24 Horas de Le Mans 2018: una inoportuna ‘slow zone’ y una sanción separan a los Toyota

 |  @eloy_eg  | 

Las 24 Horas de Le Mans 2018 llegan a su medianoche. Y aunque el duelo entre los Toyota TS050 HYBRID LMP1, una ‘slow zone’ provocada por el accidente de Matevos Isaakyan al volante del BR1 #17 de SMP Racing ha espaciado a los dos coches japoneses. Lidera el #7 pilotado por Mike Conway, mientras que Sébastien Buemi rueda lejos al volante del #8 como consecuencia del tiempo perdido con un slow zone y un exceso de velocidad bajo la misma que derivó en ‘stop and go’. Ambos disfrutan de tres vueltas de ventaja sobre el Rebellion #3, tercer clasificado.

Lo cierto es que Kamui Kobayashi y Kazuki Nakajima nos brindaron una pelea preciosa, al límite y a veces incluso por encima de él. Pasaron doblados por sitios imposibles y en alguna ocasión pareció que Kobayashi fuera a perder el control del Toyota al pisar hierba camino de Indianápolis. Pero aguantó en cabeza con el #7 incluso cuando Nakajima se puso en paralelo y aprovechó un mal último stint de su compatriota para abrir cierto colchón antes de que se montara en el #8 Sébastien Buemi.

El suizo se mostró rápido nada más ponerse al volante de su TS050 y redujo de nuevo la diferencia. Incluso parecía que fuera a colocarse en cabeza cuando decidió entrar en boxes justo cuando su compañero iba a encontrarse con un nutrido grupo de GT por doblar. Pero esa parada se le volvió en contra al #8. Matevos Isaakyan había perdido el control de su BR1 en las curvas Porsche, dinamitando las opciones de podio de SMP Racing. E intentó una torpe reparación que acabó en rotura de motor cerca de la pista. Era una ‘slow zone’ como una catedral.

Y así el #7 no sólo no perdió el liderato sino que encima amplió su renta por encima del medio minuto pese a realizar cambio de piloto. Mike Conway rueda así en cabeza liberado de cualquier tipo de presión, mientras un Sébastien Buemi desesperado llegó incluso a adelantar GT bajo bandera amarilla, debiendo dejarles pasar a continuación. En todo caso el hecho no pasó inadvertido para los comisarios, que le impusieron un ‘stop and go’ de un minuto por exceso de velocidad. ¿Será éste el momento en que se rompa la carrera? La presumible retirada del BR1 #17 deja también a Rebellion corriendo contra ella misma, al rodar sus RB13 #3 y #1 en tercera y cuatra posición, por delante de los LMP2 y con el plantel de LMP1 privados ya diezmado.

En LMP2 no hay mucha pelea, pues el ORECA 07 #26 de G-Drive sigue en cabeza con casi una vuelta de ventaja con respecto al Signatech Alpine #36. Progresa además hasta el quinto puesto absoluto y difícilmente se le escapará esta categoría a ORECA, pues los coches del fabricante galo ocupan los seis primeros puestos de la categoría. El primer Ligier es el #34 de Jackie Chan DC Racing.

Entre los GTE-Pro sigue el dominio de Porsche, con el #92 porcino instalado en cabeza desde que un Safety Car a media tarde le favoreciera. Actualmente disfruta de casi minuto y medio de ventaja sobre sus compañeros del #91 y el BMW #81, que aguanta pese a problemas de desgaste de neumáticos. Por detrás la lucha es sin cuartel y el Corvette #63 de Antonio García rueda séptimo, mientras que el Ferrari #71 de Miguel Molina rueda bastante más retrasado tras cumplir con un stop and go de tres minutos por saltarse un semáforo en rojo a la salida del pitlane. En GTE-Am también encontramos un Porsche al frente, el #77 de Proton-Dempsey Racing, siendo de lo más destacable el error de Paul dalla Lana al volante del Aston Martin oficial.

Foto | Toyota GAZOO Racing

Lee a continuación: El espectacular juego del gato y el ratón entre Pechito y Alonso en el tráfico de Le Mans [Vídeo]