Rush. Esta vez sí llovió a gusto de todos

 |  @davidvillarreal  | 

Amantes del cine y amantes de la competición, este fin de semana os proponemos un plan inmejorable. Se estrena Rush, una película que sin lugar a dudas ya ha entrado en nuestra lista de imprescindibles, la apasionante historia de dos leyendas y de una temporada épica para la Fórmula 1. James Hunt contra Niki Lauda, el verdadero combate del siglo, los Ali y Frazier del automovilismo.

Alguno se había echado a temblar cuando se conoció que Hollywood llevaría a la gran pantalla la historia de aquella temporada de 1976. A la dirección Ron Howard y subyacente el temor de que la industria del cine no supiese apasionar a aquellos que lo vivieron en primera persona y a los que no perdonarían el mínimo error de ambientación o alguna infamia histórica, aficionados y fieles seguidores de la Fórmula 1 durante décadas. No estamos hablando de adaptar el Código da Vinci, sino de una historia épica, de carreras y velocidad. Probablemente así será como a partir de ahora recuerde el gran público general la historia de aquella temporada y la vida de dos leyendas, James Hunt y Niki Lauda.

Para el neófito el filme podría haber caído en demasiados clichés. Nada más lejos de la realidad, lo que sucedió en 1976 fue mucho más brutal que la ficción de Rush.

Ayer mismo, el jurado se encerraba para dar su veredicto. Goodyear y su improvisado product placement involuntario – por la ambientación histórica de aquellas carreras – convocaba a un nutrido grupo de periodistas del motor, responsables de comunicación de la mayoría de las marcas de automóviles en nuestro país, un público ilustrado en historia de la Fórmula 1, pero también muchos invitados que probablemente jamás vieron correr a Hunt ni a Lauda y que desconocían por completo aquellas historias.

Rush tenía que satisfacer a todos y las fórmulas de Hollywood para lograrlo ya las conocemos. A priori podría parecer que la película habría caído en muchos clichés, las adicciones de Hunt, sus aventuras sexuales con el protagonismo de Olivia Wilde, los insultos proferidos a Lauda o la gravedad de las heridas que sufrió el austriaco en Nürburgring. Pero no es menos cierto que probablemente la realidad fuera aún más brutal, que de los excesos de James Hunt se podrían escribir varios libros y que aquellos testigos de la reaparición en Italia de Lauda se sentirían tremendamente aterrorizados al ver el aspecto del austriaco y su afán por volver a correr, Niki lo ha reconocido en más de una ocasión.

Daniel Brühl aprendió a conducir un Fórmula 3 y pasó bastante tiempo en Viena para perfeccionar su acento austriaco. Thor tuvo que adelgazar varios kilos y perder músculo para ser un James Hunt creíble.

Ahora bien, sería difícil encontrar un relato más fiel de aquella leyenda perpetuada por los protagonistas, la misma que podemos contemplar en muchos documentales y entrevistas a Niki Lauda. Mención aparte a la excelente ambientación, para la cual se utilizaron monoplazas reales y algunas réplicas muy trabajadas, razón por la cual tal vez peque de falta de sensaciones y velocidad. La indiscutible calidad gráfica y hasta el tono sombrío y oscuro del aguacero de Nürburgring y el monzón del Monte Fuji y la sobrexposición del sol y la samba de Brasil. Incluso la breve aparición del circuito del Jarama, en cuyo gran premio Hunt fue descalificado (aunque dos meses después recibió sus puntos) y la anécdota de los guardias civiles con sus correspondientes tricornios.

Hasta la abnegación de los actores por verse inmersos en el papel, con Daniel Brühl aprendiendo a conducir en la vida real un Fórmula 3 y aprendiendo el acento austriaco-alemán en Viena. Conviviendo con el propio Niki Lauda para meterse durante apenas un par de horas en su cicatrizada piel. Chris Hemsworth también tuvo su particular viacrucis dejando atrás el personaje de Thor y perdiendo musculatura para dar realismo a Hunt the Shunt.

Rush no será esa película que volveremos a ver por enésima vez cuando nos pongamos nostálgicos y tontorrones, como sí haríamos con Senna.

Parece que esta vez sí llovió a gusto de todos y no como en aquellas temerarias carreras de 1976. Que en general Rush supo cautivar a todos por igual y las críticas dan fe de esta afirmación. No creo que Rush sea esa película que veremos cuando nos pongamos nostálgicos y tontorrones, como sí haríamos con Senna, pero nadie podrá negarme que probablemente estemos ante una película de culto, con la gran responsabilidad de “re-escribir” la historia y de contarle al mundo lo que sucedió en 1976.

