Mazda 3, prueba y primer contacto: ¿Habrá satisfecho nuestras expectativas?

Mazda utiliza el término japonés Jinba Ittai, la conexión entre el jinete y su caballo, para hablarnos de las sensaciones que ofrece el Mazda 3. ¿Nos sentiremos tan identificados con este compacto como un jinete con su caballo?
 |  @davidvillarreal  | 

Aunque ya os habíamos contado todo, o casi todo, acerca del nuevo Mazda 3, hasta ahora no habíamos tenido ocasión de probarlo y constatar la certeza de que estamos ante un salto cualitativo respecto a su predecesor y ante un rival realmente digno para la categoría de compactos. Han sido dos días intensos de pruebas por los alrededores de Barcelona y las carreteras del Parque Natural de Montserrat y el Garraf, un paisaje bello, unas carreteras que invitan a disfrutar de la conducción y sobre todo una gran oportunidad para probar este coche que llegará a los concesionarios en la segunda quincena de octubre.

He de reconocer que mi idilio con este nuevo Mazda 3 comenzó cuando nos llegaron sus primeras fotografías. Soy amante confeso de la nueva línea estética de Mazda y sinceramente me parece que este compacto está a la altura de sus dos últimos modelos, los Mazda 6 y CX-5. En cuanto a diseño, el Mazda 3 supone un soplo de aire fresco llegado directamente desde Hiroshima, la base de Mazda en Japón. Pero precisamente por esa fascinación que me causó su estética y también su mecánica, con la nueva generación de motores SKYACTIV, mis expectativas estaban muy altas mucho antes de que me enfrentase cara a cara con el nuevo Mazda 3. ¿Habrá logrado convencernos?

El resultado estético del Mazda 3 es tan agradable y llamativo, que personalmente llegué a la conclusión de que este coche merece las llantas de 18” del acabado Luxury. Rara vez me veréis decir algo así.

De su estética no hay mucho que podamos decir que no os hayamos contado previamente. Mazda ha impuesto una línea con todo el atrevimiento nipón, con faros alargados y superficies que se cortan para captar nuestra atención. Pero también se han respetado esos cánones de belleza tan apreciados en Europa y habitualmente explotados por los italianos, muchas curvas, rasgos musculosos que se aprecian en el volumen de los pasos de rueda y un capó alargado y generoso que culmina en una parrilla muy característica.

Para gustos están los colores, pero sinceramente este Mazda 3 me parece muy bello. Tal vez por eso no sería capaz de imaginármelo con llantas de acero, las que originalmente equipa la gama de acceso Pulse. Incluso con las llantas de aleación de 16” del acabado Style, la versión que probamos, tuve siempre la impresión de que algo no cuadraba y de que tanta goma no encajaba en su perfil general. Ni mucho menos estoy obsesionado por las llantas grandes y rara vez volvería a recomendar – por cuestiones puramente estéticas – optar por unas llantas de 18” en un compacto.

Por suerte un Mazda 3 con llantas de acero será rara avis. Mazda España reconoce que venderán muy pocas unidades con acabado Pulse y que prácticamente todas las ventas girarán en torno a los acabados Style y Luxury.

Si la referencia en calidad percibida la tenemos en el Golf VII, este Mazda 3 está como mínimo a la altura de su rival alemán. El diseño del salpicadero del Mazda 3 es muy horizontal y sencillo, destacando únicamente por la presencia de la pantalla de 7” del MZD Connect sobre el salpicadero.

Sin dejar que el espectáculo visual que apreciamos en el exterior condicione el resto de nuestra prueba, nos subimos a bordo para sorprendernos con un habitáculo realmente conservador. Mazda ha optado, como de costumbre, por un salpicadero horizontal, aunque orientado a su conductor. Todos los elementos encajan a la perfección y no hay más añadidos artificiales que la pantalla de 7” del equipo multimedia MZD Connect sobre el salpicadero. Aún así su posición me parece excelente para facilitar su visión y tan solo echamos en falta que cuente con un dispositivo escamoteable para esconderla cuando aparquemos y disuadir a los amigos de lo ajeno. Lo mejor es que leáis nuestro análisis en Tecmovia sobre el sistema MZD Connect de Mazda.

