¿Alcanzó la granizada de la semana pasada a tu coche? Las abolladuras y su solución

 |  @omiguel  | 

La semana pasada la capital de España y en comunidades como Castilla León o La Mancha cayó una muy generosa tormenta de granizo, que además actuó con una rapidez tremenda. Bolas de granizo más grandes que canicas se precipitaron sobre las calles de las ciudades, generando un otoño temprano en los árboles y afectando directamente a los coches.

Un señor granizo como el de hace una semana machaca la chapa de los coches

El peso de estas bolas heladas junto a la velocidad de caída crearon un efecto muy desagradable en los coches que se encuentran estacionados al aire libre: los techos y los capós se llenaron de pequeñas abolladuras. Pequeñas pero bastante visibles y muy poco estéticas.


Soluciones para estas pequeñas abolladuras?

La primera solución es acudir directamente a un chapista. Dependiendo de dónde se haya producido las abolladuras la factura será más o menos costosa, según superficie a reparar y según la profundidad de la abolladura. Actualmente existen unas máquinas sencillas que son capaces de tirar de la chapa hacia arriba, incluso cuando la abolladura tiene un diámetro muy pequeño. Después de disminuir, con este proceso, la abolladura hace falta aplicar una especie de masilla para disimular la marca que queda.

Puedes solucionar las abolladuras con una varilla con punta redondeada y tu propia fuerza

Otra opción es acudir al DIY, a hacerlo uno mismo. Lo primero que haría falta es acceder a la parte posterior de la superficie que queremos arreglar. Si queremos librarnos de las abolladuras del capó empezaremos desenganchándolo del coche para posteriormente colocarlo sobre una superficie que permita acceder cómodamente a esa parte posterior. Si queremos reparar el techo del coche la cosa se complica, porque para acceder a la parte de abajo de la chapa debemos retirar el tapizado interior del techo.

A partir de aquí se puede empezar con una de las soluciones más sencillas. Con una simple pinza o un instrumento, como una varilla, con una punta dura redondeada se puede aplicar fuerza constante desde la parte posteror de la superficie para ir forzando suavemente la chapa abollada a volver a su sitio.

En Diariomotor: Guía para tener tu coche en forma, Pequeños consejos para el lavado de tu coche

Lee a continuación: ¿Por qué hay que revisar nuestro coche antes de salir de vacaciones?