Arranca la pugna por ser el nuevo constructor del coche presidencial

 |  @ClaveroD  | 

La Casa Blanca busca ya un nuevo coche presidencial. Una nueva limusina presidencial que de la bienvenida al futuro presidente mostrando una nueva mejora en todos los aspectos, incluyendo la posibilidad de instalar un sistema de propulsión híbrida para rebajar los consumos de un vehículo que en la actualidad arroja sobre la balanza un peso de 6,8 Toneladas.

Como cabía esperar, la apertura del plazo para que los fabricantes ofrezcan sus proyectos ha traído consigo la polémica en relación a que dicha limusina tendrá que pertenecer obligatoriamente a un fabricante local. Lo cual nos deja con un amplio abanico de firmas automovilísticas, todas norteamericanas, donde ahora también Tesla se postula como una de las posibles aspirantes.

Uno de los símbolos más característicos busca relevo en EE.UU.

El actual coche presidencial alcanza las 6,8 toneladas e instala una mecánica V8 diésel de 600 CV

Lincoln y Cadillac son las favoritas tras haberse repartido este cometido a lo largo de los años. La actual limusina presidencial está basada en el Cadillac DTS y está considerada como una obra culmen de la tecnología automovilística gracias a las muchas mejoras introducidas en lo referente a sistemas de protección y defensa.

Además de puertas blindadas construidas en acero y con 200 milímetros de espesor, encontramos como el parabrisas delantero tiene un espesor de 150 milímetros mientras que los vidrios laterales lucen un grosor de nada menos que 120 milímetros. Un poderoso propulsor V8 turbodiésel con 6.500cc es el encargado de impulsar este automóvil gracias a una potencia cercana a los 600 CV y un consumo de 30 l/100 Km.

La última renovación del actual Cadillac DTS presidencial pudo haber sido híbrida de cara a reducir consumos, sin embargo la idea se descartó en pos de no disparar el peso del conjunto y de no introducir una tecnología que en caso de emergencia pudiese ofrecer mayores problemas dada su complejidad. Recordemos que incluso todo lo relacionado con el conjunto motopropulsor ha sido optimizado para poder seguir funcionando incluso después de asimilar explosiones y proyectiles de gran calibre.

¿Tan descabellado sería ver una limusina presidencial eléctrica fabricada por Tesla?

Tras los Lincoln Continental, Cadillac Fleetwood, Lincoln Town Car, Cadillac Brougham y Cadillac DTS, se apunta a Chrysler o Cadillac como las firmas con más posibilidades ya que se ha confirmado que ambos constructores cuentan en su haber con una propuesta firme para dar relevo al actual coche presidencial. Ford, a través de Lincoln, no ha confirmado el estar trabajando en un proyecto similar aunque tampoco se descarta en esta pugna.

Tesla sería, sin lugar a dudas, la gran sorpresa dada su condición de constructor de vehículos eléctricos, además de cumplir con la condición de fabricante local. Aprovechar la imagen de Tesla sería un golpe de profundo calado en imagen, tanto para la firma, como para la administración que apueste por ello.

Fuente: Autoexpress
En Diariomotor: ¿Qué ocurrió con el coche en el que fue asesinado J.F. Kennedy? Esta es la historia del Lincoln SS-100-X | Cadillac presenta la nueva limusina de Barack Obama

Lee a continuación: La historia de Enzo Ferrari y su debilidad por los Peugeot

  • NakTono

    ¿Propulsor V8 turbodiésel? Creía que a los americanos el motor diésel les daba alergia.

    ¿Alguien me puede explicar el motivo por el cual el coche presidencial monta dicho motor? Porque por consumo no es con esos 30L a los 100 km.

    • Hanstopo

      Si montaría un motor de gasolina no bajaría de 50L a los 100km. Además como esta limusina de cadillac tiene bastante poco ya que es un camión camuflado por eso usa el v8 diesel proveniente del propio camión en que se basa. Allí, las pick up más grandes y los camiones son diesel, aunque también disponen de opciones gasolina.

    • Boss 302

      Tio, 6.8 toneladas no te dicen nada?

    • Juli

      Mayor empuje (un Diésel de 600cv y 6.5L debe tener más de 1500Nm de par), reducción de 20-30% de consumo (mayor autonomía, o depósito de menor tamaño, o ambas)… La pregunta es: ¿por qué quieres un gasolina en un tanque de 7 toneladas que no puede pasar los 110 km/h? ¿sonido? ¿esencia americana? Cuando buscas la mejor solución, lo que le guste a la masa no tiene importancia.

  • julian orduña perez

    Tesla seria sin duda, una grata sorpresa; Aunque lo dudo por ser una marca relativamente “nueva”.

  • Hanstopo

    Y con estas limusinas actuales que se hace? Se venden a particulares?
    Por otra parte, dudo mucho que sea tesla, un vehículo eléctrico, no soporta nada bien los golpes ni calores excesivos, además, a día de hoy, no tienen gran autonomía, y con el peso del blindaje, ese problema de falta de autonomía se agrava. Yo espero que sea lincoln, le vendría de perlas a esa marca un empujóncito en esta época que no pasa sus mejores momentos. Lo que no se es en que modelo se basarían…. Si ya no tienen el town car. Al igual que cadillac ya no tiene buque insignia tampoco se en que se basaría.

    • AB

      Probabemente queden en algún tipo de museo de la presidencia de EEUU. Seguramente si buscas por la red lo tendrás a un click o dos, igual que todos los datos relevantes de la berlina, como que, por ejemplo, no está basada en ningún coche existente sino en un camión. Quizá, a este paso, la próxima este basada en un tanque… Y sí, lo de Tesla es más bien de risa ¿tiene Tesla alguna plataforma de tanques?

      • NEMO

        Lo que es seguro es que no se venderán a particulares.
        Hay cierto ‘secretismo’ en torno al tipo de blindaje y capacidades del vehículo presidencial.

        Saludos.

    • ADN

      En el caso de una limusina como esta se quedan con el fabricante la mayor parte de las veces, el cual la desarma por completo para que ningún tercero copie sus secretos.
      El mismo gobierno puede encargarse de desmantelar y procesar el vehículo.

  • ADN

    Dudo mucho sea Tesla, sería bueno pero con semejante masa un vehículo eléctrico tendría que llevar una cantidad insana de baterías para desplazarlo con una autonomía aceptable,

    Aunque si lo consideramos el coche presidencial realiza trayectos realmente cortos, casi siempre dentro de ciudades y por lo general desde aeropuerto o helipuerto hasta el destino