Toyota Avensis, a prueba. Así ha ido evolucionando el Avensis en los últimos años

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

El Toyota Avensis es todo un veterano. El modelo actual data de 2008 y en estos años y desde que os ofreciéramos nuestra primera prueba, ha pasado por una renovación completa y varias actualizaciones de gama, la última hace apenas unas semanas. Aunque el formato berlina siga gozando de cierta popularidad en Europa, el Avensis se puede haber visto desplazado por el éxito del Toyota Prius y el repunte que en su día vivieron los monovolúmenes, como el Verso, y más recientemente los SUV, como el RAV4. No obstante 2012 fue un buen año para el Avensis, sus ventas crecieron significativamente (un 30%) y alcanzó una cuota de mercado del 7,3%.

Para esta prueba decidimos optar por un Toyota Avensis con carrocería berlina, acabado intermedio Advance y un motor pensado para “tirar millas”, o en otras palabras, un kilometraje elevado a un coste bastante razonable. Precisamente la llegada del motor diésel 120D (124 CV) respondía a esa necesidad de un motor de gasóleo muy ahorrador que complemente la cada vez más completa gama híbrida de Toyota. Y es que junto al Hybrid Synergy Drive, este diésel de 1.998 cm3 se ha erigido como el motor más popular de la marca y la nueva estrella de los relevos generacionales de Auris y RAV4.

Para ir entrando en ambiente, con las jugosas promociones actuales de Toyota (al menos durante el mes de mayo), el modelo de nuestra prueba (120D Advance) partiría de 20.901 euros, o 22.501 euros si optamos por el Pack Ambition de faros bi-xenon, iluminación diurna LED y tapizados de Alcantara.

Así vivía su lavado de cara el último Toyota Avensis

Toyota Avensis 120D, prueba

Uno de los detalles más atractivos lo aportan las llantas de 17” y 18” con acabado grafito, que son de serie en Advance y Executive respectivamente.

Aunque el diseño original del Avensis de 2008 ya era bastante moderno y servía de introducción a lo que veríamos a continuación en el resto de modelos de Toyota, en su último lavado de cara el Avensis trató de afianzar su estética y su porte con una nueva parrilla y un nuevo frontal que hace que su longitud haya crecido 15 milímetros, o la integración para los faros antiniebla en un parachoques más aerodinámico. En su mirada achinada destacan ahora los LED de la iluminación diurna, integrados en el propio faro.

En la zaga también lucen nuevos cromados, una franja horizontal en la arista inferior y un diseño de los grupos ópticos caprichoso si lo comparamos con el modelo anterior.

Desde el acabado Comfort ya disponemos de llantas de aleación de 16”, que crecen a las 17” en este Advance y a las 18” del Executive. A partir de las 17” se ha aplicado un tratamiento en un tono gris grafito que a priori aportaría elegancia, un detalle que destaca especialmente en combinación con la carrocería blanca como se puede apreciar en nuestro sujeto de pruebas.

Un acabado más cuidado que aún así no deja de ser modesto

Toyota Avensis 120D, prueba

Me temo que el salto de calidad que hemos apreciado en los últimos Auris y RAV4, aún no ha llegado a la gama Avensis, salvo un pequeño lavado de cara sufrido en el ecuador de su vida comercial.

En el interior se nota que Toyota ha trabajado para afianzar la sensación premium de los ocupantes, podría decirse que el Toyota Avensis es más europeo. La disposición de los elementos apenas ha cambiado en todos estos años, los ajustes parecen buenos, y el tacto de los materiales, aunque por su dureza no sea ideal, al menos aparenta durabilidad. En general no creo que este Toyota Avensis destaque por la calidad interior apreciada, y aquí quizás le pesen los años, de hecho no tiene nada que ver con el verdadero salto cualitativo que sí han dado los nuevos Auris y RAV4, que en mi modesta opinión han llegado a un nivel de refinamiento que nada tiene que envidiar a las referencias de sus respectivos segmentos.

El revestimiento de las inserciones y la consola central en la que se integra el equipo táctil de navegación y la palanca de cambios, sí que aporta mucho al resultado estético de este habitáculo.

El Toyota Avensis cuenta, por supuesto, con el sistema Toyota Touch (de serie en Advance) con pantalla táctil a color de 6,1” o Touch & Go (de serie en Executive) con navegación. Toyota apela a que su sistema es muy accesible y económico, de hecho ya hemos visto como se ofrece de serie en casi toda la gama Avensis o incluso en modelos muy económicos como el Yaris. Por ejemplo, un Avensis Advance puede incorporar el Touch & Go con navegador por 600 euros.

