Actualizado 05:04

Prueba del Bentley Bentayga Diesel: a los mandos de la revolución

 |  @ClaveroD  | 

Si la llegada del Bentley Bentayga a la gama Bentley no ha sido suficiente revolución en la firma de Crewe, ahora Bentley estrena su primera mecánica alimentada por gasóleo. El Bentley Bentayga Diesel es el modelo más importante que ha comercializado Bentley en los últimos años, supone toda una declaración de intenciones tanto por carrocería como por propulsor, pero sobre todo, el Bentley Bentayga Diesel es un desafío al resto de fabricantes que ahora tendrán que dar caza al que es ya el SUV diésel más rápido del mundo.

El primer Bentley Diesel esconde el que es hoy el mejor motor diésel del Grupo Volkswagen

Todos los grandes cambios son difíciles y quizá muchos piensen que el Bentley Bentayga Diesel es una herejía, más aún tras nuestra prueba del Bentley Bentayga con motor 6.0 W12 TSI de 608 CV. Mi respuesta es que el Bentayga Diesel es un movimiento lógico, difícil de encajar en un primer momento, pero realizado con las suficientes cualidades para que este motor diésel se convierta en una versión de gran peso a nivel de ventas. Y no, no estoy loco.

Bentley ha echado mano de la última tecnología disponible en el Grupo Volkswagen para que su incursión en territorio diésel se realice con todas las garantías. De este modo los lazos del Bentley Bentayga con el Audi SQ7 y los Porsche Panamera y Porsche Cayenne son muy estrechos, encontrando un nuevo propulsor 4.0 V8 turbodiésel que emplea el revolucionario sistema de sobrealimentación eléctrica que permite asistir a los dos turbocompresores para mejorar su funcionamiento, pero sobre todo, para eliminar casi por completo el retraso en la entrada de los turbos y ofrecer una respuesta prácticamente instantánea al acelerador. Hablamos de un sistema bastante complejo que aspira a convertirse en el futuro de la combustión interna, de hecho en este análisis te explicamos cómo funciona el diseño de 2+1 turbos de este motor diésel.

El motor 4.0 V8 Diesel de Bentley consigue alcanzar una potencia máxima de 435 CV, sin embargo lo realmente impresionantes es que te brinda un par máximo de 900 Nm disponibles desde apenas 1.000 rpm que además se mantiene constante hasta las 3.250 rpm. Estas cifras consiguen que Diesel signifique eficiencia, aunque también altas prestaciones. Sobre el papel el Bentayga Diesel clava el 0-100 Km/h en 4,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 270 Km/h, cifra ésta última que le brindan el título de SUV diésel más rápido del mundo. Y siendo diésel muchos se preguntarán por su consumo, y lo cierto es que su homologación habla de 7,3 l/100 Km en ciclo mixto (NEDC), aunque durante nuestra prueba hemos conseguido cifras medias de 10 – 10,5 l/100 Km, lo que sigue siendo un registro realmente bueno para este enorme SUV que en báscula sobrepasa las 2,7 toneladas. Aún así, lo realmente importante en este tipo de coches de lujo en relación al consumo, que es además la verdadera demanda de los clientes al hablar de eficiencia, es que posee una autonomía que durante nuestra prueba llegó a los 850 kilómetros.

¿Y en qué se traduce el hacer uso del motor diésel más avanzado del mercado? Esta es la respuesta que sirve al Bentley Bentayga Diesel como argumento de ventas. Bentley ha conseguido con este V8 que puedas llegar a olvidarte de los motores gasolina, sólo siendo muy estricto en la suavidad o el sonido podrás poner pegas a esta mecánica alimentado por gasóleo. Tras nuestra prueba del Porsche Panamera 4S Diesel – que emplea un motor muy similar – recuerdo que mis conclusiones fueron muy parecidas, este V8 diésel ofrece un nivel de prestaciones y refinamiento tal que su elección me parece sumamente acertada para llevarte a casa un gran rutero que hable de eficiencia y deportividad a partes iguales. El Bentayga Diesel lleva un paso más allá ese compromiso gracias a las bondades del compresor eléctrico, lo que unido a un chasis realmente brillante te permite disfrutar de un gran SUV preparado para cualquier tipo de uso.

El refinamiento, empuje y suavidad del motor 6.0 W12 TSI son difícilmente igualables, pero el nuevo 4.0 V8 Diesel cumple con creces y apenas tiene que envidiar nada a su alternativa gasolina. Los puntos fuertes del Bentayga Diesel son esa contundencia y respuesta en la zona baja y media del cuentarrevoluciones, siempre tienes par motor disponible y su descomunal empuje te asegura aceleraciones más propias de un deportivo. Serán muchos los que te miren de forma extraña al coger la manguera negra en la gasolinera, pero el problema es que el concepto habitual del motor diésel nada tiene que ver con el que estamos tratando. Hasta ponerme a los mandos de este primer Bentley diésel he de confesar que eran muchas las dudas que guardaba, tras un buen puñado de kilómetros conociendo a cada uno de sus 435 CV las dudas han quedado despejadas y he de admitir que no estamos ante un motor diésel cualquiera.

