Primer contacto con el Ford EcoSport: ¿cuál es la filosofía del nuevo “Juke” de Ford?

 |  @davidvillarreal  | 

Dudábamos de él. Cuando contemplamos por primera vez al nuevo Ford EcoSport en el Salón de Ginebra, esa primera impresión nos generó la gran duda de que este pudiera ser el producto con que Ford haría frente a los Juke, Captur y 2008. Por esa misma razón esperábamos con muchas ganas este primer contacto, al que tal vez acudiríamos muy condicionados a sabiendas de que no fue desarrollado para Europa, sino para mercados muy peculiares como el de Brasil, India y otras regiones de Sudamérica y Asia.

Pero lo cierto es que este modelo superó nuestras expectativas. En tan solo cuatro meses el Ford EcoSport llegará a los concesionarios con una propuesta realmente original, la de un pequeño SUV que sobre el papel es apto fuera de pista – incluso careciendo en Europa de versión 4×4 -, con acabados modestos, mucho espacio de carga en un maletero accesible mediante un portón de apertura lateral y – lo más sorprendente de todo – una oferta que se limitará a una línea de equipamiento muy completa (llantas de aleación de 17”, asientos tapizados de piel, SYNC con Applink…) y solo dos motores: gasolina de 125 CV y diésel de 90 CV.

Su precio único será de 18.500 euros, con descuentos incluidos, que de mantenerse el Plan PIVE hasta entonces se quedaría en 17.500 euros.

¿Qué es el Ford EcoSport?

El EcoSport pretende posicionarse como una alternativa más campera, en cuanto a diseño y técnica, que sus rivales. También se diferenciará por su extenso equipamiento de serie.

Un primer vistazo al Ford EcoSport nos delata la naturaleza de un SUV que, aunque derivado de una plataforma del segmento B y con un trasfondo modesto, ha sido pensado precisamente para comportarse con solvencia y confort fuera de pista y en carreteras con el firme en mal estado. El EcoSport no gozará de versión de tracción total en Europa, pero sí de una profundidad de vadeo de 550 milímetros, 200 milímetros de altura libre al suelo, un ángulo de ataque de 22,1º y de salida de 35º, pasos de rueda holgados y defensas pensadas para no entorpecer la marcha con ningún obstáculo, aunque la protección de los bajos es pobre.

La teórica nos invita a pensar que en este sentido el EcoSport será más ágil y apto fuera de pista que algunos de sus rivales como el Peugeot 2008 o el Captur, teniendo en cuenta que estos dos tampoco cuentan con versión de tracción 4×4, aunque el 2008 sí que se ofrece en Allure con un dispositivo electrónico que mejora la tracción y neumáticos M+S de serie. Sin tener en cuenta sus cotas, el Nissan Juke sí puede hacer sombra al EcoSport en campo, puesto que opcionalmente se ofrece con un sistema de tracción a las cuatro ruedas que utiliza un control vectorial de par bastante avanzado y efectivo. Aún no hemos tenido ocasión de probar el EcoSport fuera de pista para comprobarlo.

La longitud del Ford EcoSport no llega a los 4 metros, prácticamente como un Ford Fiesta. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que la rueda de repuesto posterior sobresale 24 centímetros, con lo cual en la urbe, aparcando y maniobrando, no será tan práctico como sus rivales.

Portón de apertura lateral y rueda de repuesto exterior. Toque campero y old school

Precisamente ese es uno de los aspectos más originales y peculiares de este Ford EcoSport, su portón trasero de apertura lateral, con la rueda de repuesto descolgada en el exterior. La apertura del portón se practica mediante un tirador que se ha situado camuflado en el grupo óptico derecho, replicando la silueta de la luz de marcha atrás del grupo izquierdo. A su favor, tenemos que decir que la posición baja de la rueda de repuesto ayuda a que esta no entorpezca la visión posterior por la luneta trasera y mediante el retrovisor interior.

La rueda de repuesto sobresale 24 centímetros del portón trasero, dificultando la maniobra de aparcamiento aunque no la visibilidad posterior.

El maletero del Ford EcoSport es realmente espacioso, con un volumen de carga útil de 375 litros y una boca de carga muy accesible que se beneficia de la ausencia de rueda de repuesto en su interior. La banqueta posterior es divisible en dos piezas, 1/3 y 2/3 y los respaldos pueden inclinarse en diferentes niveles gracias a un socorrido tirador de tela.

