Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

7 MIN

El adiós a la Fórmula 1 en abierto en España

Las causas son múltiples, y los actores son algo confusos, pero la realidad es que en 2016 solo se va a poder seguir la Fórmula 1 en España a través de Movistar+, la plataforma de pago que ya lleva dos temporadas de experiencia en parrilla, y que era la alternativa a las emisiones en abierto. Una retransmisión sin anuncios, más fresca, digamos, aunque su equipo ya traía un considerable bagaje televisivo y relacionado con el mundo del motor, pero de pago y con un importante lastre asociado: contratar la conexión de Internet con Movistar, sí o sí. Este 2015 termina con un sabor más agrio que dulce para la afición española, con un Fernando Alonso en lo más bajo de su rendimiento deportivo y amagando con un año sabático, sombras sobrevolando su futuro inmediato, y la despedida de Antena 3 y TV3 como emisoras de F1 en abierto.

La F1 en abierto, de verdad, empezó con Antonio Lobato

Antes de Lobato, en España no disfrutábamos de retransmisiones serias. Sí que es verdad que Lobato y compañía no son los primeros en emitir una prueba íntegra, pero lo fueron al dotar esa emisión de algo bastante inédito en nuestro país: profesionalidad y profundidad. Hace 25 años teníamos suerte si podíamos ver un cuarto de carrera, y más suerte aún si contábamos con un locutor digno, que al menos supiese de qué hablaba. No exagero demasiado, puede que un poco, pero no demasiado.

El "gracias" que debemos entonar para Antonio Lobato y su gran equipo es obligatorio, pese a todo.

Con Antonio Lobato, que ha retransmitido todas las victorias de Fernando Alonso menos la primera, la de 2003, aprendimos lo que eran los previos de las carreras, vimos crecer a Fernando Alonso y la alonsomanía, asistimos a sus dos campeonatos mundiales, a la retirada de Michael Schumacher, al amargo trago de 2007, a los títulos de Sebastian Vettel, al crashgate, a las frustraciones continuadas en Ferrari... Vivimos lo bonito y lo no tan bonito de la Fórmula 1, con constancia, profesionalidad y documentos inolvidables.

En realidad no me olvido tampoco de la componente dramática o sentimental de Lobato, algo que podemos compartir, o no, pero que hay que reconocer que conectaba a la perfección con una gran mayoría del público espectador, y el documental que daba carpetazo a la relación de Fernando Alonso con Ferrari, tras cinco temporadas, es una buena muestra de su buen hacer. También estuvo involucrado en el documental de homenaje por los 250 GGPP del asturiano.

El "gracias" que debemos entonar para Antonio Lobato y su gran equipo es obligatorio, por mucho que podamos criticar momentos puntuales, costumbres, o la creciente presencia de la publicidad en las retransmisiones. Han hecho mucho por la Fórmula 1, y por hacer crecer la afición en España, y aunque haya que cerrar un ciclo ahora, siempre ocupará el lugar que se merece.

Caída de audiencias global en la Fórmula 1

La Fórmula 1 no goza de la mejor salud posible, porque la caída de audiencias es un hecho a nivel global, y muy particularmente en nuestro país. Ahora estamos en una fase de "globo deshinchado", un período en el que la falta de contenidos en abierto desanimará a buena parte de la audiencia actual, que dejará de ver F1. Esperamos que al menos esa audiencia no deje de informarse sobre Fórmula 1, por ejemplo aquí mismo. No se espera una migración masiva de audiencia hacia Movistar+, que cuenta con el handicap de tener que pasar por el aro, y por la caja, para contratar todo el paquete de Internet para poder ver la Fórmula 1, en lugar de pensar en una solución "portable" que todo el mundo pueda adquirir a precio razonable.

La caída de audiencias de la Fórmula 1 a nivel mundial, y en España, es preocupante si no se le pone remedio pronto.

En España solo nos puede salvar, dicho así de exagerado, que Carlos Sainz explote y sea un firme candidato al título, y pronto. O que McLaren Honda cumpla y sea un coche ganador a corto plazo, algo que hoy nos parece ciencia ficción, y que Fernando Alonso esté bien posicionado para conseguir su ansiado tercer título mundial. O que Movistar+ se apee del burro y ofrezca una opción accesible para todos, no solo para sus clientes. Hay otra opción, que es la opción YouTube: no sabemos en qué estado está y si será suficiente como para mantener una audiencia cohesionada, al menos a nivel español.

Movistar+, la alternativa obligatoria

Con Movistar+ y sus retransmisiones tengo el corazón dividido. Por un lado llevo dos temporadas completas abonado, y no puedo estar más satisfecho con el producto: no hay publicidad, ni interrupciones en la carrera, retransmiten todas las sesiones, tienen su previo, muchos documentales, carreras históricas comentadas por buenos expertos, la posibilidad de ver las cámaras subjetivas y otras informaciones... Nada increíblemente espectacular porque la tecnología permite eso, y mucho más (y porque algún aspecto técnico es mejorable), pero sí algo que con Antena 3 no era posible: disfrutar la experiencia sin cortes.

Actualización: Como bien dice Ofitus_21 #JB17 en los comentarios, se puede ver la F1 en Movistar+ mediante la contratación de Canal+, sin necesidad de hacerse con la conexión de Movistar.

El problema es que para disfrutar de esa retransmisión haya que contratar la conexión a Internet con Movistar. Eso significa que cualquiera que tenga otro ISP se tiene que cambiar sí o sí. No existe la posibilidad de disponer de una suscripción a través de Internet, para ver en multidispositivo (algo como Netflix, sin ir más lejos, con los canales que lleva el paquete actual de Motor). esta posibilidad sí que, entiendo, ayudaría a mantener y hacer crecer la audiencia. Cierto que hay que pagar, pero esto es algo a lo que nos lleva la industria: cada vez habrá menos y peor televisión en abierto, o a la inversa, más y mejor televisión a la carta. Pero tiene su coste. Es inconcebible cuadrar el deseo de Fórmula 1 en abierto y gratis, y sin publicidad. Imposible.

La alternativa para muchos aficionados es sencilla: no van a ver la Fórmula 1 en 2016, y no van a pagar por verla. Esto no es algo que aventuremos porque sí, es algo que nos habéis dicho. Y sabemos que otra parte de la audiencia es casual, que si se encuentran con una carrera la ven, pero si no, no pasa nada. De toda la audiencia actual, sabemos y esperamos que una buena parte se haya aficionado de verdad a la F1. A los medios online nos queda el reto de seguir informando, intentar mejorar y seguir con esta afición que nos mueve desde hace mucho tiempo ya.

Sin duda, este 2015 es un punto de inflexión importante en cuanto al consumo de Fórmula 1 en nuestro país. Desde aquí agradecemos a los diferentes equipos que la han hecho posible su trabajo, su labor y su amor por el deporte.

PD: No nos olvidamos de TV3, por supuesto, pero un servidor no tiene la experiencia como espectador con esta cadena, y por eso prefiere no opinar sin conocimiento. PD2: Conocemos otras alternativas para ver la Fórmula 1, pero dejamos a la elección de cada cual buscar su solución.