Encuesta DM
x
¡Ayúdanos a mejorar! Solo tienes que respondernos a unas preguntas. ¡Te llevará menos de un minuto!

Fiat 500L Trekking, a prueba: ¿un buen crossover o solo maquillaje?

 |  @davidvillarreal  | 

Hace unos días os ofrecíamos la prueba del Fiat 500L para constatar que Fiat ha apostado por un caballo ganador. Es un monovolumen pequeño, pero extraordinariamente amplio en su interior; relativamente modesto, porque aunque se derive de una plataforma sencilla y tenga un precio asequible, basta escoger la línea de acabado Lounge y un par de extras para tener un coche muy completo y con una relación muy correcta entre su precio y equipamiento. Pero aún hay más, dos versiones adicionales, Trekking y Living, que aportan toque campero y siete plazas, respectivamente, al Fiat 500L.

Para empezar a hablar del Fiat 500L Trekking tendremos que deciros lo que es y lo que no es este coche. El tratamiento Trekking es esencialmente estético, aunque hay otros cambios que os detallaremos más adelante. No es un SUV ni un crossover al uso, sino un Fiat 500L que ha reforzado sus defensas y ha elevado un poquito las suspensiones para intentar hacerse un sitio entre los Juke y Captur. Por lo tanto, la motivación que nos podría llevar a escoger un Trekking podría pasar única y exclusivamente por su tratamiento estético.

Pero este Fiat 500L Trekking no solo presume de su cara bonita. Y por esa misma razón decidimos salir al campo y ponernos de barro hasta las cejas. Te lo contaremos más adelante.

Exteriormente el Trekking se diferencia por sus defensas y suspensiones ligeramente elevadas.

De un vistazo a este Fiat 500L Trekking ya apreciaremos los detalles estéticos que lo diferencian de su hermano. Su aspecto es más imponente, de SUV, el plástico negro ha ganado presencia en las defensas y en otros refuerzos en los bajos y los pasos de rueda, que aportan mayor protección contra la suciedad y el contacto con piedrecillas que se separen del firme no asfaltado a nuestro paso. En gris plata, las defensas también cuentan con una protección de los bajos, que es sobre todo testimonial.

Hay más detalles que afianzan el aspecto atractivo de esta versión Trekking, como sus llantas de 17”, algunos cromados e incluso un tono de carrocería exclusivo, el amarillo Sole que combina bastante bien con el techo en negro o blanco.

Ya os decía que basta con su tratamiento estético para escogerlo y aunque parezcan cuatro detalles sin importancia, gana mucho. De tarifa, el Trekking parte de 17.150 euros, pero con promociones, Plan PIVE y financiación, se queda en 13.650 euros. Hablamos de aproximadamente 1.700 euros más que un 500L y 250 euros más que un 500L Lounge. Es decir, que el coste a pagar por elegir la versión Trekking puede ser bastante importante como para decidirnos por él únicamente por su estética.

A bordo también nos encontramos con otros detalles que lo diferencian de cualquier otro Fiat 500L. Se han escogido dos posibilidades de configuración para los tapizados, uno más sobrio en negro y magnesio y otro más desenfadado, el que se aprecia en estas fotografías, con tonos negros en textil y piel, en contraste con tonos blancos para algunos tapizados, los paneles y las costuras. Aunque a nivel estético me parecen bastante bonitos y muy acordes en un conche de aspecto juvenil, el mullido de estos asientos no me resultó tan cómodo como en el anterior Fiat 500L que habíamos probado.

A nivel dinámico os diré que no aprecié diferencias notables en carretera respecto al anterior Fiat 500L que habíamos probado. Tuvimos la oportunidad de escoger un Trekking con el mismo motor, el Multijet de 85 CV y cambio Dualogic, cuyo comportamiento sigue siendo exactamente el mismo. En definitiva, como el 500L, el Trekking es cómodo y blando de suspensión y dirección, un tarado muy lógico para movernos por la urbe y sin más aspiraciones. En cuanto a consumos apreciamos una diferencia mínima entre el Fiat 500L y su derivado, el Trekking, de apenas un par de décimas a los 100 kilómetros en carretera.

Aunque el Trekking solo está disponible con tracción delantera, Fiat no quería desaprovechar la oportunidad de hacer algo un poco más interesante, apto en campo y evitar que esta versión ofreciese un tratamiento campero de cara a la galería. No lo es. A priori sus cotas no parecen malas, sus voladizos son cortos al gozar de los ejes en los extremos y los pasos de rueda y el recorrido de las suspensiones es muy holgado como para empanzar en cualquier obstáculo de dificultad menor.

