CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

2 MIN

Austin se carga los X-Games y evidencia una vez más sus problemas económicos [Actualizado]

Iván Fernández | 22 Mar 2016
Global Rallycross - Ft. Lauderdale 2015
Global Rallycross - Ft. Lauderdale 2015

Lo cierto es que a pesar del empeño, Bernie Ecclestone no está teniendo suerte con las sedes de Gran Premio en Estados Unidos. Tras aquella carrera de 2005 disputada en Indianápolis, y mientras seguimos esperando al debut de Nueva Jersey, el nuevo quebradero de cabeza para el mandamás de la FOM son los problemas económicos más que evidentes que están sufriendo los responsables del Circuito de Las Américas. ¿El último movimiento? La caída prematura de los X-Games.

El contrato que unía al circuito tejano con las series de deportes extremos hasta 2017 se verá finalizado un año antes, obligando a los organizadores de los Summer X-Games a buscar un nuevo destino, con Detroit teniendo muchas papeletas junto a Charlotte, Carolina del norte y Chicago. Sin embargo, lo preocupante ahora es la situación financiera del COTA, el cual ha confirmado recientemente que estará en el campeonato de forma definitiva y que incluso contará con Taylor Swift como actuación destacada en el marco de eventos que rodean la carrera de Fórmula 1.

La reducción del fondo estatal destinado para eventos del deporte del motor se cifra en un paso de 25 millones de dólares en 2015 a 19,5 para el Gran Premio de este año, mientras que la aportación para la cita de los X-Games (entre las que se incluye la carrera de RallyCross) fue de 1,1 millones de $ en 2014 tal y como ha confirmado Jalopnik. Se espera que durante el día de hoy se produzca el anuncio de dicha decisión.

Actualización: Según los responsables de ESPN, promotores de los X-Games, la decisión de terminar un año antes el contrato con Austin se debe al excesivo calor que hace en la zona durante el mes de junio y la imposibilidad de mover las series a otras fechas debido a que esto supondría restarle atención por la presencia de otras competiciones como las finales de la NBA o la de los Juegos Olímpicos. En ningún caso se trata de problemas económicos.