El SEAT Arona ya tiene versión TGI de gas natural comprimido, pero un Ibiza TGI tiene más sentido

 |  @sergioalvarez88  | 

Una de las principales novedades de SEAT en el Salón de París, además del nuevo SEAT Tarraco, será el SEAT Arona TGI. TGI es la denominación que usa SEAT para identificar a los coches que usan gas natural comprimido (GNC) como combustible. El SEAT Arona TGI es el cuarto coche bi-fuel de la marca, capaz de quemar tanto GNC, como gasolina convencional. Hasta la fecha teníamos versiones de GNC de los SEAT Mii, SEAT Ibiza y SEAT León. El SEAT Arona TGI está estrechamente relacionado con el Ibiza, con el que comparte plataforma y motorización. Pero presenta una diferencia fundamental con este.

Al igual que el Ibiza, esta versión TGI está articulada en torno al motor 1.0 TSI de tres cilindros. Este propulsor desarrolla 90 CV y un par máximo de 160 Nm, constante entre las 1.900 rpm y las 3.500 rpm. Asociado a una caja de cambios manual de seis relaciones, es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 12,8 segundos, con una velocidad punta de 172 km/h. El gas natural comprimido del que se alimenta el SEAT Arona TGI está almacenado a 200 bar de presión en tres depósitos especiales, situados bajo el maletero y bajo el asiento trasero – como podéis ver en el diagrama que acompaña a este texto.

El SEAT Arona TGI tiene un cambio manual de seis relaciones, frente al cambio de cinco relaciones del Ibiza TGI. Pero la principal diferencia es el tamaño de su depósito de gasolina.

Estos depósitos tienen una capacidad máxima de 14,3 kilos. Gracias al gas en estos depósitos almacenados, este coche es capaz de recorrer hasta 400 km, con unas bajísimas emisiones de dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno. La principal diferencia con respecto al SEAT Ibiza TGI está en el depósito de gasolina: el Ibiza retiene un depósito de 40 litros, con el que la autonomía máxima del coche es de 1.320 km. En el SEAT Arona TGI, el tercer depósito de GNC relega el depósito de combustible a un simple extensor de autonomía de emergencia: su autonomía usando gasolina es de sólo 160 km.

Si el Arona tuviera una autonomía notablemente superior a sus hermanos de gama usando GNC, este compromiso sería comprensible, pero sólo tiene 1,3 kilos más de capacidad de GNC que el Ibiza TGI. Debido a que es un coche más grande y menos aerodinámico, sólo tiene 10 km más de autonomía que el SEAT Ibiza TGI, usando GNC. Y desgraciadamente, no retiene la misma capacidad de carga que otros Arona: su maletero cubica 282 litros, frente a los 400 litros de otras versiones. La estrategia de tres depósitos de GNC fue mi principal crítica al Skoda Octavia G-Tec 2019: también sufre de una autonomía escasa usando gasolina como combustible.

El SEAT Ibiza TGI tiene prestaciones superiores, una autonomía casi idéntica usando GNC y un depósito de gasolina de 40 litros. ¿Qué sentido tiene un SEAT Arona TGI?

SEAT quiere que el GNC sea el principal combustible a usar en sus modelos TGI, con el que se consigue una reducción de emisiones de dióxido de carbono del 25% con respecto a la gasolina. Y estamos de acuerdo, son coches que no tienen sentido ni no se aprovecha al máximo su capacidad bi-fuel. Ahora bien, la red de suministro sigue siendo escasa en nuestro país, y hay zonas del interior sin gasineras en cientos de km a la redonda. Reducir al mínimo la autonomía con gasolina es sólo un incordio – incluso quiénes solo usen GNC de forma sistemática harán viajes largos por zonas con escasez de suministro de GNC.

El SEAT Arona TGI estará disponible en los acabados Reference, Style, Xcellence y FR.

Lee a continuación: Tras León y Ateca, el Digital Cockpit aterriza en los SEAT Ibiza y Arona

El primer SUV pequeño de SEAT destaca por la amplitud de su interior, y unas posibilidades de equipamiento y personalización elevadas. La oferta de motores es similar a la vista en la última generación del Ibiza, con los eficientes bloques TSI y TDI.

Ver todos los comentarios 0

El primer SUV pequeño de SEAT destaca por la amplitud de su interior, y unas posibilidades de equipamiento y personalización elevadas. La oferta de motores es similar a la vista en la última generación del Ibiza, con los eficientes bloques TSI y TDI.