Actualizado 06:39

Probamos el Ferrari GTC4Lusso V12: la pasional respuesta de Ferrari a la moda de los SUV

 | 

Cuando era pequeño era imposible apartarme de mis coches de juguete. Aprendí los números gracias a las matrículas de los coches aparcados en la calle, y antes de aprender a caminar con soltura ya sabía distinguir un BMW de un Mercedes. Mi primer coche (como el de posiblemente muchos de vosotros) fue un Ferrari. Rojo, y claro, a pedales. Con aquél coche hice mis pinitos en la conducción. Me encantaba derrapar dramáticamente al final de mi calle – una empinada cuesta en un barrio humilde – aterrorizando a las señoras que volvían de la compra. 30 años después, estoy sentado al volante de un Ferrari GTC4Lusso, mientras su motor 6.3 V12 de 690 CV ronronea al ralentí. Me pellizco, comprobando que a veces los sueños se cumplen.

Hace poco más de un mes fuimos invitados por la marca italiana a visitar sus instalaciones en Maranello. Además de conocer cómo se fabrican sus superdeportivos, pudimos visitar su división de clásicos, vernos cara a cara con el coche más caro del mundo, o entrevistar a uno de los máximos responsables de la marca en tecnología. El plato fuerte de las dos jornadas que pasamos en la casa de Ferrari fue la prueba de una de sus “macchinas”. A partir del 15 de noviembre, en la región es obligatorio el uso de neumáticos de invierno, y de hecho, buena parte de los alrededores de Maranello estaban completamente nevados.

El Ferrari GTC4Lusso es el sucesor del Ferrari FF. Es una evolución a todos los niveles de su plataforma, motor y sistema de tracción total, agraciado con cuatro ruedas directrices.

Aunque nuestra idea era probar un Ferrari 812 Superfast, Ferrari no lo tenía calzado con neumáticos de invierno. En palabras de la marca, “no hemos encontrado un compuesto a la altura de la dinámica de nuestro coupé de 800 CV”. Con mejor tiempo y temperaturas más amables, nos emplazan a vernos de nuevo en primavera. No es necesario ni mencionar que la invitación fue aceptada. Nuestras opciones quedaban limitadas a un coche: el Ferrari GTC4Lusso. Además de llevar calzados neumáticos de invierno, es el único coche de la marca con tracción integral, cuatro plazas reales y un buen maletero.

Es el coche con el que Ferrari dice no de momento a la moda de los SUV y los crossover. En cierto modo es un coche único: ¿cuántos shooting brake de tres puertas conoces? Puede que el Aston Martin Vanquish Zagato Shooting Brake te venga a la cabeza. Pero su limitadísima producción y carácter de coleccionista lo alejan de la filosofía del GTC4Lusso. Ferrari quiere que el público vea en el GTC4Lusso un coche polivalente. Un Ferrari con un plus de motricidad y seguridad: el Ferrari que te llevarías a pasar dos semanas esquiando en St. Moritz, sin temor a parecer “convencional” en la puerta del Casino de Montecarlo.

Aunque se vende con un motor 3.9 V8 biturbo de 610 CV, los Ferrari de verdad tienen motores V12 atmosféricos. Como esta unidad, con 690 CV aparcados en su “establo”.

Ferrari quiere que pensemos en su GTC4Lusso antes que en el Porsche Panamera Sport Turismo, sin ir más lejos. ¿pura eficacia y precisión germana, o cuore italiano aderezado con la maravillosa magia de un doce cilindros de pura raza? Vamos a comprobarlo personalmente, así que no te vayas muy lejos. Tanto mi compañero David Clavero como yo pudimos conducir durante un día este escaparate tecnológico italiano. Hemos dividido nuestra primera prueba “colaborativa” en cuatro secciones, en las que tanto David como yo daremos nuestra opinión personal sobre este Gran Turismo con alma de superdeportivo.

1) Impacto visual: ¿nos emociona el Ferrari GTC4Lusso?

David Clavero:

La historia de Ferrari tiene tras de sí un largo listado de modelos GT, sin embargo en su época más moderna estos se han reinventado para ofrecer confort, todo tipo de tecnologías y también mucho diseño tal y como ha demostrado el GTC4Lusso que tenemos en nuestras manos. Si el Ferrari FF marcó un antes y un después en la historia de la marca por el concepto de 4 plazas reales y tracción a las 4 ruedas, la llegada del Ferrari GTC4Lusso es sin duda la mejor evolución de esa receta. Aunque seamos francos, el Ferrari FF no terminaba de enamorarnos y en su diseño encontrábamos sentimientos encontrados.

