Bugatti Legend “Black Bless”: un nuevo Veyron como homenaje a uno de los primeros “superdeportivos”

 |  @HerraizM  | 

Bugatti suma una edición especial más al extenso catálogo de ediciones del Bugatti Veyron, el Bugatti Legend Black Bless, homenajeando en esta ocasión al Bugatti Type 18 “Black Bless” que fue producido entre 1912 y 1914, en una tirada de sólo 7 unidades y al que desde la marca califican como “uno de los primeros superdeportivos de calle”.

Enmarcado dentro de la línea de ediciones especiales “Bugatti Legends” a la que se sumaba recientemente el Rembrandt Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse o el Meo Constantini, el Bugatti Legend Black Bless queda basado en el Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse, ofreciéndonos 1.200 caballos de lujo, exclusividad y homenaje al pasado.

¿Qué hay de nuevo en el exterior del Black Bless?

El Black Bless se presenta rindiendo homenaje cromático al Bugatti Type 18 Black Bess, lo que nos deja con una carrocería completamente negra, rompiendo con este tono unas contrastadas líneas doradas que parten desde los faros delanteros a lo largo del capó, quedando también acabado en un tono dorado el logotipo posterior de Bugatti, la grafía de “Black Bless” sobre el tapón del depósito y el aro central de las llantas.

Contrastan además las pinzas de freno en rojo tras unas llantas que de nuevo recurren a un acabado en negro.

Mención aparte merece el marco de la parrilla y es que su tono dorado se debe a que ha sido cubierta en oro de 24 quilates.

¿Y en su interior?

Rompe con el negro, como lo hacen las líneas doradas frontales, un habitáculo acabado en un tono beige claro, apostando por el marrón para el salpicadero y consola central.

Los asientos lucen un diseño guateado, pero lo que realmente llama la atención en el interior de este Veyron son los dibujos que nos encontramos pintados a mano en los guarnecidos de las puertas y en medio de los dos asientos, donde aparece el Bugatti Type 18 “Black Bless” y el avión de Roland Garros, que fue uno de los propietarios de las pocas unidades producidas del Type 18.

1.200 caballos de lujo

El Black Bless queda desarrollado sobre el Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse, lo que se traduce en que tras las cabezas de los ocupantes se encuentra un propulsor W16 de 8 litros que desarrolla una potencia de 1.200 caballos y un par de 1.500 Nm contando para su transmisión con una caja de cambios DSG de 7 velocidades.

En cifras registra una velocidad máxima de 408.84 km/h y una aceleración en el 0 a 100 km/h de 2.6 segundos, homologando un consumo medio de 23.1 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 539 g/km.

Actualmente el Vitesse ostenta el título de ser el roadster de producción más rápido jamás construido.

100 años separan a estos dos superdeportivos

Producido entre 1912 y 1914 el Bugatti Type 18, de 2 plazas, contaba entonces con una potencia de 100 caballos extraídos de un bloque de 4 cilindros y 5 litros de cubicaje, contando para su transmisión con una caja de cambios manual de 4 velocidades.

Su producción fue muy limitada, de sólo 7 unidades, una de las cuales fue a parar a Roland Garros, lo que sin duda suponía también un importante empujón mediático para la marca. De estas 7 unidades sólo se conservan 3.

El quinto miembro de la serie Bugatti Legends

El Black Bless es el quinto modelo de la serie Bugatti Legends, que constará de sólo 6 versiones. Su producción estará limitada a 3 unidades y tendrá un precio de 2.150.000 euros.

Actualmente las 4 ediciones Bugatti Legends anteriores ya se han agotado. A modo de recordatorio, las anteriores ediciones especiales, han sido:

  • Jean-Pierre Wimille
  • Jean Bugatti
  • Meo Constantini
  • Rembrandt Bugatti
  • Fuente: Bugatti

    En Diariomotor: Bugatti Veyron “Lang Lang” Vitesse: la enésima edición especial del Veyron se viste de piano de colaBugatti vende el Veyron número 400, sólo quedan 50 para que finalice su producción

    Lee a continuación: Bugatti Certified: los de Molsheim ya piensan en el Veyron como futuro clásico

    • Gilo

      De los más bonitos hasta la fecha, aunque el interior quedaría mejor en oscuro, así contrasta demasiado.

    • ADN

      Fuera del hecho de que es la enésima version del Veyron les ha quedado muy bien, sobre todo el toque en oro y los dibujos en el interior. Pero a este paso será más difícil encontrar un Veyron “normal”.