Mazda nos confiesa que se han propuesto mejorar la calidad de los materiales y los acabados. La calidad percibida es excelente, materiales mullidos en la superficie del salpicadero y revestimientos que sin ser nobles denotan cierta calidad. Incluso, con estos asientos de serie y tapizado completo de tela, tenemos la impresión de estar en un automóvil de cierto nivel. Pero tampoco nos olvidemos de que estamos probando un modelo con acabado Style y que en el nivel inferior, Pulse, tampoco contaremos con un volante y el brazo del freno de mano forrados en piel. Si la referencia está en el Volkswagen Golf (tal y como reconoce Mazda), la calidad percibida de este Mazda 3 está como mínimo a su altura.

La misma sencillez que se aprecia en el habitáculo está presente en el cuadro de mandos, sorprendentemente minimalista teniendo en cuenta algunas propuestas recientes en rivales del segmento compacto (véase Volvo V40). En el Mazda 3 1.5 de 100 CV comprobamos que el velocímetro analógico, centrado, estaba flanqueado por dos pantallas digitales laterales para mostrarnos la revoluciones (izquierda) y el ordenador de a bordo (derecha). Me dejó más satisfecho el cuadro de mandos de un Mazda 3 2.0 de 120 CV Automático que probé posteriormente con la esfera central dedicada a un cuentarrevoluciones analógico y el velocímetro digital. Es cuestión de gustos.

Correcto en ergonomía. Agradecemos la posición del volante y los pedales (con acelerador de “tabla” anclado al suelo), aunque el ajuste manual de palanca del respaldo no nos convence.

Buen trabajo de Mazda con la ergonomía y no solo por lo cómodos que me resultaron sus asientos de tela de serie. La base del asiento puede situarse a una altura relativamente baja, y también el volante, sin perder visibilidad (un servidor es bajito, no llega a 1,70 metros de altura). Tal vez esa sea la posición ideal para manejar los pedales simétricos y con acelerador anclado al suelo, de tabla. Tan solo me lamento por las dificultades que encuentro a la hora de ajustar el respaldo con la inclinación idónea mediante un sistema de palanca (sin la precisión de un sistema con ruleta giratoria), más aún teniendo en cuenta que no viajo solo y que en esta prueba intercambio la posición del conductor con el compañero que me acompaña cada pocos kilómetros.

El Mazda 3 ha crecido en longitud y anchura y eso se aprecia en el espacio del habitáculo. Aún así, las plazas traseras siguen sin ser extraordinariamente espaciosas ni en anchura ni en espacio para las piernas, tampoco en altura. El maletero goza con un volumen de 350 litros y cuenta con un doble fondo muy estrecho en el que nos encontramos con un kit de reparación de pinchazos. En España se ofrecerá rueda de repuesto temporal como opción (aún no sabemos su precio), pero ya podemos adelantar que reducirá aún más el volumen de carga puesto que en el doble fondo en el que se equipa el kit de reparación no cabe una rueda de tipo “galleta”.

SKYACTIV-G 1.5 de 100 CV: convence, pero no vence. SKYACTIV-G 2.0 de 120 CV y SKYACTIV-D: de 150 CV: los motores más recomendables. Más adelante habrá un SKYACTIV-D de menor cilindrada y potencia. Mazda ya está trabajando en ello.

¿Y qué decir de la dinámica? Mazda busca ofrecernos cierto toque deportivo en sus productos. El Mazda 3 cuenta con un tarado de suspensiones y dirección bastante correcto para un buen compacto, pero ni mucho menos será el más deportivo y radical ni tampoco el más cómodo y manejable. La dirección puede pecar de tener demasiada asistencia y un tacto muy blando en algunas situaciones y además no cuenta con ajustes de dureza o desmultiplicación.