Ahora el GTC4Lusso ha conseguido dar un notorio paso al frente en la estética GT y los nuevos trazos le sientan realmente bien en todos los ángulos, pero muy especialmente en su zaga donde se acentúa ese guiño a las carrocerías shooting brake. Tenemos personalidad, mucho carácter en cada nervio, Ferrari ha reinventado el cóctel FF para dotarlo de una silueta que habla de pasión en primera persona y que seguro lo convertirán en uno de esos codiciados clásicos que multiplican su valor con cada cambio de manos.

Con 4,92 metros de longitud y 1,98 metros de ancho, es un coche mucho más grande e imponente de lo que las fotos pueden sugerir.

Sergio Álvarez:

Desde el momento en que fijé mis ojos en él, tuve claro que el GTC4Lusso es un verdadero Ferrari. Su frontal comparte rasgos con el brillante 812 Superfast, rasgos que podemos encontrar también en sus bonitas ópticas traseras o en su infinito capó – bajo el que se esconde uno de los últimos V12 atmosféricos, en posición central-delantera. Es un coche que gana mucho en vivo y en directo, cuando se puede apreciar su enorme distancia entre ejes (2.990 mm), su impresionante anchura de 1,98 metros y su escasa altura. Desde luego, es un claro paso adelante con respecto al polémico Ferrari FF, cuyo diseño no terminó de gustarme del todo.

Con todo, echo de menos algo más de agresividad en su perfil lateral, especialmente del pilar B hacia atrás. Aún así, es complicado resistirse a su encanto: imagínatelo en un color gris plata con asientos de color rojo. O en el mismo color Lusso Red de la unidad que mi compañero Pepe Giménez probó en la presentación internacional a la prensa del GTC4Lusso T con motor V8 turbo.

2) ¿Nos han convencido el habitáculo y las calidades de este GT de altos vuelos?

David Clavero:

Para que andarnos por las ramas, hablar de habitabilidad e infoentretenimiento en un Ferrari se nos sigue haciendo raro, pero los tiempos han cambiado y Ferrari ha sabido adaptarse a ellos con bastante buen tino para ofrecer algo más sin perder la esencia que ha de tener todo Ferrari. 4 verdaderas plazas son las culpables en parte de su nombre, y en ellas Ferrari ha querido imprimir todo el confort que cabría esperar en una berlina. El acceso a las plazas posteriores, pese a hablar de un coupé de dos puertas laterales, me resultó más que satisfactorio, más aún teniendo en cuenta que ese pequeño sacrificio nos permite disfrutar de una carrocería de claros tintes shooting brake.

Ferrari ofrece un set de maletas, diseñadas para aprovechar al máximo el espacio del maletero, cuyo volumen máximo de carga es de unos correctos 450 litros.

Pero aún hay más, y es que el cuadro de instrumentos ya no es la única fuente de información. El copiloto disfruta de una interfaz táctil que se ha convertido en todo un sello en la marca, una pantalla que permite desde manipular el audio hasta vigilar qué hace el piloto con todos los datos sobre el motor en tiempo real. Si quieres pasar miedo, nada como ver en esa pantalla dibujados los 300 Km/h. Y todavía el GTC4Lusso esconde un as en la manga en forma de sistema central de infoentretenimiento con pantalla táctil de 10,25″. Sus posibilidades son amplias, y aunque el entorno gráfico luce, su funcionamiento no está tan pulido como cabría esperar.

¿Nos importa? La verdad es que no, e incluso me atrevo a decir que nos sobra, piloto y copiloto estamos ocupados disfrutando de las 9.000 rpm.

Sergio Álvarez:

Enzo Ferrari solía decir que “construía motores, y regalaba al cliente el resto del coche”. La marca nunca se preocupó demasiado de ajustes o acabados, adoleciendo muchos de sus coches de problemas de calidad y atractivo visual en este aspecto. En pleno siglo XXI, las cosas han cambiado, y no se pueden pedir al cliente más de 300.000 euros y ofrecerle un habitáculo digno de un Dacia Sandero. El GTC4Lusso es el Ferrari más GT de la gama, y por tanto, posee el que posiblemente es el mejor interior de la historia de la marca. Cuero de máxima calidad y acabados de aluminio o fibra carbono son tónica general en su espectacular habitáculo.