Entre los sistemas de seguridad que equipa el Toyota Avensis nos encontramos con el control de crucero adaptativo, aviso de cambio involuntario de carril y mantenimiento de la trayectoria y sistema de precolisión (con alerta activa y asistencia de frenado de emergencia y activación de los pretensores de los cinturones).

Sin ser excesivamente grande, con 4,71 metros de longitud, el Toyota Avensis con carrocería berlina goza de un maletero con un volumen de más de 500 litros.

El acabado Advance cuenta con unos asientos de tela aceptables, con suficiente sujeción lateral en los delanteros y también en las plazas laterales traseras. La central trasera sigue contando con la ventaja del suelo completamente plano y ausencia de túnel central, con lo cual el espacio para las piernas es holgado, pero sigue siendo incómoda por su base ligeramente elevada y el respaldo duro tras el que se despliega una bandeja y nos encontramos con una ventanilla que comunica con el maletero, muy útil para llevar objetos muy largos como unos esquíes.

Opcionalmente podemos sustituir los tapizados de tela por Alcántara (junto con iluminación diurna LED y faros bi-xenon en pack, supone 1.600 euros adicionales) o directamente recurrir al acabado Executive que ya de serie recibe tapizados de piel en tono negro o Aqua (un gris bastante claro). En este último caso los revestimientos de piel también se integran en las puertas, pero no en los paneles del salpicadero.

Una de las mayores virtudes del Toyota Avensis sigue estando en su gran maletero, con un volumen de 509 litros (y 543 litros en el familiar Cross Sport) sin abatir asientos. El sedán es un estricto cuatro puertas, es decir, dispone de una tapa de maletero en vez de portón. Bajo el doble fondo del maletero disponemos de una bandeja de porexpan en la que encajar objetos de pequeño tamaño, como un juego de bombillas, el gato o los triángulos y bajo este una rueda de repuesto temporal. Como ya decíamos anteriormente no falta una ventana que comunica el espacio de carga con el maletero por la plaza central, para portar los esquíes, ni tampoco una banqueta trasera con respaldos abatibles en dos piezas.

Toyota Avensis 120D, prueba

Actualmente la promoción Toyota + por 1 euro hace que el acabado Advance sea más económico que el Comfort de acceso, con lo cual se convierte en la opción más recomendable salvo que queramos optar a un tope de gama Executive.

En cuanto a las líneas de acabado existentes, que más o menos hemos ido posicionando en este artículo, destacar que la más económica será la denominada Comfort. Esta incluye de serie llantas de 16”, control de crucero, aire acondicionado, iluminación diurna (pero no por LED), Bluetooth con manos libres y control dinámico de estabilidad y tracción VSC+.

No obstante, en el momento en que publicamos esta prueba (y al menos hasta finales de mayo), Toyota ha decidido pegar un empujón al Avensis (entre otros modelos) ofreciendo un descuento muy generoso de hasta 5.049 euros con el acabado Advance. En otras palabras, un Toyota Avensis con acabado Advance es más económico que un Comfort y parte de los 19.901 euros para el 140 Advance de gasolina y de 20.901 euros para el 120D Advance diésel. Como equipamiento adicional al Comfort añade de serie llantas de 17”, climatizador bizona, Toyota Touch, retrovisores plegables eléctricamente, retrovisor interior antideslumbramiento y sensores de lluvia y de luz.

El Executive, como tope de gama, ofrece llantas de 18”, sistema de entretenimiento y navegación Touch & Go con equipo de sonido premium de 11 altavoces y radio digital DAB, iluminación diurna LED, faros bi-xenon adaptativos, asientos de piel y sistema de acceso y arranque sin llave.

Y mucho ojo. Aún no hemos hablado con detenimiento del motor diésel de 124 CV, que muy probablemente sea uno de los aspectos más importantes de esta prueba que culminaremos con el análisis dinámico y del motor en la segunda parte de mañana.

En el archivo de Diariomotor: Prueba del Toyota Avensis 1.8 VVT-i Advance [2010]

Toyota Avensis 120D, prueba

Lee a continuación: Luces LED y un poco de maquillaje en el lavado de cara del Toyota Avensis

El Toyota Avensis destaca en el segmento por sus líneas sencillas y un amplio habitaculo. Se puede solicitar con carrocería berlina o familiar y puede tener mucho equipamiento.

Ver todos los comentarios 13