Seat Alhambra, toma de contacto: viajando con un chico grande, diésel y automático

 |  @omiguel  | 

El Alhambra es, junto al Exeo y al Mii, uno de los pocos Seat que no hacen referencia a una ciudad

Alhambra, además de ser el nombre del palacio andalusí de Granada, es el nombre del Seat más grande que se comercializa actualmente, un auténtico MPV pensado para viajar con la familia con espacio de sobra.

Hace unos días pude catar durante un breve período de tiempo un Seat Alhambra que estaba bien equipado en cuanto a tecnología y que contaba con una combinación de motor diésel 2.0 TDI de 170 CV y transmisión con caja de cambios de doble embrague DSG. Esta combinación está cada vez más demandada, porque el que viaja mucho suele querer hacerlo con comodidad. Style es el acabado de partida de este Seat Alhambra pero los extras son muy numerosos.

Imponente y racional por fuera, bien acabado por dentro

Alterna elementos bien acabados (lacados o cuero de los asientos) con elementos mejorables como el plástico de los huecos o de los tiradores de las puertas

Si de algo puede presumir el Seat Alhambra es de imponer por su tamaño y sus líneas pensadas esencialmente para ganar un precioso espacio interior. Sin embargo Seat se ha esforzado por aportar algo más a esa racionalidad suavizando las formas y saliéndose de lo clásico en aspectos como los faros (donde se nota claramente la herencia del primo Volkswagen Sharan).

A pesar de su contundencia la superficie acristalada es muy grande – gracias en parte al largo techo solar – por lo que la visibilidad y la iluminación suman muchos puntos.

El acabado interior es muy bueno, con cuero y elementos suaves pero hay cosas de calado más low-cost

Al subirse de un salto al interior se aprecia, al menos en este acabado Style, un gran punto de calidad observando el salpicadero y los asientos. El primero está cubierto por plásticos blandos y cuenta con unos lacados negros muy bien acabados mientras que los segundos están completamente realizados en cuero y resultan muy cómodos en marcha regular. Los delanteros cuentan con ajustes eléctricos que permiten tener una posición de conducción – o de copilotaje – muy elevada. La palanca de cambios o el volante también llevan cuero, este último con un tacto bastante duro.

Por otro lado hay plásticos duros que parecen estar fuera de su lugar como el de los reposabrazos en las puertas o el de los huecos portaobjetos de estas últimas. Por huecos no será, es otro de los puntos fuertes del Alhambra. Además de los habituales, y muy suculentos, espacios en los bajos de las puertas, también hay portavasos en el túnel central, un generoso espacio debajo del reposabrazos delantero y una guantera sobre el salpicadero cuya tapa se despliega con un botón. Por contra, la guantera del acompañante es ridiculamente pequeña.

Desde dentro la visibilidad trasera es enorme gracias a la enorme luneta

La comodidad en las tres dimensiones está garantizada en la parte más delantera del habitáculo mientras que en la trasera se puede llegar a echar en falto algo más de espacio para las piernas y una mayor sujección de cada banqueta. En esta zona cabe destacar el ajuste central para la tercera zona de climatización, las palancas laterales que permiten abatir los asientos o las mesillas desplegables acompañadas del doble juego de reproductores DVD con pantalla.

Haciendo la vida más fácil con el portón automático, las puertas correderas automáticas, etc

Veamos, el coche es familiar así que debe ser cómodo ir con la familia. Pensemos en niños y personas mayores accediento y conviviendo en el vehículo. Para empezar la altura del Alhambra con respecto al suelo podría ser un pequeño handicap pero puede que a muchos les compense por algunos beneficios como las puertas traseras correderas. Es una vuelta a un clásico después de que algunos rivales abandonasen esta opción.

