CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

4 MIN

McLaren mejora pero sigue lejos de cabeza

Àlex Garcia | 20 Mar 2016
Jenson Button GP Australia 2016
Jenson Button GP Australia 2016

Es difícil darle a McLaren un aprobado tras el Gran Premio de Australia disputado esta mañana. La primera carrera del año ha servido entre otras cosas para ver dónde está cada equipo, cada motor y cada piloto. Hay muchos elementos a comentar y desafortunadamente, McLaren no parece estar en una posición suficientemente buena como para que se les tenga que prestar demasiada atención. Tras una sesión clasificatoria esperanzadora ayer, hoy se han hundido.

El sábado, los McLaren demostraron que aunque no estaban para llegar a la Q3, sí tenían suficiente velocidad para superar la Q1 sin demasiados problemas. Incluso el propio Fernando Alonso llegó a decir que en igualdad de neumáticos, tenían velocidad para estar dentro de los diez primeros. Esto hacía pensar que el día de la carrera podía buscarse puntuar. No ha sido así y lo que hemos vivido en la primera carrera del segundo año de la asociación McLaren Honda no ha sido tan distinto a lo visto en 2015.

La realidad es que a pesar de todos los problemas mecánicos sufridos durante el año pasado, en 15 de 19 carreras hubo por lo menos un McLaren en la línea de meta. Eso es algo que hemos visto también hoy; Jenson Button ha cruzado la bandera de cuadros fuera de los puntos mientras que Fernando Alonso se ha visto obligado a abandonar y probablemente perderá ya su primer motor -aunque en este caso sea por los daños recibidos en el accidente y no por problemas técnicos-.

Este podría ser un resumen rápido hecho con "mala leche". Pero la realidad no es tan distinta. Sí, McLaren ha mejorado en el sentido de que no tienen tantos problemas mecánicos y eso les debe permitir mejorar -históricamente el equipo de Woking ha sabido remontar inicios paupérrimos-. Pero el ritmo en pista, aunque más regular que el año pasado, no es mucho más veloz. Al final, la gran mayoría de equipos se han mostrado más rápidos en el circuito de Albert Park.

A los evidentes de cabeza como son Mercedes, Ferrari, Williams y Red Bull hay que añadirle la sorpresa global de Toro Rosso, los esperables Force India, los Haas a pesar de su sábado e incluso los Renault en el día de hoy. ¿Conclusión, entonces? McLaren ha estado por delante solo de Sauber y Manor. El segundo mejor equipo de la historia de la Fórmula 1 es a día de hoy el noveno mejor equipo, octavo si somos optimistas con el asunto Renault. Con perspectivas de mejora, de acuerdo. Pero noveno por delante de los dos equipos con menor presupuesto en la categoría.

En todo caso, la situación actual de McLaren Honda debe demostrar una vez más lo difícil que es en realidad estar delante en la Fórmula 1. Cuando la unión de un equipo como McLaren, un fabricante de motores como Honda y dos campeones como son Fernando Alonso y Jenson Button no consigue dar sus frutos, eso debe dejar muy claro que la Fórmula 1 es un deporte extremadamente difícil. En cuanto a la carrera de hoy... realmente no hay tanto que decir, ¿no?

La carrera de Fernando Alonso terminó demasiado pronto, tras 16 vueltas y mientras luchaba con Esteban Gutiérrez. Siendo justos, el español estaba en zona de puntos cuando realizó su parada y la estrategia era distinta a la de Jenson Button. Pero aún así, es difícil imaginar a los McLaren peleando con los Toro Rosso, últimos coches en zona de puntos. En el mejor de los casos, podemos imaginar a una McLaren a la altura de Renault. Y esto, visto lo visto, es insuficiente. Lo es para un equipo que ha insistido en sus opciones de luchar por el título en 2017, por lo menos.

En Baréin, próxima carrera del campeonato del mundo, tendremos una nueva oportunidad de juzgar la mejoría de McLaren. Y a falta de confirmación oficial, deberemos hacerlo con el sistema de clasificación usado hasta 2015, lo que nos dará un elemento más parecido para comparar lo que el equipo puede hacer este año con respecto al pasado. Fernando Alonso y Jenson Button están en un momento de sus carreras deportivas en las que seguir en un equipo anclado en la zona baja de la parrilla es inplanteable. Cuidado, que cada carrera vista puede ser una carrera más cerca de la retirada.