dinámica, como por motorizaciones disponibles

Por estas razones es obvio que su principal baza sea, sin duda, el maletero: ahora cuenta con 358 litros, ampliables hasta 443 litros, gracias a un hueco ubicado bajo el piso del maletero… y superando holgadamente los 300 litros del Clio berlina. Asimismo, reclinando los asientos posteriores, el espacio aumenta hasta los 1380 litros. Además, para facilitar la carga y descarga, la boca del maletero se encuentra situada en una posición más baja que la del Clio berlina, apenas 60 centímetros del suelo.

Hablando de maleteros, el Renault Clio Sport-Tourer es la opción intermedia respecto a la competencia: su volumen de carga es mayor que el Seat Ibiza ST —13 litros más- e inferior que el Skoda Fabia Combi —75 litros menos-. Si queremos subir un escalón, el Renault Mégane Sport Tourer es sólo 2,000 euros más caro y ofrece un maletero mayor —524 litros-, resultando una opción más redonda, tanto por dinámica, como por motorizaciones disponibles.

Renault Clio Sport-Tourer

Es un Clio, pero ranchera

No te miento si te digo que aquí se acaban las diferencias con respecto al Clio. Sigue siendo el mismo vehículo, con idénticas motorizaciones, igual aspecto, idénticos acabados, misma distancia entre ejes e idénticas sensaciones de conducción. Por fuera parece el mismo coche, manteniendo el estilo y la esencia del Clio berlina, pero ganando en funcionalidad. Por eso, apenas hay cambios perceptibles…

Acaso se pueden encontrar los imprescindibles. De hecho, desde Renault afirman no haber querido tocar nada para hacer algo fluido, evitando que pareciese un Clio “con mochila”. Ahora mide más de 4.2 metros de largo y el mayor espacio de carga implica alargar la carrocería e introducir una nueva luneta de trazos más rectos. Los tiradores de las puertas traseras se mantienen ocultos en la carrocería… y ahora equipa barras de techo.

El habitáculo da un vuelco a la imagen exterior. La tapicería de color rojo, con ribetes del mismo color en las alfombrillas y los asientos bicolor contribuyen a ese toque jovial y moderno. Ahora disfruta de mayor espacio con respecto al techo para los pasajeros de las plazas traseras. Sin embargo, es algo justo por cotas el espacio para las piernas de los pasajeros que monten en dichas plazas… algo que no me ha parecido del todo correcto para lograr esa funcionalidad buscada.

Renault Clio Sport-Tourer

Renault R-Link: una tableta integrada en el salpicadero

A mi juicio, el salto de calidad de acabados del nuevo Clio es digno de mención. Acabados coloridos, con materiales que entran por los ojos y el tacto; así como nuevos detalles tecnológicos que antes se echaban en falta. Siguiendo esta línea, seguro que Renault conseguirá salir de la sosez a la que nos tenía acostumbrados. Contribuyen a ello elementos como la tarjeta electrónica —en sustitución de la clásica llave-, las radios con Bluetooth, las cámaras de marcha atrás, o el Renault R-Link: una tableta integrada en el salpicadero con apps como Twitter, Facebook, o control por voz… además del clásico GPS, acompañado, eso sí, de sonido 3D firmado por Arkamys que superará tus expectativas.

La pantalla del sistema Renault R-Link no sólo es táctil, ahora también está disponible el control por voz antes mencionado, que incorpora función TTS (Text To Speech), de forma que permite la lectura automática de mensajes, tuits/emails, información del tiempo, noticias, o texto de las distintas aplicaciones instaladas en el sistema. Las aplicaciones se descargan desde el R-Link Store, una especie de App Store desarrollada por Renault.

 

Entre otras utilidades preinstaladas, destaca la aplicación Coyote, donde otros usuarios pueden avisar al resto de la comunidad sobre accidentes de tráfico, tramos peligrosos o, mejor aún, la ubicación de radares móviles. ¿Inconvenientes? Principalmente uno: las aplicaciones vienen instaladas de forma gratuita durante los primeros seis meses…, pero desconocemos a cuánto ascenderá la cuantía final para la compra de las mismas a posteriori.