Este V8 Diesel es la elección lógica, pero no por ello aburrida o poco refinada

A lo largo de nuestra prueba pudimos afrontar diferentes carreteras, incluyendo vías reviradas y alguna que otra incursión fuera de asfalto. El Bentley Bentayga Diesel me sigue sorprendiendo por la calidad de rodadura que posee sin importar el firme. Su aplomo es realmente espectacular y goza de hasta cierta “agilidad” gracias al excelente trabajo de su suspensión neumática y las estabilizadoras activas. En comportamiento no he hallado diferencias con respecto a la versión W12 TSI, de hecho la mecánica diésel es apenas 3 Kg más pesada, lo que hace válidas las mismas conclusiones que tuve al conducir la versión gasolina. Como única diferencia en materia de conducción encontramos como la versión V8 diésel trabaja de forma habitual en la zona baja del cuentarrevoluciones, algo lógico dada su sobrada disponibilidad par, lo que te obliga adaptarte a ese empuje tanto por cantidad como por disponibilidad – por decirlo de alguna manera, es lo más parecido a un motor eléctrico que he probado -. La sonoridad exterior es quizá el punto que podría haberse pulido más ya que denota su melodía típica “diésel”, no tanto en el escape donde se ha conseguido una melodía ronca, pero de tono y volumen adecuados.

Para finalizar y ya sumergidos en el habitáculo, Bentley se ha encargado de que gasolina y diésel apenas posean diferencias, no hay vibraciones, el grado de insonorización es muy elevado y todo rezuma calidad mires donde mires. Nuestra unidad de pruebas lucía además una configuración de sólo cuatro plazas, sin duda la configuración perfecta para convertir al Bentley Bentayga Diesel en tu oficina rodante o en el rey de los viajes de larga distancia.

Se han instalado cuatro verdaderas butacas independientes, con infinitas posibilidades de regulación, diferentes funciones de masaje, calefacción, ventilación… a todo ello añadimos un paquete de infoentretenimiento que brinda a las plazas posteriores sendos entornos multimedia que ofrecen tablets de 10″ extraíbles, auriculares inalámbricos y por supuesto, conexión a internet. Pocas veces he tenido tan claro que quería olvidarme de conducir, sólo quería relajarme como pasajero en una de las mejores salas de cine rodantes que he conocido.

Bentley ha conseguido lo que parecía imposible, que un diésel pueda ser preferible frente a un gasolina, no para todos los clientes y evidentemente no para todos los usos, pero sí concibiendo una alternativa real que cumpla la premisa de eficiencia y prestaciones a partes iguales para multiplicar las ventas. Si el W12 TSI es el rey, el V8 Diesel es un digno príncipe heredero.

* Si todavía tienes ganas de más, recuerda que en el Instagram de Diariomotor (@Diariomotor) puedes encontrar vídeos e imágenes sobre la prueba del Bentley Bentayga Diesel como este que te dejamos aquí:

Lee a continuación: Rolls-Royce no se corta y tilda al Bentley Bentayga de simple Q7 camuflado

Solicita tu oferta
  • ThePgR777 .

    A mí lo que me daba de respeto del Bentayga es que tenía un V12

  • mermadon

    Sería un coche revolucionario si implementara un motor 100% eléctrico y se dejara de lado motores diesel cancerígenos.
    Descartado!!

    • Tiqui Tiqui

      Sí, yo también descarto follarme a Mónica Bellucci, no te jode

  • Germán

    La auténtica revolución es la de meter en un Bentley un motor de Audi. Ahora lo que importa es la reducción de costes, la rentabilidad del producto, la imagen de coche carísimo y, en definitiva, LA MODA.

    La verdadera pregunta que deberíamos hacernos es: ¿Por qué el cliente de un Bentayga necesita un motor diésel?

  • AndresR52

    La gente de verdad pagaria tanto por un diesel?

  • ADN

    Ya que se trata de exagerar, hubiese valido la pena el V12 TDI que llegó a montar el Q7. Con la tecnología de este V8 sumada al desplazamiento y número de cilindros del V12 sería un armatoste aún más mastodónico.
    Con todo sigue sin entrarme por los ojos, menos aún con esas caprichosas salidas de escape, eso sí, el interior, impecable.

  • Ignasi Sanchez

    ¡Dios mío!, ¡Que horror!, ¿Es posible crear algo más feo?
    Por suerte para Bentley siempre tendrán rusos y chinos dispuestos a comprar adefesios…

    • frank jav

      siempre habrán rusos y chinos dispuestos a comprar adefesios CAROS …

  • Gilo

    He visto varios en directo y la verdad es que no gana nada con respecto a las fotos, es bastante feo y no se especial como el resto de la gama Bentley. Y ya lo del motor diesel…