Para entrar en las plazas traseras o meter cosas en el maletero no tenemos que esforzarnos, un punto más de comodidad

Este Alhambra lo lleva al extremo convirtiendo las puertas correderas manuales en automáticas: desde fuera se acciona su apertura o clausura simplemente moviendo la maneta ligeramente hacia la dirección adecuada, a partir de aquí se abre o se cierra de forma automática. Igualmente se abre o se cierra automáticamente desde el interior con los tiradores, los botones situados en los pilares B o en los botones de la consola central (bajo el control del climatizador).

Continuando hacia la zaga, su constitución prácticamente vertical anticipa el enorme espacio que atesora en su interior, especialmente cuando las dos “mini plazas” de la tercera fila van abatidas formando un suelo completamente plano. En ese caso este Seat es casi casi como una pequeña furgoneta Combi capaz de echarnos un cable incluso para una mudanza. Para facilitarlo aún más, un toque al botón del portón comienza la apertura automática (algo lenta para mi gusto) y otro situado en el interior del mismo permite cerrarlo también de forma automática.

Lane Assist, detección de señales de tráfico, Park Assist, cámara de visión trasera, navegador Seat Media System…

A día de hoy el punto tecnológico de un coche es más que importante y cuanto más se use para viajar más tiene sentido que el coche te lo haga más fácil. Este Alhambra Style cargado de extras incluía algunas asistencias de viaje como el Lane Assist, un sistema encargado de velar que el coche no se salga del carril sin la voluntad del conductor. Su arma principal para combatir este problema es la toma del control del volante.

¿Asistencias que no lleva el Alhambra? El control de velocidad adaptativo por ejemplo.

Nada más acercarnos a una de las líneas que delimitan un carril, sin volantazo correcto o intermitente entre medias, el Lane Assist ajusta la dirección del volante para llevarnos de vuelta al centro del carril. Lo hace solamente durante unos segundos, suficientes para deshacernos del despiste. Para ofrecernos más seguridad incluso muestra en la pantalla de conductor los bordes del carril si los detecta. En esa misma pantalla se muestran los límites de adelantamiento o de velocidad detectados al analizar las señales de la carretera.

El Park Assit semi-automatiza la tarea de aparcamiento en línea o en batería. Basta activar el Park Assist y circular en paralelo a los coches aparcados hasta que en la pantalla de la consola detecte un hueco (aparece una R). A partir de aquí hay que engranar la marcha atrás y el sistema tomará el control de la dirección, con lo que nuestra tarea será acelerar, frenar o cambiar a la marcha delantera según nos lo indique.

Para aparcar también contamos con la ayuda de la cámara de visión trasera, bastante precisa y con guías, mientras que para navegar el sistema de navegación Seat Media System nos ofrecerá indicaciones de ruta en la pantalla táctil de 6.5” del salpicadero o en la pantalla de la consola del conductor.

Seat Alhambra TDI DSG: automático, razonablemente potente y silencioso

Su potencia es más que suficiente y usando las levas del volante se le puede sacar mucho jugo

Con 170 CV en las ruedas delanteras el Seat Alhambra se mueve muy bien y su aceleración es contundente, al menos cuando sólo estoy yo en el coche (no he podido hacerme con cuatro personas más y un surtido de maletas para la ocasión). Es potente y gracias a la “D” del DSG la entrega es suave.

Al pasar de la mitad del acelerador la potencia se entrega más enérgicamente y la transmisión reduce relaciones, pero la forma de sacarle más jugo es usar las levas situadas tras el volante: el salto entre marchas es más ágil. Es útil para realizar un adelantamiento rápido por ejemplo, esa sería una buena justificación para que un coche de corte viajero lleve levas del cambio.

El cambio DSG en modo Drive es muy disimulado, pero rápido no. Para cambiar ágilmente ya están las levas.

Tras un buen rato de marcha por carretera, en un día con unos 27º de temperatura y por zonas bastante llanas el consumo se quedaba ligeramente por debajo de los 7 l/100 km (homologa 5.9 l/100 Km en ciclo mixto). Al ser una prueba tan corta y un recorrido no habitual no sirve de referencia, aunque sí que sirve el tema de la sonoridad: pese a su corpulencia el ruido aerodinámico es bajo y además el bloque a gasóleo está bien aislado.