Hay que reconocer que el portón lateral y la rueda de repuesto exterior aportan un toque campero de incalculable valor a este coche, pero definitivamente no es nada práctico. Para empezar porque el portón no es útil si estacionamos cerca de una pared u otro coche y por si no fuera poco, a la hora de aparcar tendremos que tener en cuenta que la rueda sobresale ligeramente y a una altura realmente baja, para evitar chocar con coches u otros obstáculos. Nos hubiera gustado que Ford ofreciese la opción de renunciar a la rueda de repuesto y sustituirla por un kit de reparación de pinchazos, aunque de momento eso es algo que no va a pasar.

Modestia aparte, el EcoSport llegará muy bien equipado a España

Incluso con su extenso equipamiento de serie, la calidad percibida en el EcoSport no llega a la de Fiesta, B-MAX ni – muchísimo menos – a la de modelos superiores.

Al acceder al Ford EcoSport no hay sorpresas. La disposición de los elementos es muy parecida a la de un Ford B-MAX o un Ford Fiesta, con la salvedad de que los materiales son más económicos y la calidad percibida inferior. El salpicadero se ha revestido con plásticos duros y rugosos y la consola central se ha rematado en piano black. El ajuste y el sonido de las puertas en su apertura y cierre, nos delatan una vez más los modestos orígenes de este coche.

Las imágenes que ilustran este artículo, tanto interiores como exteriores, no nos presentan exactamente el aspecto del EcoSport que veremos en España. Las tomas exteriores nos muestran un modelo con llantas de 16”, cuando aquí lo veremos con 17” y el interior contará con diferencias sutiles en equipamiento, guarnecidos y algún revestimiento, aunque el diseño y el plástico que reviste la mayor parte del salpicadero, no debería cambiar.

Titanium: la única línea disponible para el Ford EcoSport

En España solo lo veremos en su versión “Full-Equipe”, la gama Titanium, con llantas de 17”, asientos de piel, sistema de entretenimiento con AppLink…

En cualquier caso, tanta modestia contrasta – y de qué manera – con el hecho de que Ford España haya optado por comercializarlo en nuestro país con una única línea de equipamiento tope de gama, denominada Titanium.

El Ford EcoSport costará exactamente 17.500 euros (PIVE incluido) y equipará de serie asientos tapizados en piel, llantas de 17”, barras de techo cromadas, iluminación diurna LED, sistema de entretenimiento SYNC con AppLink (permite el uso de ciertas aplicaciones residentes en nuestro smartphone como Spotify y TomTom), apertura y arranque sin llave, climatizador, control de velocidad de crucero, sensor de lluvia y luces, asiento trasero con respaldos divisibles en dos piezas (60/40) e inclinación ajustable en tres posiciones y guantera refrigerada.

Por establecer alguna referencia con el EcoSport diésel de 90 CV, un Nissan Juke 1.5 dCi de 110 CV arranca en 19.450 euros, un Peugeot 2008 1.4 e-HDi 92 CV Allure está en aproximadamente 18.175 euros con descuento y un Renault Captur Intens dCi 90 en unos 18.350 euros. Pero evidentemente, estamos hablando de versiones diésel y bien equipadas. Si el cliente busca un b-SUV modesto, sin demasiadas pretensiones, el Ford EcoSport no podrá ser rival de estos por verse lastrado por una única versión de equipamiento cerrado.

La razón por la cual Ford ha empleado esta estrategia en Europa apunta a la defensa de sus modelos actuales. Ford no quiere un EcoSport que canibalice las ventas del B-MAX que, aunque reducidas por su nicho, siguen siendo importantes para la marca.

La única elección que tendrá que decidir el cliente a la hora de adquirir un Ford EcoSport será el motor que se adapta a sus requisitos. A España llegará con dos mecánicas, ambas con el mismo precio. Existirá una alternativa de gasolina, el 1.0 EcoBoost de 125 CV y la mencionada anteriormente diésel, el 1.5 Duratorq TDCi de 90 CV y ambas estarán asociadas a un cambio manual de 5 velocidades.

Pero, si me lo permiten, aguardaremos a la siguiente parte de esta prueba para hablar de la dinámica del Ford EcoSport y tratar de aclarar el funcionamiento de estos dos motores y las razones por las cuales te deberías decidir por uno u otro.

En Diariomotor: Ford EcoSport, Peugeot 2008 y Renault Captur: los pequeños SUV se imponen en el Salón de Ginebra

Lee a continuación: EuroNCAP: 11 nuevos resultados con cuatro estrellas para el BMW i3, Ford EcoSport y Nissan Note

Solicita tu oferta desde 13.665 €
  • Iturralde

    Seré yo, pero cada año que pasa, veo los coches inútilmente más grandes y cada vez más feos (en términos generales, no todos). Parecen electrodomésticos comprimidos, y lo más gracioso es que (será la impresión óptica que me da) pero mi golf 2 parece tener hasta más maletero..
    Eso sí, el precio lo veo bonito.
    Saludos.

