¿Por qué se han puesto de moda las salidas de tubo de escape falsas?

 |  @davidvillarreal  | 

Llamadnos puristas. Pero generalmente no nos gusta que un coche recurra a soluciones estéticas que no responden a una funcionalidad práctica evidente, o que incluso pretenden engañarnos con trucos visuales. Es por eso que cuando vemos unas branquias en las aletas miramos para asegurarnos si detrás existe una rejilla, por ejemplo para facilitar el flujo del aire por la llanta y los frenos. Es por eso que nos duele ver cómo muchos coches emplean salidas de escape falsas, que son cada vez más comunes, y que incluso nos encontramos en las mejores familias. Esta suerte de trampantojos modernos está cada vez más presente en los coches modernos. ¿Pero por qué se empeñan las marcas en engañarnos con salidas de escape falsas?

Queremos coches agresivos, con dramatismo visual, y eso es fácil de conseguir con defensas atrevidas y colines de escape grandes y cromados. Pero esa búsqueda de lo estético a menudo contrasta con lo práctico y funcional.

La razón determinante de por qué se emplean este tipo de salidas de escape no es otra que la estética. Queremos coches llamativos, con un diseño agresivo, y con ciertos retoques estéticos, especialmente en las defensas, eso es sencillo de conseguir. Retoques como una salida de escape gruesa, y cromada, o un buen difusor. Y es ahí precisamente donde lo práctico, y funcional, choca con lo estético.

Es muy socorrido el ejemplo del nuevo Mercedes Clase C, el mismo que ya utilizábamos cuando hablamos de 9 modas de diseño inútiles, que deberían desaparecer del mundo del automóvil.

En la imagen superior vemos como en un Mercedes Clase C 300 Bluetec Hybrid se ha intentado engañar a nuestros ojos con un cromado que intenta asemejar lo que podrían ser dos salidas de escape.

En otros Mercedes Clase C la integración está más lograda, pero aún así basta fijar la atención en lo que se esconde detrás de los cromados para percatarse de que tal salida de escape no existe. En realidad se encuentra detrás del parachoques, y orientada hacia el suelo. Si bien es cierto que la función práctica de este cromado no existe, el orientar las salidas de escape hacia el asfalto tiene sentido, especialmente en los diésel. Aunque los diésel modernos equipen sistemas sofisticados para atrapar y reducir las partículas sólidas, es cierto que aún nos seguimos encontrando con vehículos diésel en los que la acumulación de hollín en la trasera ensucia pronto la carrocería de nuestro coche. Es algo que se nota especialmente en acabados de pintura claros, sobre todo blancos. Al orientar la salida de escape hacia el suelo se mitiga ese efecto indeseable.

En otros casos, detrás del cromado sí existe una salida de escape, aunque más pequeña que el marco exterior.

El caso más común es precisamente ese. Un fabricante desea que por diseño su coche goce de una o dos salidas de escape con formas caprichosas, por ejemplo un óvalo, o un trapecio, y esa solución estética generalmente rompe con su función práctica. El caso más reciente lo encontrábamos en el nuevo SEAT Ibiza Cupra, que como el nuevo Volkswagen Polo GTI emplea una línea de escape con una salida doble (el Polo GTI a su izquierda, y el Ibiza Cupra en el centro). Para añadir dramatismo visual al difusor trasero SEAT recurrió a un cromado trapezoidal, en el cual se encuentran los dos colines de escape reales.

Ya os decíamos que esto sucede hasta en las mejores familias, y ni los deportivos se salvan de ello. Es lo que nos sucedió al probar el Audi RS5 Coupé y encontrarnos con que tras sus preciosas salidas de escape ovaladas en realidad había dos salidas de escape (dos a cada lado) más pequeñas.

La primera foto que ilustra esta entrada, por cierto, es de la prueba del Volkswagen Passat de mi compañero Mario Herraiz.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Así funcionaba la revolucionaria suspensión de Bose… ¡incluso era capaz de hacer al coche saltar!

  • pabloMcRae

    Y así nos va,cuando el ser humano se deje de postureos y deje paso a la funcionalidad nos irá mejor en muchos aspectos.

  • ADN

    Curioso pero algunas de las salidas falsas que muestran aquí son vulgarmente más llamativas que las de algunos superdeportivos de cepa, como el Veyron SS o el Koenigsegg Agera, cuyas salidas de escape son bastante mas discretas, incluso el Audi R8 no necesita exagerar este detalle de diseño que sólo impresiona a incautos.

  • mermadon

    Pues a mi no me disgustan del todo. Es cierto que no aporta nada funcionalmente, pero estéticamente a veces queda bien: el peugeot 308 GT line por ejemplo, no me disgusta.

  • Juan

    Hace meses ya lei de esto de sus compañeros de motorpasion.,Acaso no hay nada nuevo?

    • sanchorb

      ¿Y qué otra cosa puede esperarse de este pseudo sitio? Jalopnik, Motor Trend, etc. Muchos son los sitios ordeñados por este sitio que copia y pega para simular “investigación”…

  • sergi

    Hasta en el Ferrari 458 Speciale encontramos salidas de tubo de escape falsas…

  • jose

    #Postureo

  • Fèlix Badosa

    Lo de Mercedes-Benz es para darse de ostias contra la pared.. Me gustaban sus nuevso diseños hasta que los han empezado a hacer todos iguales. Además, ¿el A y el CLA delantera? No thanks. ¬¬

  • X 2.0

    Son detalles que si al menos se hacen bien, son aceptables, pero poner tiras cromadas o rejilla dentro de las supuestas salidas de escape me parece una soberana cutrez, y si lo hace una marca como Mercedes Benz, que hasta hace un tiempo cuidaba bien de los remates y detalles, peor aún.

  • Fernando Bernal Garulo

    La mayoría estáis equivocados, una cosa es embellecer los escapes con marcos cromados de diferentes formas, es decir, que dentro de esos marcos, está el verdadero escape, es mas bonito verlo cromado que el típico tubo feo y oxidado, hasta los fabricantes de escapes, los mas afamados lo hacen , ponen colines de adorno para rematar el tubo…. lo horrible y demencial es el poner dos salidas de escape, uno a la izquierda y otro a la derecha, pero uno de ellos de adorno, que no tiene ni tubo de escape dentro, está tapado con un plástico, o el poner una salida cromada y bonita siendo que el verdadero escape ni llega a ese adorno, expulsa el humo por otro sitio… esos dos ejemplos si que dan pena.