Algo más que postureo, el Fiat 500L Trekking sale del asfalto

Pensemos que de este Trekking se ha derivado el recién presentado Jeep Renegade, que indiscutiblemente será más apto en campo, pero también más caro. Si de verdad queremos un coche muy ágil en campo, tal vez tengamos que esperar a la llegada del Renegade. Yo por mi parte descarté asumir grandes riesgos y enfrentarme a pistas de complejidad media para demostrar algo que no resulta especialmente interesante en un modelo que no ha sido pensado para tal cosa. Y empezando por el motor escogido para esta unidad, no creo que sea un coche muy apropiado para conducción todoterreno.

Pero por otro lado hay dos aspectos que diferencian a este Trekking del 500L que me llamaron especialmente la atención. El Fiat 500L Trekking equipa de serie neumáticos mixtos, M+S, así como un sistema denominado Traction+ que activa unos ajustes del control de estabilidad enfocados sobre todo en mejorar la tracción sobre firme muy deslizante. Este aspecto me resultó lo suficientemente atractivo como para aprovechar las lluvias de las últimas semanas y probarlo en una pista muy complicada, con barro arcilloso, roderas de camiones y tractores y charcos de dos palmos.

M+S y Traction+ de serie en el Trekking para salir de ciertos apuros

El dilema, ¿qué resulta más efectivo para sortear pistas embarradas o nevadas, el neumático o la electrónica? Sinceramente pienso que el primero. En un coche de tracción delantera como este pude afrontar barrizales muy deslizantes que sin un buen neumático me hubieran dejado atrapado en pocos metros. Un M+S es toda una garantía para salir de apuros, de llegar al trabajo a tiempo y no fastidiarte la escapada de fin de semana si te sorprende una nevada muy copiosa, de llegar a tu finca o tu casita de campo si las lluvias han dejado los caminos convertidos en un barrizal.

Y es en el momento en que el neumático comienza a perder adherencia e incluso se producen diferencias notables entre la adherencia en un mismo eje (el delantero) entre uno y otro neumático, cuando mejor se aprecia la acción de Traction+, que en vez de frenar completamente las ruedas que han perdido tracción intenta que la rueda que mejor tracciona te saque del apuro. La combinación de Traction+ y M+S, definitivamente, puede sorprenderte, aunque ni mucho menos convertirá a este coche en un todoterreno ni es comparable a un diferencial mecánico o a un diferencial central para el reparto en ambos ejes.

Si eres de los que optará por el Trekking simplemente por su estética, no lo utilizarás por caminos embarrados ni por pistas nevadas, es conveniente replantear la utilización de M+S en tu primer cambio de neumáticos. Generalmente son más incómodos, aunque la diferencia puede ser bastante sutil. A veces también son ruidosos o incluso tener menos adherencia en seco. Pero ya digo que son diferencias sutiles, que en un coche como un Fiat 500L, que no está pensado para ser rápido ni tampoco para ofrecer el confort de un gama media-alta, no son tan importantes.

Las llantas de 17” con diseño de pétalos son de serie en el Trekking, así como los neumáticos M+S.

El Trekking goza de protecciones de plástico negro adicionales en defensas, bajos y pasos de rueda. Hay que reconocer que estéticamente el detalle queda muy bien.

El Fiat 500L Trekking arranca en 17.150 euros, 14.650 euros con Plan PIVE y descuentos y 13.650 euros si escogemos los planes de financiación de Fiat. Este precio sería el de acceso, de un 1.4 16v de 95 CV, una opción adecuada para el que busque un coche muy urbano y para hacer pocos kilómetros, puesto que sus consumos son altos (oficial de 6,4 litros/100 kilómetros). Aunque no me parezca demasiado confortable, el bicilíndrico TwinAir 0.9 de 105 CV con Turbo puede ser una buena alternativa y solo cuesta 1.000 euros más.

Por 1.500 euros más que el precio de inicio también tenemos el diésel menos potente, el Multijet de 85 CV, que por 900 euros puede optar a un cambio automático. En diésel, este bien podría ser el motor más adecuado, suficiente en carretera y sobre todo en ciudad, aunque se puede quedar muy corto en ciertas situaciones en las que lo mejor sería el Multijet de 105 CV, que por esos 20 CV extra nos hará pagar 1.300 euros más.

En Diariomotor: Fiat 500L: prueba de un pequeño monovolumen con mucho estilo y personalidad

Lee a continuación: Fiat 500L 1.3 Multijet 85 CV: prueba dinámica del diésel con cambio Dualogic

El Fiat 500L es un automóvil de tipo monovolumen derivado estéticamente del urbano Fiat 500 y disponible en carrocería de cinco puertas con 5 o 7 plazas.

Ver todos los comentarios 1

El Fiat 500L es un automóvil de tipo monovolumen derivado estéticamente del urbano Fiat 500 y disponible en carrocería de cinco puertas con 5 o 7 plazas.