Los pilotos privados no quieren conformarse con ser la segunda división del WRC

 |  @fernischumi  | 

Se le empieza a plantear un problema a la Federación Internacional de Automovilismo y a los promotores del Mundial de Rallyes. Si finalmente se aprueba la posibilidad de que cualquiera de las tres unidades de un equipo puntúe para el campeonato (se tomarían los dos mejores resultados) la teoría nos diría que podríamos tener hasta 15 World Rally Cars de nueva especificación la próxima temporada. Todo ello en el mejor de los casos y siempre que la FIA autorice individualmente la elección de los equipos.

La FIA lleva semanas pensando en la posibilidad de crear una WRC Cup con los World Rally Cars actuales que sirva para que los pilotos privados puedan seguir compitiendo y de paso que esos coches que en principio iban a ser desterrados del Mundial de Rallyes sigan compitiendo durante una o dos temporadas hasta que el parque de asistencia se llene con los coches bajo el nuevo reglamento técnico. Este plan parece muy bonito hasta que son los propios pilotos privados, mezcla de gentleman drivers y grandes fortunas petroleras, los que se niegan a formar parte de dicha ‘segunda división.

Con Prokop dejando el Mundial de forma momentánea (el propio piloto checo aseguró que este no era un adiós definitivo), otros conductores de las actuales formaciones no oficiales como Lorenzo Bertelli o Yazeed Al Rajhi han expresado su deseo de llevar un World Rally Car con especificaciones 2017 ya desde la próxima temporada. En el caso del hijo de la dueña de la prestigiosa firma de Prada, la única opción pasa por utilizar uno de los coches nuevos, ya que no se ve pilotando uno de los actuales WRC mientras que la categoría absoluta pasa a utilizar vehículos mucho más potentes.

No han sido los únicos que han expresado su deseo a la ‘libertad de elección’. M-Sport es otro de los principales interesados en vender o alquilar sus unidades a pilotos privados. Obviamente a los de Cumbria no les importaría seguir haciendo lo propio con su Ford Fiesta RS WRC, pero obviamente la vida deportiva de este modelo es limitada (principalmente por la fecha de fin de la homologación), mientras que la nueva generación de coches será el futuro del Mundial durante al menos cinco temporadas. Desde la formación de Malcolm Wilson ya han ejercido algo de presión a través de unas declaraciones del jefe del departamento de equipos-cliente, Richard Miller, el cual ha dicho a Rallye-Magazin que esperan que la próxima temporada haya varias unidades del nuevo Fiesta en manos de pilotos privados.

Vía | Rallye-Magazin

Lee a continuación: La siguiente víctima de la Fórmula 1: el GP de Brasil en peligro

  • M.A. (Maik-Alfa)

    Dificil papeleta, puesto que los privados nunca podrán realmente competir contra los oficiales, o sea que siempre van a ser una suerte de 2ª categoria.
    Para mi lo peor es este "arreglo" que quiere hacer la FIA (se pasan la vida con "arreglos" y con "cagadas") de decir con que coche debe competir cada uno y que cosas le están permitidas a cada cual en cada momento.
    ¡Un poco más de libertad, hombre!
    Deja que cada uno se busque el material que pueda conseguir. No te preocupes de "como lo pagará". Eso no es asunto de la FIA.
    Que parece más preocupada de que las marcas "den salida" a su material obsoleto mas que otra cosa.

  • Txesz

    En fin lo dicho. No entienden que cosas como ver a un privado al nivel de los oficiales, como Bouffier en Montecarlo'14 suponen un atractivo para los aficionados.

    Si ya ahora aspiran a poco, que les va a tocar si tienen que correr con coches que se van a quedar en tierra de nadie. Un privado no quiere luchar por un trofeo propio, sino medirse con los mejores. Otra cosa es que se reconozca su situación y a final de año se le reconozca, como a Luis Climent en 1999.

  • Pingback: Así está el mercado de pilotos del Mundial de Rallyes para la temporada 2017()