Mazda recurre a la expresión japonesa Jinba Ittai, que alude a la conexión de un jinete con su caballo. Si el caballo es el coche y yo el jinete, diré que con otros compactos he sentido una mayor conexión. Pero lo cierto es que este compacto nos permitió negociar curvas con bastante seguridad y desde los primeros giros nos sentimos identificados con su conducción.

Tras lo dicho anteriormente, aguarden a la segunda parte de esta prueba. Os adelanto que hubo un motor que me sorprendió, para bien, el SKYACTIV-G 1.5 de 100 CV, y eso que generalmente no me parece recomendable para este compacto. Y que tanto el SKYACTIV-G 2.0 de 120 CV como el SKYACTIV-D 2.2 de 150 CV me dejaron muy buen sabor de boca. También que los clientes europeos echarán en falta un motor diésel menos potente y de menor cilindrada, pero que la gente de Mazda nos confirmó que ese motor llegará y aunque no se especificasen plazos ni potencia, será de desarrollo 100% Mazda y lucirá el emblema SKYACTIV, para sustituir a los motores PSA utilizados hasta la fecha. Muy atentos a la segunda parte de esta presentación del Mazda 3.

En Diariomotor: Todo lo que necesitas saber sobre el nuevo Mazda 3 | ¿Cuánto te costará equipar a tu gusto el nuevo Mazda 3?

Lee a continuación: Precios y equipamiento del Mazda 3: ¿cuánto te costará equipar a tu gusto el nuevo Mazda 3?

Solicita tu oferta desde 17.525 €
  • alexyn

    Este coche dará que hablar. Tiene buena pinta y es algo diferente al resto. En cuanto a lo de las ruedas no las veo tan mal. Es que nos han lavado el cerebro con el perfil bajo.

  • Alejandro

    El problema de las llantas pienso que es debido a los pasos de rueda sacados de todoterrenos prácticamente.

    Y la matrícula en mitad de la parrilla estropea el conjunto, no me deja apreciar el coche como se merece…

    • Totalmente cierto. La matrícula mucho mejor debajo de la parrilla como en el Mazda 6:

      https://www.diariomotor.com/2013/06/13/nuevo-mazda-6-wagon-2-2-skyactiv-d-150cv-luxury-planteamiento-y-diseno-i/

      La explicación puede ser que la rejilla inferior es importante para la refrigeración del motor y es precisamente donde se incorpora la nueva rejilla activa, que se abre únicamente en aquellos momentos en que es necesaria una mayor refrigeración y se cierra siempre que sea posible para reducir las turbulencias aerodinámicas.

      • Alejandro

        Justo hoy he visto un Mazda 6 nuevo y me he quedado flipado, la gente lo miraba!

    • Rest

      Lo de la matrícula es un pegotazo total; con Alfa Romeo eso no pasaría.

      • Patek

        Sí que pasaría. Estos coches de la presentación llevan matrícula alemana pero por el contrario en España es legal montar una matrícula delantera pequeña así que se podría solventar en gran medida este detalle a poco que el importador sea competente. Te aseguro que un Giulietta alemán o inglés con esa matriculaza en el lateral queda peor aún que en el Mazda.

        http://www.netcarshow.com/alfa_romeo/2011-giulietta/1600×1200/wallpaper_18.htm

  • Rest

    Bonita línea pero no emana en el asfalto la deportividad que esperaba de él en base a la prueba de David. Le falta cuajo. Y en relación a las llantas, en mi caso, 18″ si lo merece por prestaciones/diseño o tapacubos si falla en alguna premisa anterior, pero términos medios si lo puedo evitar lo evito.

    • Sinceramente no es más deportivo de lo que esperaba, ni tampoco más flojo. Es decir, hoy en día no se puede pedir mucho más a un compacto (sin entrar en detalle en gamas deportivas).

