Llanta grande ¿ande o no ande?

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Imagina por un momento que ya has decidido el que será tu próximo coche. Por el camino habrás tenido que descartar muchas alternativas, te habrás informado en medios especializados como el nuestro y – como sería deseable – habrás probado el coche tú mismo para gozar del convencimiento de que – en mayor o menor medida y según tus prioridades – disfrutarás durante muchos años conduciéndolo, te sentirás cómodo con él o incluso orgulloso de que esté aparcado en tu plaza de garaje. Pero llegó la hora de elegir equipamiento y llantas y ante la duda, ¿me llevo las más grandes?

En los últimos años se ha impuesto la moda de equipar a nuestros coches con las llantas del mayor diámetro posible. No hay que remontarse varias décadas atrás, hace menos de diez años un Porsche 911 Carrera (996) contaba de serie con llantas de 17”. Hoy es muy habitual que nos encontremos por la calle con utilitarios que no llegan a los 90 CV con llantas de medidas muy similares a las del deportivo que ya hemos mencionado. Y como consecuencia de ello su perfil es tan bajo y la superficie de goma sobre el asfalto tan extensa que, sinceramente, su agilidad y sus aptitudes quedan mermadas.

Volkswagen Golf GTI Cabrio

En ocasiones, una llanta demasiado grande hace que te sientas como los padres que tengan que llevar a su bebé en un carrito con llantas de 20”, como el que ilustra este artículo.

Esta es la situación a la que habitualmente nos enfrentamos el equipo de Diariomotor que, día sí día también, estamos probando diferentes coches para compartir esas impresiones con nuestros lectores y manteneros bien informados. La industria ha impuesto un estándar de llanta grande. El modelo que vemos en el anuncio nunca lleva una llanta de 15”o 16” y en muchos casos el diseño del propio vehículo gira en torno a una llanta grande. Muchos fabricantes reconocen que a la hora de diseñar un vehículo concibieron unos pasos de rueda más holgados para alojar llantas de gran diámetro y mejorar así el resultado estético.

La verdad es que cada coche es un mundo pero en la mayoría de los casos las consecuencias de equipar una llanta mayor son claras y evidentes. Se pierde agilidad, si el motor no es suficientemente potente se hace ostensible la pérdida de prestaciones, al bajar el perfil los obstáculos son más incomodos de sobrepasar y si el tarado de las suspensiones no es el adecuado, y son demasiado blandas o “rebotonas”, el desastre está asegurado. Siempre estará la excusa de la estabilidad, pero la mejora que supone una llanta mayor y un calibre de rueda más ancho, es difícil de justificar salvo que optemos por un motor potente y entre nuestras prioridades esté el rendimiento dinámico.

Opel ADAM

En la era de la eficiencia, ¿tiene sentido que impongamos un estándar de llanta grande?

Por si no fuera poco los consumos homologados tan bajos de los que tanto se enorgullecen las marcas, no se lograron precisamente con la llanta mayor. Optar a un nivel de equipamiento con una llanta una o dos pulgadas más grande que la de serie penaliza el consumo, pero también en muchos casos nos costará un verdadero dineral, puesto que al aumentar las emisiones homologadas el Impuesto de Matriculación a pagar será mayor.

En estos tiempos que corren en los que la eficiencia, el bajo consumo y la reducción de emisiones se han convertido en los factores que más importan al consumidor (por economía) y al fabricante (por la presión de las normativas europeas y nacionales), no tiene sentido que echemos por la borda todo el trabajo que se está realizando en otros ámbitos por el mero hecho de que una llanta mayor y un perfil bajo es más bonito.

En definitiva lo expresado en este artículo no es ninguna verdad absoluta. Pero como mínimo que sirva para reflexionar que antes de escoger la llanta más grande del catálogo y acorde con nuestro presupuesto, también merece la pena valorar los pros y los contras de esta decisión.

Skoda Octavia RS

Nota: La fotografía que ilustra este artículo muestra la divertida locura que idearon la gente Skoda para la presentación de su nueva berlina deportiva, el Octavia RS. Un flamante carrito para bebés con llantas de 20”. Hemos subido la galería para deleitaros con la ocurrencia de Skoda.

En Diariomotor: El efecto en las prestaciones de llantas de un tamaño superior

Porsche 911

Curiosidad: El Porsche 911 (996) partía con una llanta de 17”. Su sucesor (997) ya se comercializaba con llantas a partir de 18”. El nuevo Porsche 911 (991) en su versión más modesta, el Carrera “a secas”, como mínimo monta una 19” (opcionalmente una de 20”). Pero obviamente por su concepto deportivo y su evolución generacional, el 911 no adolece del problema de llantas excesivas que sí se ha impuesto en utilitarios modestos.

Lee a continuación: El Renault Captur estrena accesorios en tres Packs: Sport, Ocio y Confort

Ver todos los comentarios 35