Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

2 MIN

Sebastian Vettel y Ferrari, un idilio que viene desde 2008

Reconozco que la primera vez que vi a Sebastian Vettel sobre el BMW Sauber de Robert Kubica, mi pensamiento se fue hacia el futuro y se imaginó a la promesa alemana “heredando” el volante que dejaba vacante Michael Schumacher. Mucho ha cambiado la vida desde entonces. El paso del heptacampeón por Mercedes AMG, los cuatro títulos Mundiales de Vettel con Red Bull, las épocas de sequía de Ferrari…

Pero lo cierto es que no iba tan desencaminado. Vettel nunca ha ocultado su amor por Maranello y la Scuderia. Tanto que en ocasiones incluso le ha costado un tirón de orejas por parte de los dirigentes de Red Bull. Los tonteos con Ferrari y con el por aquel entonces director de equipo, Stefano Domenicali, comenzaron ya en 2008, año en el que el alemán consiguió su primera victoria al volante de un Toro Rosso que por aquel entonces era propulsado por la marca del cavallino.

Desde ese año, las reuniones secretas en Maranello se han sucedido mientras Vettel seguía siendo piloto Red Bull, sin tener nunca nada sobre el papel, pero con Ferrari expresando su deseo de contar con los servicios del tetracampeón en el futuro. No fue hasta la pasada temporada cuando el fichaje de Sebastian se concretó, resistiendo incluso a la salida de los máximos responsables de la firma italiana. Ahora, a pesar de que el mono ignifugo le queda al más puro estilo Jacques Villeneuve, Vettel ya puede decir que vistió el rojo Ferrari.

Vía | RACER