Citroën DS3 Cabrio, rápido y racional. Prueba del THP 155

 |  @davidvillarreal  | 

¿Estamos ante una alternativa económica al Mini Cabrio? Esta es la pregunta que nos hacíamos ya en la introducción de nuestra prueba del Citroën DS3 Cabrio. Sabemos que los franceses han trabajado en un modelo distinguido, bien equipado y con la presencia de ciertos detalles que en general culminan un producto de calidad. Por precio se situaría a medio camino entre un Fiat 500C y un Mini Cabrio, pero por su diseño está más cerca del primero que del segundo. No es un descapotable al uso, sino un automóvil con loneta retráctil y marco de techo fijo. ¿Y qué diremos al respecto de su dinámica?

Por si no fuera poco tenemos en nuestras manos un Citroën DS3 Cabrio THP 155, el más potente y deportivo, con un motor muy conocido por todos en esta categoría, el bloque de 1.6 litros en su versión sobrealimentada. La elección de un motor de esta potencia en un automóvil de su tamaño siempre estará condicionada por la búsqueda del cliente de ciertas prestaciones. La referencia la podemos tener en un Abarth 500C o un Mini Cooper, incluso un Mini Cooper S.

¿Dará la talla el galo?

Sonido con carácter pero contenido

El gorgoteo del escape te encandila, el rugido es correcto, sin más. Pero no destacará por su sonido ni nos resultará especialmente molesto.

Bajamos la capota, encendemos el contacto y el gorgoteo que llega hasta nuestros oídos comienza a motivarnos. Se aprecia que a la hora de trabajar la línea de escape Citroën afinó los instrumentos para deleitar a los oídos del conductor, pero sin llegar a resultar demasiado molesto o llamativo. El sonido, aunque con diferentes matices, podría recordarnos a las notas procedentes de un Volkswagen Golf GTI. Antes de acelerar incluso ya puedes imaginarte que llevas entre manos un coche potente, pero el sonido no llega a tener el carácter de un deportivo de la talla del Abarth 500C.

Citroën quiso fabricar un producto entretenido pero menos pasional que el turinés.

El Citroën DS3 Cabrio THP 155 es rápido como un buen mini-GTI

No será una bala, ni pretende serlo, pero sus registros son comparables a un Mini Cooper S y a un Abarth 595C Turismo que son ligeramente más potentes.

Desde el primer pisotón al pedal derecho ya te percatas de su potencia y empuje. Este bloque de 1.598 cm3 empuja con mucha fuerza desde abajo y solo os diré que acelera de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos, una décima más lento que un Mini Cabrio Cooper S que curiosamente emplea este mismo motor potenciado a 184 CV. El mismo tiempo también que un Abarth 595C Turismo de 160 CV. En definitiva, que no podrá presumir de unas cifras descomunales dentro de su categoría pero sí de estar a la altura de sus rivales.

De hecho el gran fuerte de este Citroën DS3 Cabrio lo tenemos en su peso y en la rigidez estructural de la carrocería, que para compensar la merma sufrida por la desaparición de un techo rígido y el uso de una capota de lona, ha incrementado su masa en aproximadamente 25 kilogramos respecto a un Citroën DS3 sin techo descapotable.

Es un coche más pensado para tener unas buenas prestaciones y ser práctico, que para un disfrute de la conducción radical. La segunda es demasiado larga, como los recorridos de la palanca de cambios.

Lo que más me sorprendió en un primer momento fue el desarrollo tan largo de la segunda velocidad y quizás en ese punto ya empezase a percatarme de que Citroën pensó en este vehículo para su disfrute, pero ante todo en que resultase tan práctico para el día a día como los motores más modestos de su catálogo. Al acelerar a fondo en segunda alcanzas zona roja del cuentarrevoluciones sobre los 110 km/h, con lo cual podrás imaginarte como funcionan sus desarrollos y que a la hora de deleitarte con la conducción su tacto nada tendrá que ver con el de un Abarth o un Cooper S.

Esta versión solo está disponible con cambio manual de seis velocidades. El resto de motores de gasolina cuentan con un cambio manual y el diésel con un cambio manual pilotado (sin pedal de embrague y con función automática) de seis relaciones.

