El peor atasco del año, en Indonesia, duró hasta 35 horas y se saldó con 18 fallecidos

 |  @davidvillarreal  | 

No es la primera vez que hablamos de atascos infernales. El más largo que se recuerda es, con diferencia, el de China en 2010. Cientos de miles de ciudadanos atrapados en la carretera, algunos durante más de cinco días, en un atasco que se prolongó durante un mes y el que el tráfico llegó a estar completamente parado durante días en un tramo de más de 100 kilómetros (ver los 5 peores atascos de la historia). El atasco del que os hablaremos hoy no fue tan largo, ni se prolongó durante tanto tiempo, por mucho que 35 horas puedan parecernos una eternidad. Pero aparentemente sí fue muy grave, en tanto fallecieron 18 personas.

El atasco en cuestión se produjo en Java Central, en Indonesia, el martes pasado. El tráfico estuvo completamente detenido durante al menos 20 horas, aunque hay testigos que aseguran que tuvieron que permanecer parados durante más de 35 horas. Situación que se agravó especialmente en las zonas de peajes.

La razón por la cual se produjo tal congestión del tráfico en las vías entre Jakarta y Tegal, no fue otra que el fin del Ramadán, una de las festividades más importantes para los musulmanes. Muchos conductores aprovecharon para reunirse con su familia y festejar el fin del noveno mes del calendario musulmán, pero imaginamos que muchos no llegarían a tiempo para el festejo.

El mayor problema de un atasco que se prolonga durante horas lo tienen los más vulnerables, aquellos con enfermedades congénitas graves, niños y ancianos. Según el jefe de medicina de Sri Gunadi Parwoko, y tal y como mencionaban en Asian Correspondent, 12 personas habrían fallecido a causa de la fatiga o, mejor dicho, a causa del agravamiento que generó la fatiga en su maltrecha salud, y en sus enfermedades. Cinco personas más habrían fallecido en un accidente en un cruce. Y de la última, la número 18, aún no se conocerían las causas.

Junto al de China en 2010, el peor atasco de la historia, han existido otros atascos importantes en el mundo a lo largo de la última década. Otro de los más conocidos se produjo en 1990, en una Alemania que comenzaba su reunificación tras la caída del muro de Berlín, y en una Semana Santa en la que 18 millones de personas emplearon la misma carretera para reencontrarse con sus familias.

En Diariomotor:

Lee a continuación: ¡A dos ruedas! Así ha sido el ascenso a Goodwood del Jaguar F-PACE

  • Issam

    En mi opinión las autoridades siempre tienen que estar preparados y con un plan para estas fechas, da igual el motivo o el país, la mala gestión junto a esperar que todo se arregle solo no es una solución. Cada persona conoce perfectamente la infraestructura de su país y tiene que organizar bien su viaje (no vale tira para adelante que ya luego iremos afinando), y luego las autoridades tiene que acondicionar lo mejor posible las carreteras y no vendría nada mal poner más zonas de descanso con algunas ambulancias y alertando a los hospitales que están situados en ciudades cercanas a trayectos conflictivos y famosos por la densidad del tráfico temporal que acoge.