El sistema de navegación es TomTom, por lo que permite disfrutar de servicios como HD traffic o TomTom places –una base de datos de negocios-. Curioso es también el sistema R-Sound Effect, que emite a través de los altavoces del equipo de audio el sonido de diferentes tipos de motores, acordes a la velocidad o la aceleración en cada instante. No consiste tanto en un sistema para dar la nota, o dar el pego de un bicho gordo… está pensado en clave de humor. Y lo consigue realmente bien. No podría describirte lo que nos hemos reído mientras probábamos este sistema, seleccionando modos como el de “coche del futuro” o “Moto GP de 1970”.

Renault Clio Sport-Tourer

Nosotros nos hemos subido al Renault Clio Sport-Tourer 1.5 dCi, diésel de 4 cilindros y 90 CV: una opción muy frugal, con un consumo de sólo 3.6 litros a los 100 km/h. Lo mejor del motor es que pasa desapercibido en su funcionamiento diario para la mayoría de los mortales… Sus vibraciones están bien aisladas, no se siente perezoso, ni se percibe ningún sonido poco apetecible… es más, la entrega de potencia viajando en él dos personas pasa el corte con nota.

Sin embargo, la oferta de motores disponibles está compuesta por un abanico de cuatro posibilidades. Además del comentado, también están disponible dos TCe gasolina tricilíndricos de 75 ó 90 CV y otro diésel dCi descafeinado de 75 CV, todos ellos orientados a ser auténticos mecheros con consumos y emisiones ridículas. De hecho, en Renault se jactan de ser líderes de consumo en su segmento y conseguir emisiones de CO2 idénticas a las de un vehículo híbrido.

Driving eco2, el profesor de conducción eficiente

La guinda al pastel para alcanzar estos consumos son el sistema Start&Stop, recuperación de energía en la frenada y rejillas en el frontal de cierre automático para conseguir una mayor aerodinámica. A todos estos sistemas se les une la función “Driving eco2” que propone pautas al conductor para disminuir el consumo a través del sistema R-Link. Para ello evalúa nuestra conducción midiendo aspectos como el cambio de marchas o la aceleración para proponernos diferentes consejos que nos ayuden a realizar una conducción eficiente.

Renault Clio Sport-Tourer

En cierto modo, todo lo que aprenderemos son aspectos básicos. Por lo que si estamos bien formados en esta materia no será algo realmente atractivo, aunque siempre despertará el interés de los hypermilers y conductores austeros. La función más peculiar que estrena el sistema “Driving eco2” es “trayectos favoritos” que evalúa diferentes alternativas para circular por aquella donde, por sus características, el consumo sea más reducido.

Al igual que sus hermanos de marca y primos Dacia, el nuevo Renault Clio Sport-Tourer incorpora un sistema eco, activable mediante un botón situado junto a la palanca de cambios que, teóricamente, podría reducir el consumo hasta un 10% mediante un ajuste electrónico de la potencia entregada al pisar el acelerador, así como mediante la disminución de la potencia del aire acondicionado.

El motor empieza a entregar todo el par desde abajo, lo que acaba resultando muy satisfactorio, con fuerza desde el primer momento. Parece mentira, pero la forma con la que sube hasta 160 km/h no tiene desperdicio para ser un tricilíndrico.

Como en todos sus aspectos, en la dinámica tampoco se encuentran grandes diferencias respecto a un Clio berlina [Ya probamos el Renault Clio en Florencia]. Es cierto que ahora las suspensiones están puestas a punto especialmente para este modelo, con un tarado más firme pero que no resultan nada duras. Gracias a ellas, las reacciones en carreteras son firmes y el Sport-Tourer parece bastante bien asentado, incluso cuando el asfalto está en mal estado.

A alta velocidad en carretera es perceptible encontrar algo de sonoridad por el aire filtrado a través de las ventanas, algo que ya ocurría en el Renault Clio y en su versión deportiva RS, y que resulta lógico por otra parte, puesto que todos ellos usan los mismos ajustes.

La dirección es directa y resulta bastante confortable para un uso mixto en ciudad y carretera, donde adquiere mayor dureza, la necesaria para evitar incómodas oscilaciones. En líneas generales podríamos decir que no destaca por nada, lo que pienso está bien para un conductor que simplemente busque un vehículo noble que cumpla, y lo haga de forma notable.

