La velocidad en las planicies saladas de Bonneville podría tener sus días contados. Foto 1 de 4.