Un superdeportivo inglés y una carretera de montaña en Japón: ¿la combinación perfecta?. Foto 1 de 3.