Aunque la palanca de cambios está situada a cierta altura, para acortar los movimientos entre la mano y el volante, hubiera sido deseable que estos fuesen más precisos y cortos.

El Citroën DS3 Cabrio THP 155 tiene suspensiones firmes, pero bastante cómodas. No ha sido concebido con un espíritu radical (esperemos al DS3 Cabrio Racing), sino como rápido y práctico para el día a día.

La dirección sí es precisa, pero algo blanda. Lo mismo sucede con las suspensiones, bastante firmes para mantener a raya la carrocería de este pequeño descapotable y evitar cualquier ápice de balanceo, pero mucho más cómodas y blandas de lo que nos encontraríamos en sus rivales. El equilibrio me parece bastante logrado para un automóvil que de verdad ha sido concebido para el día a día y que tendrá que enfrentarse a los obstáculos de la urbe, a los resaltos, a las irregularidades del terreno, a sus llantas de 17” y – por desgracia – algún que otro bordillo.

No tenemos un tacto de kart y quizás echamos en falta más firmeza lateral en los cambios de dirección. Pero por contra nos llevamos un coche con el que nos hemos divertido, y mucho, por carreteras muy reviradas, y salvando las peculiaridades de espacio de su carrocería, nos ha resultado muy práctico y cómodo durante la semana que ha estado durmiendo en nuestro garaje.

Si lo que queremos de verdad es un utilitario radical y con garra, habrá que esperar a la llegada de un hipotético Citroën DS3 Cabrio Racing.

Y a la hora de hablar de los consumos también podemos congratularnos de sus 5,9 litros/100 kilómetros y sus 137 g/km de CO2, similar al de los Mini Cabrio Cooper y Cooper S y muy inferior al del Abarth. Durante mi prueba en carretera, a 120 km/h de marcador en recorrido compensado y sin más carga que mis 70 kilogramos, obtuve un consumo de 6,5 litros/100 kilómetros que a priori no se eleva tanto con respecto a los consumos oficiales.

Tampoco me resultó complicado estar por debajo de los 7 litros/100 kilómetros en trayectos urbanos, entre otras cosas gracias a la sobrealimentación y a su potencia, que te permiten circular sin problemas a un regimen bastante bajo del motor. Con un depósito de 50 litros podemos gozar de una autonomía relativamente alta para sus características y hacer sin problemas más de 600 kilómetros sin que se encienda el indicador de la reserva del depósito.

En definitiva, que si por algo brilla este Citroën DS3 Cabrio es por ser rápido y divertido, pero mucho menos radical y más práctico de lo que nos podríamos imaginar por sus prestaciones. Con lo cual me pregunto si de verdad quien esté buscando un utilitario suficientemente potente, pero práctico, tendrá necesidad de un THP 155 o se podrá conformar con un VTI 120, con los mismos consumos, menos potente y sin turbo, pero 2.550 euros más económico con un acabado Style.

En Diariomotor: Prueba del Citroën DS3 | Presentación del Citroën DS3 Cabrio

Lee a continuación: Citroën DS3 Cabrio, la alternativa versátil. A prueba el descapotable francés

El DS3 es un coche urbano con un marcado hincapié en el cuidado de su estética y los detalles de personalización que se encuentra disponible tanto en carrocería de 3 puertas como en una variante cabrio.

  • Advan

    Para kart el actual Mini pero de primera la generación. Insisto, ¿Es cierto que Citroën no oferta ya el DS3 Racing en España?

    • Me temo que estás en lo cierto, aunque intentaré informarme mejor.

      • Advan

        Gracias David. Todo surgió cuando leí sobre la presentación de este DS3 cabrio, donde se matizaba que se ofertaría con el motor más potente de la gama, el mismo que habéis probado el 155 THP. Justo cuando habéis realizado esta prueba me ha dado por curiosear, y por lo menos en la pagina web ya no aparece el DS3 Racing como configurable. : S

  • Pingback: Citroën DS3 Cabrio Racing Concept, ¿llegará a producción?()

El DS3 es un coche urbano con un marcado hincapié en el cuidado de su estética y los detalles de personalización que se encuentra disponible tanto en carrocería de 3 puertas como en una variante cabrio.