¿Sabías que los intermitentes de los Ferrari se accionan en el volante? Estos detalles aportan personalidad, y nos alejan de la cada vez más estandarizada industria del automóvil.

Es un coche ideado para que cuatro personas viajen cómodamente, y sus plazas traseras son cómodas incluso para adultos de estatura alta y amplio volumen, como es mi caso. No echo de menos una puerta para acceder a las plazas traseras: los asientos delanteros se desplazan eléctricamente, facilitándome el acceso y egreso. Sorprende ver una enorme pantalla panorámica presidiendo la consola central del GTC4Lusso, que además es compatible con Apple CarPlay. Por fortuna, la posición de conducción es la propia de un Ferrari: sentados muy bajos, con una instrumentación completamente orientada al conductor, mirando a un cuentavueltas central que llega a las 10.000 rpm.

Sigue sin ser tan perfecto y milimetrado como el de un Porsche, y la usabilidad de algunos mandos es mejorable, pero a cambio… derrocha carácter, algo cada vez más valioso hoy en día.

Otro detalle curioso, ¿sabes que su ordenador de a bordo no mide consumos? Si te preocupan, quizá no deberías tener un Ferrari en tu garaje.

3) Técnica y dinámica

David Clavero:

¡Un V12 atmosférico! ¡Y para usar todos los días! La esencia del Ferrari GTC4Lusso es hacer realidad el sueño de conducir un superdeportivo donde y cuando quieras. Sin pretender desmerecer el portentoso V8 de doble turbo, las comparaciones son odiosas y en este caso el doce cilindros no sólo me parece una opción recomendable, sino obligada por todo cuanto supone el que Ferrari siga ofreciendo este diseño de propulsor en un mundo donde impera el downsizing. Los elogios a su 6.3 V12 de 690 CV podrían llevar miles de palabras en este artículo, pero ello nos restaría espacio para hablar del resto de cualidades que hacen tan apetecible llevar al Lusso V12 a tu garaje.

No tengo dudas, el sistema 4RM Evo es posiblemente el mejor sistema de tracción a las cuatro ruedas que pueda imaginar para un verdadero superdeportivo, de los que se disfrutan al milímetro, y es que el Lusso es un trasera puro donde el tren delantero sólo se hace notar cuando realmente es necesario, convenciéndote en cada curva de que la tracción total puede ser sumamente divertida. Giro, golpe de gas y ahí está la trasera intentando adelantarte. Sublime.

A través del ya clásico manettino podemos cambiar entre modos de conducción. Parece increíble que el coche siga siendo “domesticable” con “todo fuera”. Han hecho un soberbio trabajo en la puesta a punto de su chasis.

Pensar en el planteamiento del GTC4Lusso induce a error, y lo hace porque de primeras sólo piensas en el confort, y bajo esa silueta encuentras mucho más. Con casi 5 metros, el Ferrari más GT que se fabrica en la actualidad muestra además un nivel de agilidad que te abruma en cada giro, pues incluso cuando piensas que te quedas sin ángulo, el coche entra en la trayectoria y te demuestra que su límite está muy por encima de lo que dicta tu cabeza. Sí, para rizar el rizo sus 4 ruedas también son directrices… y te costará creerlo, pero incluso arriesgándote el tipo poniendo el manetino en modo ESC off, el GTC4Lusso brinda un comportamiento noble e increíblemente obediente. Técnicamente el Ferrari GTC4Lusso no tiene rivales, su receta GT es posiblemente la más pasional que puedas encontrar en todo el mercado.

Sergio Álvarez:

Podría abrumaros con la letra pequeña de su sistema de cuatro ruedas directrices o su sistema de tracción total, y escribir 1.000 palabras acerca de su casi perfecto equilibrio entre prestaciones y seguridad de conducción. Sin embargo, desde mi punto de vista subjetivo, lo más impresionante de este Ferrari GTC4Lusso es su motor. Su glorioso y excelso motor atmosférico de 12 cilindros, sin el que el carácter del coche sería muy, muy diferente. Un motor que ronronea suave en conducción urbana o a ritmos tranquilos, sin mostrar su carácter hasta que hundes el pedal derecho. Es entonces cuando estás apurando la segunda a más de 140 km/h, mientras el escape atruena la tranquila campiña italiana acercándose a las 9.000 rpm.

El 90% del par motor de este V12 está disponible a 1.750 rpm, pero parece estirarse hasta el infinito. No creerás que este 6,3 litros es capaz de rozar las 9.000 rpm hasta que no lo hayas experimentado en tus propias carnes.

Es absolutamente adictivo, una experiencia casi catártica. La mejor terapia para el mundo de pequeños motores turboalimentados e híbridos que nos ha tocado vivir. Exprimir un motor V12 de 690 CV es experimentar un torrente de adrenalina sin parangón en el mundo del automóvil. Pero lo más impresionante de todo es lo bien que Ferrari consigue que su caballería no se desboque, o cómo su sistema de tracción total – un sistema llamado PTU, conectado al cigüeñal, que prescinde de complejos acoplamientos hidráulicos – es capaz de enviar hasta el 90% de la potencia a una de las ruedas delanteras, “metiéndonos” en la curva como por arte de magia. Si tienes ganas de marcha, el tren trasero te dejará margen, logrando incluso deslizamientos más propios de un trasera.

Todo esto no sería posible sin un despliegue técnico y electrónico impresionante, invisible a nuestros ojos. La máquina nos hace sentir en control en todo momento, mientras evita que nos salpique la violencia de su mecánica. La clave está en que lo hace sin que nos demos cuenta. Tus niveles de adrenalina se dispararán, sin necesidad de arriesgar tu existencia en cada curva.

4) Cuore: una máquina con alma

David Clavero:

Hablar de un GT no siempre es fácil ya que interpretaciones del concepto hay tantas como fabricantes, pero sí, Ferrari ha conseguido que nos enamoremos de su receta, donde priman las prestaciones y por encima de ellas las sensaciones. Hablemos de comodidad, de tecnología y de mucha personalización, pero el alma del GTC4Lusso está en todo lo que no se ve a primera vista, en un V12 que te hace vibrar desde el primer arranque y en una puesta a punto que te dibuja sonrisas con cada curva dejada atrás. El futuro habla en clave SUV y Crossover, pero no nos engañemos amigos, el GTC4Lusso es el coche que realmente andas buscando.

Sergio Álvarez:

“Sólo es un coche, ¿cómo es capaz de emocionarte una máquina?” Los que vivimos con pasión este mundo hemos escuchado cientos de veces esta frase. En un mundo donde los coches cada vez se asemejan más a electrodomésticos, no os podéis imaginar lo reconfortante que resulta comprobar que el matrimonio de la electrónica con el automóvil aún puede tener hijos que nos emocionan, que nos hacen sentir vivos. Dime, ¿prefieres escuchar una insulsa canción pop a través de tus auriculares, o experimentar el directo de una orquesta sinfónica, dirigida por un apasionado director italiano?

Piensa en el Ferrari GTC4Lusso V12, antes de decidirte por un enorme SUV de lujo, con tanta personalidad como un microondas.

Lee a continuación: ¿Cuánto cuesta comprar un McLaren en España? Estos son los precios de los deportivos de Woking

Ver todos los comentarios 4
  • RatON

    Imposible hacer una lectura como dios manda desde el móvil. Hay mas fotos de un Seat Arona que del Ferrari. Teneis las web asquerosamente llena de publicidad.

  • F(Clemente)1

    Gran prueba!
    Pero no estoy de acuerdo con algo, y es que el Ferrari FF, personalmente, me gusta más que este en diseño. Me encantó cuando salió, con la silueta rompedora de Shooting Brake que poca gente se esperaba. Y no estoy diciendo el GTC4 sea feo, ni mucho menos (al fin y al cabo no son tan diferentes) pero si que me parece algo menos atractivo.
    Eso sí, el interior es bastante mejor y esa pantalla para el copiloto me parece un detalle sublime (asustar a la gente con la velocidad que ahí proyecta xD)

    • Antonio Luis Ramirez Navarro

      A mi también me gustaba algo más el FF

  • PaulMichaelSpiniakSchaefer

    Lo encuentro hermoso, exagerado y distinguido, como un verdadero Ferrari, PERO! Aunque odio a Porsche, no puedes decir que es más bello que un Panamera, yo diría que andan por ahí los dos, el Panamera es una verdadera obra maestra que hasta un hater como yo puede reconocer.