  • xingular

    Que a estos coches les pongan “ECO”… Es que manda huevos.
    Por no hablar de las sesiones de fotos. Todas por photoshop. En la primera no hay mas que ver que no es un coche, si no una barca, tabla de surf, etc… Si no que me expliquen que hace por el agua.

    Después es que no son ni económicos. Cambiar una junta de culata, un turbo o lo que sea, en un coche que el capó te llega por arriba del ombligo. Te compras un Ford de estos y después es de todo menos económico.

    • La coletilla Eco es por tradición, este modelo se llama así desde 2004, que fue cuando nació un socorrido SUV de la plataforma del antiguo Fusión (el europeo). En cualquier caso y pese a su tamaño, los motores no son demasiado tragones, pero por supuesto nada tiene que ver con el verdadero rey de los consumos, el Fiesta ECOnetic.

      La única foto de prensa oficial que he añadido (el resto son nuestras) está claro que tiene mucho trabajo de edición digital, pero el acabado que muestra es más acorde con lo que veremos en España (volante tapizado en piel, AppLink).

      • Flavio

        permitime corregirte, cuando salio (en el año 2003) usaba la plataforma de Ford Fiesta de 5ta generacion. No es un “un socorrido SUV de la plataforma del antiguo Fusión”, ya que en el fusion se priorizo principalmente la habitabilidad interior, en cambio en el Ford Ecosport de 1ra generacion (la version mundial es la 2da generacion) se priorizo “lo aventurero” (con despejes mas altos, angulos de ataque, ventrales y de salida mas grandes. Evidentemente son vehiculos orientados de manera totalmente diferente (Ford Fusion es la version familiar del fiesta, Ford Ecosport es la version offroad del fiesta)

        • Patek

          Qué tiene que ver la orientación. La plataforma era la misma del viejo Fusion europeo.

  • David

    Yo me quedo con el Opel Mokka…

  • jose

    Uno de los coches mas feos que han lanzado en los últimos tiempos… Y ese nombre Eco-Sport, a quién quieren engañar, ni una cosa ni la otra… Eso sí posiblemente se convierta en un top ventas.

  • Alejandro

    Parece un B-Max con Síndrome de Down (con todo el respeto, es lo que me parece).

  • Patek

    Un auténtico engendro que apesta a low-cost para mercados emergentes, nada que ver con la frescura del Mokka o la locura del Juke como salido de un lienzo de Dalí.

    • Flavio

      sin animo de ofender, pero los modelos que indicas siguen la idea original “masificada” por Ford con su ecosport (Mokka se lanzo en 2012, Juke se lanzo en 2010, Ecosport se lanzo en 2004, todos utilizan la plataforma de vehiculos del segmento B)

      • Patek

        Eso es absurdo. El Ecosport de las fotos fue presentado y comercializado este mismo año por primera vez en Europa. Antes hubo una versión mucho más anticuada destinada a Brasil y algún otro país en vías de desarrollo basada en el viejo Fiesta de 2002 y el Fusion europeo. Puestos a buscar precedentes yo también puedo salir con el Suzuki Vitara/Sidekick de 1991 y otros. La cuestión no es cual salió antes al mercado sino que este Ecosport no da la talla comparado con sus rivales.

        http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/6/64/Suzuki_Sidekick_JX_4-door.jpg/800px-Suzuki_Sidekick_JX_4-door.jpg

  • alexyn

    No sé de dónde se lo han sacado. No parece Ford ni nada. Por detrás no hay palabras para definirlo.

  • X 2.0

    Es feo y hecho con ganas, tanto por dentro como por fuera, vamos, ni loco me compraría esto, como dice Patek, habiendo el Mokka, o mejor aún el Peugueot 2008.

  • kikorro

    Este coche es muy muy pequeño, el interior es exactamente igual que el de un fiesta

  • Xistral

    Apesta a fracaso comercial. Es feo y desproporcionado

  • Flavio

    yo diria que el juke es el “ecosport” de Nissan, ya que en mi pais (argentina) se lanzo en el 2003 (casi 7 años antes del nissan juke)

  • Sergio

    Estos autos modernos parecen maquinas de afeitar eléctricas, cada vez los veo más frágiles, más desechables, los últimos autos de balance perfecto entre mecánica y electrónica fueron en los 90´s, todos se enamoraban de los Mitsubishi Montero, porque realmente eran todo terreno con comodidades de autos de lujo, pero ahora el nuevo Montero no puede subir ni una pobre cuesta, y su motor suena como motor eléctrico y ese es solo un ejemplo.