CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tuning

4 MIN

La receta para la felicidad es este BMW M5 E34 de 1993, ¡con el motor V12 de un BMW 850 CSi!

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 3 Jul 2016
bmw-m5-e34-v12-p
bmw-m5-e34-v12-p

No hace falta demasiado para ser feliz en la vida. Con un BMW M5 E34 al que le han transplantado el V12 de 5,6 litros de un BMW 850 CSi es suficiente en mi opinión. Esta creación está a la venta en EE.UU., en una fantástica web llamada Bring a Trailer, a la que estaría aún más adicto si viviese al otro lado del charco. Se hacen eco de un anuncio de Craigslist en un suburbio de Nueva York, donde alguien vende por 16.500 dólares este maravilloso M5 E34 con transplante de doce cilindros. Además, la felicidad es asequible.

El BMW M5 E34 es de por sí un coche especial. Fue el último M5 con motor de seis cilindros en línea, y su diseño ha sido en mi opinión el más bonito de la saga. El coche es del año 1993, y tiene unas 80.000 millas en el odómetro - unos 140.000 km para los que usamos el sistema métrico. El swap al motor V12 se realizó hace unos 14.000 kilómetros, de forma profesional, por los especilistas de Koala Motorsport, en Ohio. No es un V12 cualquiera: es un maravilloso S70B56, cuya potencia original en la Serie 8 era de 381 CV.

Apenas 1.500 de estos propulsores fueron fabricados a mediados de los años 90, y sólo fueron montados en el BMW 850 CSi, un coche desarrollado por BMW Motorsport - a pesar de carecer de una "M" en su nombre. Este propulsor de aluminio va asociado en este BMW M5 a una caja de cambios Getrag de seis relaciones, que en el momento de hacer el swap estaba nueva a estrenar. El motor ha recibido alguna que otra chuchería mecánica - como un escape Eisenmann - por lo que su potencia ha aumentado a 420 CV y su par motor a cerca de 600 Nm.

El motor 5.6 V12 S70B56 del BMW 850 CSi donante ha sido potenciado hasta unos respetables 420 CV.

Para soportar el peso adicional del motor V12 en posición delantera, el BMW M5 ha sido puesto a punto por Koala Motorsport, que ha instalado una suspensión autonivelante EDCIII, con muelles H&R y nuevos brazos de suspensión, así como unas estabilizadoras de mayor calibre. Para mantener la potencia a raya, en el diferencial trasero este BMW M5 dispone de un autoblocante Quaife. El equipo de frenado de serie ha sido reemplazado por discos rayados UUC de 355 mm en el eje delantero y 328 mm en el eje trasero.

Material de primera calidad para las pastillas de freno y un embrague nuevo se listan como modificaciones recientes de un coche que estéticamente es indistinguible de otro BMW M5 coetáneo. El actual propietario ha querido darle un look menos americano, más europeo. Como no tienen los problemas de homologación que tenemos en Europa, no ha tenido problema en instalar intermitentes y antinieblas de especificación europea. Exteriormente, nada indica la bestia que vive bajo el capó de este discreto BMW M5.

El dueño afirma que el coche funciona a la perfección, a excepción del sistema de sonido, cuyo amplificador se ha averiado. El aire acondicionado funciona, y todo el equipamiento OEM del coche retiene su aspecto original. Mecánicamente no hay fallo alguno, y la plataforma E34 no tiene problemas de comunicación electrónica con el propulsor de doce cilindros: no es el primer swap a propulsores S70. La pintura sí necesitaría un repaso en el techo o portón del maletero. Pecatta minuta, al fin y al cabo.

Lo dicho, ojalá viviese en EE.UU.

8
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: BaT
En Diariomotor: