Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

2 MIN

Carlos Sainz termina el Gran Premio de España con un regusto dulce

Tras una sesión de clasificación tan buena para los dos pilotos de Toro Rosso y en especial de Carlos Sainz, que partía desde la quinta plaza de parrilla, ha sido una lástima ver como el madrileño se encontraba encerrado en la primera curva tras una salida no muy buena y comenzaba a ceder posiciones. A pesar de intentar un gran adelantamiento por el exterior a Kimi Räikkönen, su carrera ya no tenía remedio.

A partir de ese momento se comenzaba a mostrar que el motor Renault sigue sin estar a punto y la facilidad con la que el resto del “paquete” le superaba no hacía más que decir cosas buenas del gran rendimiento a una vuelta que tuvieron la jornada de ayer tanto Verstappen como el propio Sainz. Perder 6 posiciones en la primera mitad de carrera en un Circuito como el de Montmeló nos indica que los datos de la pobre velocidad punta eran tan reales como la vida misma.

Sin embargo, la última parte de carrera le dejaba un regusto dulce a Carlos Sainz Jr. El piloto de Toro Rosso se acercaba a su compañero de equipo que tenía unos neumáticos con más vueltas. A pesar de perder algo de margen tras la última parada en boxes, el hijo del bicampeón del Mundo de Rallyes llegaba a las seis vueltas antes de la bandera a cuadros muy cerca de Verstappen y del segundo piloto de Red Bull, Daniil Kvyat.

Con ambos ponía en práctica la misma estrategia, prepararse el adelantamiento (en el caso de Max ayudado por una colada en la chicane de su compañero) y aprovecharse de unos neumáticos más jóvenes para entrar a la recta de meta muy cerca del piloto que le precedía. Tanto con el STR10 como con el RB11 la ventaja que le daba el DRS ante dos monoplazas con velocidades puntas similares permitían llegar al final por delante de ambos. Kvyat apuraba la frenada y cerca estaba de colisionar con Sainz, que se veía obligado a alargar la trazada e irse fuera. En definitiva novena posición final para el español en el GP de casa y en un circuito que conoce a la perfección. Sin embargo, esta vez en la ecuación fallaron la salida y el motor de un Toto Rosso que es muy rápido con el tanque vacío y mucha goma en pista.