La duda que me despiertan estos propulsores es si serían realmente satisfactorios cuando el vehículo viaje con el maletero cargado –como buena ranchera-, más sus respectivos ocupantes. Para averiguarlo, sería necesaria una prueba más a fondo, con condiciones de carga reales… Eso sí, en cualquier caso, las motorizaciones de 75 CV las descartaría a priori para una posible compra, mientras que echaría en falta el TCe gasolina de 120 CV que, de momento, no se va a comercializar en nuestro país. ¿Es su hermano mayor, el Renault Mégane Sport-Tourer, el vehículo ideal para alguien que busque algo más?

Precios de la gama Renault Clio Sport Tourer

 

AcabadoMotorRenault Clio Sport TourerAuthentique1.2 16V 7512.750 eurosAuthentiquedCi 75 eco214.400 eurosExpression1.2 16V 7514.300 eurosExpressionEnergy TCe 90 S&S eco215.200 eurosExpressiondCi 75 eco215.950 eurosExpressionEnergy dCi 90 S&S eco216.850 eurosDynamiqueEnergy TCe 90 S&S eco215.900 eurosDynamiqueEnergy dCi 90 S&S eco217.550 euros

 

En Diariomotor: Renault Clio Sport Tourer, un familiar asequible desde 12.750€ | Renault Clio Sport Tourer: una solución espaciosa pero económica
En Tecmovia: Así funcionará el sistema R-Link de Renault y su tienda de aplicaciones R-Link Store

Lee a continuación: Renault presenta la Clio Cup online: ¿se pueden reproducir en la pantalla las sensaciones de la competición?

El Clio es un utilitario disponible únicamente en versión de 5 puertas, que destaca por una oferta de propulsores gasolina de última generación y la posibilidad de escoger un cambio automático de doble embrague

  • Lannister

    Llamadme loco, pero me gusta 5.000.000 de veces más que el modelo de 5 puertas. ¡Y tengo 25 años! Supongo que me estaré aviejando a pasos agigantados. O Sencillamente que está mucho más proporcionado y a mi modo de ver, más trabajado en diseño.

    • humberto

      Jajajaja. Yo tengo 21 años y también me gusta mucho, quizá igual que el de 5p. El equipamiento que trae la unidad probada es excelente, y la calidad interior es muy buena.

    • Mario Herraiz

      Sigo pensando que debería haber una versión RS de esta carrocería… ¡estaría genial!

  • MrBlacksax

    Y a mi llamadme ignorante, pero ¿Qué es un hypermiler (bajo la 1ª foto del apartado Driving Eco 2)?
    Diría que alguien que hace muchos kilómetros (millas), pero el sentido de la frase me lo desmiente… Gracias

    • .Motorhome.

      Si no me equivoco es una persona que tiene obsesión por
      hacer un consumo lo mas bajo posible.

    • urbanowl

      Un hipermiller es un conductor que intenta hacer el máximo número de kilómetros por cada litro de combustible utilizando normalmente técnicas extremas.

    • MrBlacksax

      Gracias a todos! Hoy me acuesto un poquito más listo :)

  • urbanowl

    Veo un error en el artículo. No hay motor Dci de 3 cilindros: “…Nosotros nos hemos subido al Renault Clio Sport-Tourer dCi, diésel de 3 cilindros y 90 CV:…”
    Aclarádmelo si no es así.

    • Correcto, he tenido un baile de datos. Me refería al Tce de 3 cilindros, las alternativas diésel dCi son ambas de cuatro cilindros. Error subsanado, gracias por el aviso :)

  • Smat

    La anterior generación funcionó bien de igual modo que lo han hecho otros utilitarios familiares, y es que en una Europa asolada por la crisis un vehículo válido para cumplir con las exigencias de una familia joven por un precio que apenas supera en unos cientos de euros al de un utilitario convencional, es una estupenda alternativa.

  • Albinus

    Le pega diez mil patadas en diseño al berlina. Y luego se sorprenderán…

El Clio es un utilitario disponible únicamente en versión de 5 puertas, que destaca por una oferta de propulsores gasolina de última generación y la posibilidad de escoger un cambio automático de doble embrague