Rush será como lo recordaremos a partir de ahora.

Fotografías: Rush
En Diariomotor: Aviso spoilers: cuatro documentales imprescindibles para ver antes del estreno de Rush

Lee a continuación: Aviso spoilers: cuatro documentales imprescindibles para ver antes del estreno de Rush

  • chon

    ojalá sea como dicen, y por fin haya una película a la que nos podamos referir los amantes del automovilismo en general, y dejar a un lado las bodrios tipo fast and furious, ¡yo quiero ir a verla!

  • Daniel Aguilar

    quiero verla pero YAAAA

  • Ruben Oreiro

    Recuerdo que Grand Prix de 1966, no era un bodrio.

  • Daniel

    Si amas la F1, te decepcionará. Hay fallos importantes en una peli que se supone que refleja el duelo entre Lauda y Hunt. Desde 1975 Lauda llevaba AGV y en la película lleva un Bell (igual AGV no dejó usar su marca, pero no lo sé). El casco de Hunt era de los primero que llevaba tubo de aireación y no lo lleva, las gradas que supuestamente son del Jarama son de a saber dónde…
    Son fallos de producción imperdonables, y hay muchos más. Si quieres ver una peli entretenida tipo días de trueno vale. Si amas la F1, es una decepción. Lo mejor las últimas imágenes reales de Lauda y Hunt…

    • albaena

      Vaya, siempre hay alguien que pone pegas. Yo sigo la F1 desde que tengo memoria y no me ha decepcionado para NADA. Me ha encantado, me ha estremecido sabiendo el final, porque se nota que se ha hecho con mimo y con detalle. Si quisiera datos puros y hechos objetivos me iría a una enciclopedia. Una película busca emocionar y Rush lo consigue de sobra, a mí las imagines grisáceas de la pista en medio de un diluvio, el rugir de los motores, ver mecánicos fumando un pitillo en boxes, un tío tirado en el césped a pie de pista haciendo fotos en medio de la carrera, el “nosequé” de las imágenes de antes… me ha dejado mirando la pantalla como el niño que veía el último GP de F1 que se celebró en Jerez. Me quejaría mucho antes de las imágenes recreadas de forma enteramente digital que de detalles nimios como los que comentas. Tampoco creo que el coche en el recogen a Lauda unos italianos y que él mismo conduce pudiera pegarte a los asientos de un pisotón en el acelerador, pero qué más da.

      Lo que tu llamas fallos de producción imperdonables, tienes que decírselo a los profesionales que han hecho posible un proyecto por el que todo amante de la F1 y del motorsport en general deberíamos estar tremendamente agradecidos, para mí son ridiculeces cuando lo pones junto al conjunto que ha logrado Ron Howard. Además, una película en la que tienen que aparecer tal cantidad de marcas registradas es un suplicio a la hora de conseguir los correspondientes permisos.

      Vamos, que la afirmación categórica con la que empiezas tu comentario conmigo se ha ido al garete. Un saludo.

      • Daniel

        Yo he expuesto mi opinión con respeto y si se va al garete, será cosa mía.

        Son detalles que aprecia alguien que ama la F1 y más si me venden una película como me la han vendido. SI os parece una joya me alegro y me alegra que la gente pueda ir al cine a ver F1, pero considero que al garete se va una película en la que James Hunt lo interpreta Chris Hemsworth. Cada opinión merece respeto y en mi caso no es una oda a a F1.
        Y te garantizo que más gente que ama la F1 y que ha ha vivido la F1 desde los 70 y que han estado en el GP en el Jarama opina lo mismo que he expuesto.

        Vuelvo a decir lo que dije. Es una película documental, pero La lucha real De Senna y Prost y la tensión en los Briefs de “Senna” si me ponen los pelos de punta. La conversación con el doctor antes de salir en Monza y morir en Tamburello, te encogen el pecho.

        No son comparables, pero yo hablo de sensaciones. Me alegra que que la gente disfrute con Rush, pero a mi me decepcionó mucho.

        Una opinión es personal y el respeto es cuestión de clase.

        • albaena

          Ojo que yo te he contestado con respeto, simplemente te digo que lo tuyo es una opinión pero no se puede afirmar tajantemente lo que dices. Es una película basada en hechos reales, no un documental puro. Con Hunt vivo seguramente hubiera sido distinta. A mí me gustaría ver una versión de Rush enfocada el duelo de Senna y Prost, incluso si hay errores del tipo que comentas.

