CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

4 MIN

¿Abres tu coche con un mando inalámbrico "sin llaves"? ¡Cuidado! Podría estar en el peligro y ser robado

David Villarreal | @davidvillarreal | 29 Mar 2016
robo-coche-mando-inalambrico-1
robo-coche-mando-inalambrico-1

De vez en cuando surge un nuevo estudio, o una nueva investigación, que nos revela lo peligrosos que resultan los sistemas de apertura y cierre de puertas inalámbricos de los coches modernos. Y ciertamente lo son, con matices. En cualquier caso no parece que surjan soluciones para evitarlo, más allá que la de aquel que proponía guardar el mando a distancia de nuestro coche en la nevera. En este caso es el ADAC, el club del automóvil alemán, el que llegó a la conclusión de que 24 automóviles analizados en su estudio acusaban una vulnerabilidad que permitiría a cualquiera - de nuevo con matices - abrir las puertas de nuestros coches sin tener las llaves en sus manos.

El problema no se habría detectado en todos los mandos inalámbricos, sino únicamente en aquellos que nos permiten abrir el coche sin extraer el mando del bolsillo.

¿En qué consiste la vulnerabilidad?

El problema afectaría a coches equipados con sistemas de apertura inalámbrico "sin llaves", que es como suelen denominarse comercialmente. Estos sistemas no se basan únicamente en un mando a distancia que al pulsar un botón abre las puertas de nuestro coche, sino en un sistema inalámbrico que sin extraer las llaves del bolsillo nos permite abrir las puertas al accionar el tirador de la puerta, y accionar el arranque del motor.

¿Qué coches están afectados según el ADAC?

La lista es importante e incluye a los Audi A3, A4, A6, BMW 730d, Citroën DS4 Crossback, Ford Galaxy, Ford Ecosport, Honda HR-V, Hyundai Santa Fe, Kia Optima, Lexus RX 450h, Range Rover Evoque, Renault Traffic, Mazda CX-5, MINI Clubman, Mitsubishi Outlander, Nissan Qashqai+2, Nissan Leaf, Opel Ampera, SsangYong Tivoli, Subaru Levorg, Toyota RAV4, y Volkswagen Golf 7 GTD y Touran.

¿Cómo pueden abrirse las puertas de estos coches?

Para robar un coche utilizando esta técnica sería necesario instalar dos amplificadores de señal, uno junto al coche, y otro muy cerca de la llave (mando a distancia).

El sistema de apertura "sin llaves" está basado en un sistema inalámbrico instalado en el coche y en el mando a distancia de nuestro coche. Al acercarnos al vehículo, y accionar el botón de la puerta, el coche envía una señal, que rebota en el mando, confirma su presencia, y procede a abrir las puertas. Si nos alejamos del coche y alguien intenta abrir las puertas no deberían abrirse. Pero en este estudio los investigadores se habrían percatado de que utilizando amplificadores de señal, uno instalado junto al coche, y otro instalado muy cerca de la llave, se podrían abrir las puertas del coche sin problemas (y sin interceptar o duplicar códigos), incluso en el caso de que este se encuentre aparcado a cientos de kilómetros.

La vulnerabilidad, que hoy conocíamos de nuestros colegas de Motorpasión, existe. El gran problema está precisamente en que uno de los amplificadores de señal ha de situarse muy cerca de la llave, prácticamente a unos centímetros o algún metro.

Es decir, no parece que con el hecho de tener las llaves en nuestra casa pueda existir un riesgo para nuestro coche, pero sí puede existirlo si estamos en un lugar público concurrido y tenemos las llaves en el bolsillo, por ejemplo la terraza de un bar. O incluso si, como dicen desde el ADAC, estamos sentados tomando una cerveza junto a la verja de nuestro jardín.

El año pasado ya os hablábamos de una de las soluciones que comentaban desde The New York Times y que apuntaba a guardar las llaves en la nevera. Primero, no creemos que el peligro de tener el mando inalámbrico sea tan elevado, cuando se requiere una distancia muy corta para instalar el amplificador de señal y abrir las puertas con éxito. La idea en cualquier caso sí tenía sentido, y se basaba en el hecho de que una nevera, que es un recipiente metálico cerrado, actúe inhibiendo la señal, como una jaula de Faraday.

Unos investigadores también habrían encontrado una solución, por cierto más elegante, la de crear un chip que analice el retardo entre el envío y la recepción de la señal del mando y el coche, gracias a ello sería posible trazar con cierto margen de error la distancia entre el mando y el coche. Y bastaría con trazar esa distancia para saber si las llaves están junto al coche o, como en la situación que comenta el ADAC, a cientos de metros.

En Diariomotor: