Un superdeportivo inglés y una carretera de montaña en Japón: ¿la combinación perfecta?

 |  @Davidnavallica  | 

Existe un lugar en la tierra similar a un cruce entre Nürburgring y el Pikes Peak, algo así como la Autobahn de montaña. Es la autopista de peaje Hakone Turnpike y como podréis adivinar, no, no tiene límite de velocidad. A una hora al sur de Tokio puedes irte a probar de verdad un deportivo por algo menos de 5 euros al cambio. ¿Apetecible verdad? Sólo falta el coche, y en este caso será un McLaren 650S Spider.

Por unos 5 euros se puede rodar a fondo en el Hakone Turnpike, una carretera de peaje junto al Monte Fuji.

Esta autopista de peaje fue construida en 1960 y recorre toda la montaña subiendo hasta los 1.000 metros de altitud, con vistas a lago Ashi y en la sombra del Monte Fuji, uno de los lugares más bellos y emblemáticos de Japón. Hasta allí acuden aficionados al mundo del motor a poner a prueba se pericia al volante y sus máquinas también en primavera, cuando acuden los turistas a inmortalizar la montaña plagada de cerezos en flor.

McLaren 650S Spider Hakone

En esta ocasión el coche para recorrer las curvas de la montaña será un llamativo McLaren 650S Spider amarillo. El superdeportivo inglés parece la elección más idónea para disfrutar de la carretera y del florido paisaje que la rodea. Es cierto que no es el todopoderoso McLaren P1 , pero aquí nos lo pasaríamos bien con cualquier deportivo de tracción trasera.

Ni siquiera tendremos que perder un segundo para plegar su techo. El McLaren puede hacerlo a menos de 30 km/h por lo que cuando nos acerquemos a la cabina de peaje este será plegado antes siquiera de pagar.

Con el techo fuera el sonido del motor V8 biturbo de 3.8 litros y 650 CV se meterá en nuestros oídos y rebotará por las colinas de la montaña como canción de acompañamiento en la travesía. Dado que no hay límite de velocidad una vez pasada la barrera, podremos pisar a fondo en el 650S Spider, capaz de alcanzar los 100 km/h en 3 segundos. A partir de ahí a disfrutar.

Y es que mientras los turistas fotografían las espectaculares vistas desde los miradores y la cumbre, cualquiera que pueda ir hasta allí con su coche puede subir sin contemplaciones dando gas. Desde luego los “petrolheads” japoneses tienen que dar las gracias a aquellos que construyeron la carretera hace más de 50 años. Esta se desarrolla en su mayoría por curvas enlazadas, por encima de puentes, a borde de precipicios pero siempre con dos carriles, uno en cada dirección.

McLaren 650S Spider Hakone

 

La carretera se torna oscura por la sombra de los cerezos a nuestro alrededor, subiendo de vueltas y cambiando de marcha entre las sombras a medida que devoramos curvas ascendiendo. Parece una subida al éxtasis, una carretera creada para el placer de conducir. Cambiar de modo “Normal” a “Sport” es de obligado cumplimiento con el McLaren 650S Spider.  Con ello el cambio automático de doble embrague de 7 velocidades acentúa  su rapidez de respuesta, como también la del acelerador y la dirección.

Los frenos carbono-cerámicos de serie pararán al superdeportivo inglés antes de cada curva antes de afrontar la siguiente y llegar a la cumbre. Al llegar allí solo puedes hacer dos cosas: una pausa en la cafetería o bajar la autopista. Si no tienes un McLaren 650S Spider ni tiempo para ir a Japón, quizás este vídeo ayude por ahora.

Fuente: McLaren
En Diariomotor:

Lee a continuación: McLaren 650S Can Am: 50 McLaren de calle con el sabor del M1B de Bruce McLaren

Ver todos los comentarios 0