      Podríamos pedir las sensaciones de un BMW Serie 1, pero necesariamente sería bastante más caro y estaría alejándose del concepto que persigue un Mazda 3. Podríamos pedir el chasis de un Mercedes Clase A, pero seguro que no sería tan cómodo.

      En mi opinión Mazda ha hecho un buen trabajo en general, salvo pequeños detalles que serían mejorables.

      • Rest

        Ok, gracias.

  • Patek

    Las llantas de 16″ con buen perfil sin llegar a ser de aspecto 4×4 me parecen estupendas en este coche, casan muy bien con la línea en cuña extrema, siempre teniendo en cuenta que hablamos de versiones intermedias, no de un GTI. Aunque también puede que influya de manera decisiva en la sensación de ligereza a veces excesiva en la dirección que mencionáis. Seguro que en versiones más potentes con llanta de 18″ el tacto cambia apreciablemente pues tengo entendido que es más rápida que la del modelo anterior que no era precisamente un taxi en conducción dinámica. La suspensión trasera multibrazo también debería acrecentar el tacto premium aunque para mí la joya de este coche es su motor diésel Euro 6 sin aditivos, lo cual sumado al cuentarrevoluciones sobredimensionado, un acabado irreprochable y un diseño de sobresaliente se convierte en mi compacto favorito del momento.

  • siroco007

    A mi lo que mas me ha gustado es un motor de la vieja escuela, 2.0 con 120 cv, enhorabuena porque no entrar en la moda de motores pequeños con soplillos sobredimensionados.

  • Miguel

    No , no ha logrado convencernos, es el mismo MAZDA de siempre, y lo peor de todo, tambien japones. Todo lo que tiene de diferente, un nuevo diseno exterior e interior., una verdadera copia del MEGANE III,. No se podra pensar en otra cosa que no sea japonesa, o que no sea Hiunday o KIA?

    • skyline

      tio cuentanos que tipo de hierba te fumas.. solo a nivel de motores este coche esta claramente por encima de cualquier megane no sport en cuanto a rendimiento y emisiones por no hablar de los materiales en otra galaxia.. el unico leve parecido que veo es la pantalla en el salpicadero q comparte con otras 10 marcas mas

    • anonymous

      Verdadera copia de la mierda del megane 3? BUUFF menudo tontolaba…ves corre y ponte gafas que las necesitas creeme (mas ciego imposible),ya quisiera renault tener los diseños,calidad,motores y la grandisima fiabiliadad que tiene mazda….Mientras tanto sigue soñando con tu super renault…..

    • txema

      No confundas la velocidad con el tocino.Mazda es japones poro no tiene nada que ver con los Hiunday que son coreanos.Ya le gustaria a los Renault tener la fiabilidad que tienen los motores de Mazda.Muy bonitos por dentro con muchas lucecitas pero a la hora de la verdad MIERDA.

  • Oliver

    Ciertamente bonito, sólo lamento que han dedicado muchos centímetros de la carrocería al morro, y para ser el “compacto” (mide, si no me equivoco, lo que en su día medía un R-21) más grande de su categoría la habitabilidad y el maletero (de los más pequeños en su segmento) desmerecen. También me he fijado, a nivel práctico, en el casi nulo espacio reservado en las puertas a portaobjetos, o en esa prominente palanca de freno de mano; no me gusta la posibilidad de averías de los frenos de mano eléctricos, pero si ponen uno de palanca, me gustaría que la integraran mejor.

    En cuanto a los motores, no dudo de que Mazda habrá hecho maravillas… para ser un motor atmosférico (en gasolina), pero tampoco dudo de que, sobre todo en el motor pequeño, habrá que subirlo bastante de vueltas y manejar mucho el cambio de marchas para conseguir vivacidad, y me temo que los pequeños propulsores turbo modernos serán más capaces y menos demandantes de reducciones de marcha para circular con una agilidad media.

  • Pingback: El nuevo Mazda 3 MPS podría contar con tracción total | Diariomotor()