CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Dakar

2 MIN

Nani Roma y qué hacer cuando tu sueño acaba en la primera etapa

Iván Fernández | 5 Ene 2015
MCH22946
MCH22946

Se acabó el sueño cuando no había hecho nada más que empezar. Ayer Nani Roma veía como su Mini All4 Racing decía basta tras sólo 10 kilómetros y a pesar de buscar los problemas en su vehículo no fue capaz de encontrarlos y tuvo que esperar al camión de asistencia para ser remolcado hasta el vivac. Durante los más de un centenar de kilómetros de etapa cronometrada (más los del enlace), a buen seguro que el de Folgueroles tuvo tiempo suficiente para darle vueltas a los que había pasado durante este primer día del Dakar 2015.

Y es que las imágenes de desesperación daban clara muestra de los sentimientos de Nani tras ser consciente de que había perdido la carrera nada más comenzar. Podrá seguir en competición, pero el tiempo perdido (6 horas y 25 minutos), además de la penalización de una hora a la que era sometido debido al hecho de haberse saltado el cuarto control de paso obligarán a Roma a tener un objetivo completamente distinto las dos semanas que quedan de edición 2015.

Y es que ahora el ganador del Dakar en las categorías de motos y coches tendrá que hacer labores de equipo y probar cosas ya para el Dakar 2016 donde X-Raid ya ha asegurado su participación y en la que tal vez la novedad sea ver un buggy 100% desarrollado por la escuadra de Sven Quandt. Nani ahora hará labores de asistencia, aprovechando que su posición de salida será bastante retrasada y además su Mini All4 Racing servirá de improvisado camión de transporte para cargarlo con piezas de repuesto en la etapa maratón que a buen seguro marcará la carrera. Ya no podrá luchar por su segundo Dakar en coches, pero a buen seguro el catalán será pieza clave para el equipo lo que queda de prueba.

Uno tiene asumido que este deporte es así y que cualquier día puedes sufrir un revés, pero no esperaba que fuera tan pronto. Quedarse en la primera especial de un Dakar es duro. Hemos estado reparando todo lo que hemos sabido y más, hemos cambiado unos sensores, todo, y nada, todo ha sido inútil. Otra motivación, ahora, será apoyar a Rosa (su mujer, que corre en motos), darle ánimo y ayudarla en lo que pueda. Desde mañana me planteo esta prueba como preparación para el Dakar 2016. Quiero seguir disfrutando de esta carrera hasta el final.