¿Y qué hay de su comportamiento dinámico? El Alhambra bascula muy bien en las curvas, no se zarandea con inercia y aún así es capaz de minimizar las irregularidades del trazado, sobre todo a bajas velocidades. Este compromiso permite una circulación suave a velocidades legales pero no trazar curvas cerradas a elevada velocidad, en ese caso ni las suspensiones ni los asientos lo convierten en algo cómodo.

Precio y conclusión de la toma de contacto

El Seat Alhambra 2.0 TDI 170 CV DSG Style tiene un precio de partida de 39.690 euros al que habría que sumar el precio de todos los extras (llantas de aleación de 18” Akira, tapicería de piel, puertas correderas y portón automáticos, techo panorámico, faros bixenón, navegador Seat System 3.2 con pantalla táctil y Bluetooth, los reproductores DVD, etc) que sumaría en torno a 4.000 euros más de equipamiento.

El Alhambra es un coche para viajeros que quieren espacio de sobra para todo

Huelga decir que esta prueba ha sido muy corta y por lo tanto no se puede concluir nada de forma taxativa pero desde luego las sensaciones que produce este coche son de comodidad para viajes y de espacio de sobra para casi cualquier cosa. Claramente está hecho para familias que quieren viajar a lo grande y no preocuparse de si hay espacio suficiente en el maletero, de igual forma que lo hacen otras alternativas como el Ford Galaxy o el Renault Grand Espace entre muchas otras.


En Diariomotor: Seat Alhambra 2012 | Seat Alhambra, nuevos motores y equipamiento | Seat Alhambra 4, precios y motorizaciones para España

Lee a continuación: Seat 4KIDS, equipamiento familiar para los Ibiza ST, Altea y Alhambra

El SEAT Alhambra es un gran monovolumen de siete plazas con un gran maletero y puertas traseras correderas.

Ver todos los comentarios 9
  • JotaE

    Por ese precio preferiría sin duda el Grand Voyager, mucho mas coche, mas comodo y bonito para mi gusto, ademas de que satisface mejor cualquier necesidad de espacio.

    • .Motorhome.

      Puro diseño italiano además, en fin…

    • MAKAKO

      La Grand Voyager solo seria por apariencia ya que el motor de la Seat es mejor,el cambio es mejor y en cuanto comodidad como dices los asientos del medio son mas pequeños y los traseros tienen una forma rara y poco comoda o eso parecen te pongo una foto en el enlace:

      http://www.ichauffeur.co.uk/a/i/grand-voyager-interior.jpg

      • JotaE

        Todo lo que decía relacionado con el Grand Voyager, es porque tengo uno (2007). Es comodisimo el Stow and Go, puedes usar el coche como furgoneta, yo he llevado dentro dos motos sobrando espacio incluso y ademas en los viajes (somos 6 en la familia) esta genial tener esos huecos debajo de los asientos de la fila central, caben mas cosas de las que podría imaginar. Por comodidad me parecen muy muy cómodos y con espacio suficiente para viajar 7 adultos. La única pega es que el pomo para abrir las puertas correderas es bastante incomodo y si vas con alguien que no esta habituado a montar en el coche, le tendrás que abrir la puerta porque el solo no sera capaz.

  • JotaE

    Aunque ojala el Voyager tuviera ese cambio DSG

  • nombre

    la para un coche aceptable que tienen lo estropean con un preco elevado.

  • MAKAKO

    Hice 2 configuraciones con este motor y varios extras entre ellos los que nombras y salia mas caro que el VW.

  • Alejandro

    Es exactamente el mismo cuadro de mando de un Scirocco, Polo GTI, Golf VI. En otros modelos Seat al menos cambian los diales… Es totalmente un reciclado de un Sharan…

  • Rest

    La versión 4 es ideal. Salvo cuatro tontunas es practicamente una Sharan.