          Yo disfruté mucho de la película y la respeto porque sé el trabajo que tiene detrás un film y más de este tipo, no entiendo como a alguien que le gusta la F1 puede decepcionarle porque es algo que ves desde la emoción y no con wikipedia en la mano, pero bueno, hay de todo.

          Un saludo.

          • Daniel

            Decir que una opinión se va al garete, no me parece contestar con respeto, pero igual es sensación mía.
            Solo he sido tajante en mi opinión y en que me ha decepcionado, nada más. Que en el 76 Lauda llevaba AGV o que el Jarama no es lo que nos muestran, no es un dato de wikipedia, son detalles que me parecen importantes.
            Solo he dado mi opinión ya que se ha dicho que “por fin haya una película a la que nos podamos referir los amantes del automovilismo en general”.

            Me quedo con lo que sentí en “Le Mans” y “Grand Prix”. No tenían estos medios, y creo que la esencia que se vive en estas películas no tiene igual. (coincido con Ruben, Grand Prix es un peliculón)

            Me alegro de que a la gente le guste cualquier cosa que te acerque a la F1 y al mundo del moto, pero sigo pensando que “Rush” es una película entretenida y muy bien rodada (la interpretación de Lauda me parece muy buena), y ” Senna” es F1.

            Un saludo

          • durden

            No son detalles tan importantes, a lo mejor por presupuesto o tiempo no se pudo ver jarama, son detalles tecnicos que desconocemos… por ejemplo en la pelicula spy game cuando aparecen en los 70 se supone que es berlin, pero es budapest… simplemente no se puede recrear el berlin de los 70 en la ciudad actual porue esta muy cambiada y moderna para lo que era entonces… son solo detalles tecnicos que no restan importancia al contenido ni la acción.. a mi rush me ha parecido un peliculon. saludos

          • durden

            aahh tambien comentar que el documental senna es muy bueno y emotivo.. pero tambien es muy parcial hacia senna y nos muestran a un alain prost malo malisimo .. y tampoco es asi.

  • Motorsport

    La verdad es que la película es bastante buena, se podría haber estropeado fácilmente pero creo que hicieron una copia bastante fiel a la realidad. Yo la principal pega que le encontré es que los americanos siguen sin saber rodar escenas de coches, quieren dar una sensación de velocidad exagerada, cuando no hace falta eso. Un claro ejemplo son las películas de Transporter, la primera (que era francesa) resultaban creíbles las maniobras con el coche pero en la segunda y la tercera se pasaron con la espectacularidad. Por otra parte es de agradecer que no hayan hecho eso de que van dos coches en paralelo, uno cambia de marcha e inexplicablemente acelera de golpe, muy típico de fast and furious.

    Yo no viví en esa época, pero por lo que fui leyendo para informarme de la vida de estos dos pilotos, está todo calcado: Las juergas de Hunt, sus problemas con el alcohol, su estilo de pilotaje, el “Sex is the breakfast of champions”, las juergas del equipo Heskett; hasta su “hazaña” con las azafatas de British airways creo recordar, aunque en este caso sólo con una…

    De Lauda por su parte destacan su estilo frío, cosa que queda totalmente clara cuando yendo con la que será su futura mujer en el coche le describe todos los problemas que tiene el coche, el apodo de “Rata” también lo emplean etc…

    Y luego está la mezcla de imágenes reales a través de los televisores que salen durante la película, una cosa bastante acertada para saber como fue exactamente.

    Como dice Albaena te lleva a otro mundo, todo es completamente distinto: Los mecánicos corrían hacia los neumáticos cuando veían que el coche iba hacia boxes, el fotógrafo tirado en la hierba a menos de un metro de la pista, Enzo Ferrari en zapatilas, leyendo el periódico y fumando en pipa al lado de la línea de meta en Fiorano mientras Lauda y Clay probaban los Ferrari.

    Y para terminar las imágenes de Lauda y Hunt y cómo el primero contaba que la última vez que lo había visto había sido “En Londres, descalzo y en una bicicleta con las ruedas pinchadas”

    Personalmente no me pareció una obra maestra del cine, pero sí del automovilismo.

    • albaena

      Me encantó ver a Enzo junto a Fiorano leyendo el periódico, y la famosa escena de Lauda echando pestes del Ferrari.

      Por cierto, eso que comentas de subir una marcha y salir disparado lo recuerdo yo en anuncio de BMW en EEUU, del Serie 3 diesel en el que para adelantar daba un toque a la leva derecha…

      http://www.youtube.com/watch?v=g2AdcX5dgE0

      • Motorsport

        Había visto el anuncio en su momento y no me había fijado, meteduras de pata como esas en los anuncios las hay a patadas