Fórmula 1. Toro Rosso, no tan bien como parece

 |  @josetellaetxe  | 

Nos quedan siete escuderías por tratar a su salida de la gira asiática y antes del inicio del Gran Premio de España, y tocar seguir con esta breve semblanza de lo que nos ha deparado el comienzo del Mundial 2014 recalando en Toro Rosso, la escudería filial de Red Bull, equipo que a diferencia de los cuatro abordados con anterioridad, ha sido capaz de puntuar y además, con cierta regularidad.

La de Faenza no es en absoluto una desconocida para el gran público y los aficionados, razón por la cual se le podría exigir más de lo que ha mostrado hasta el momento. Habitual de la zona media de la parrilla, el equipo que dirige Franz Tost se estrenó colocando sus dos monoplazas en las plazas de puntos en Melbourne (Gran Premio de Australia), pero a pesar de que ese saldo inicial la está ayudando a mantenerse firme en la séptima plaza del Mundial de Marcas, la circunstancia no ha logrado ocultar la multitud de problemas que acarrea con el acoplamiento de su unidad de potencia Renault al chasis del SRT9.

Propulsada por Ferrari hasta el año pasado, su estreno con Renault ha resultado muy problemático tanto en entrenamientos de pretemporada como a partir del Gran Premio de Malasia, y el espejismo que supone que no esté más bajo del lugar que ocupa, seguramente de debe a que el rookie Daniil Kvyat ha sido capaz de sortear la difícil situación casi en solitario, superando además y con creces, al ya experimentado Jean-Éric Vergne.

Como comentábamos, el Gran Premio de Australia suponía para Toro Rosso entrar por la puerta grande en este complicado 2014. Jean-Éric Vergne terminaba en Melbourne en la octava plaza y Daniil Kvyat en la nona. Pero en Malasia, segunda prueba puntuable de este año, el piloto francés veía cómo su turbo decía basta tras haber realizado tan solo 19 giros al circuito asiático.

Daniil Kvyat puntuaba en Sepang, quedando décimo, y a punto estuvo de hacerlo de nuevo en Sakhir (Gran Premio de Bahrein), donde quedó en undécima posición mientras que su compañero abandonaba por colisión en las vueltas iniciales.

En el Gran Premio de China la mecánica respetó a los dos SRT9 de Toro Rosso, pero otra vez, sería Daniil Kvyat quien conseguiría entrar en los puntos…

Aquejada de una irregular puesta a punto de sus coches, Toro Rosso encara el próximo Gran Premio de España como si de una auténtica reválida se tratara. De momento, la unidad de potencia de Renaut del filial de Red Bull no parece estar a la suficiente altura como para plantar cara a las Mercedes-Benz de sus rivales inmediatos en la zona media de la parrilla, y eso supone un grave problema para las expectativas de la de Faenza porque de esta manera queda en manos de las posibles bondades del SRT9 y las manos de su pilotos.

En este sentido, dado que el rookie Kvyat se está merendando literalmente a Vergne, la valoración más optimista podría pasar por entender que el SRT9 solo sobresale cuando al volante está un tipo que le exige más de lo que puede dar, obviamente, el ruso. Y la más pesimista, que Toro Rosso puede tardar bastante en dar con la tecla adecuada.

 

En Diariomotor: Previo al Gran Premio de España 2014

Lee a continuación: Fórmula 1. Lotus, pagando los retrasos

Ver todos los comentarios 0