Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

3 MIN

A pesar de tantas incertidumbres, el Supercars apuesta por el Gen3

Con la certeza de que el Holden ZB Commodore no podrá participar el próximo año en el Supercars, la organización del campeonato de turismo australiano atraviesa por una encrucijada tan peligrosa como la que transita el DTM en Alemania. Hasta ahora, solamente Ford se ha comprometido a seguir, en parte porque el Mustang ha sido un éxito, pero más allá no se advierten más competidores, de allí que Adrian Burgess, director de automovilismo del Supercars, señaló que el nuevo chasis Gen3 ha sido concebido para atraer más coches cupés, lo que sería la última esperanza para salvar el campeonato.

El actual chasis fue diseñado para sedanes, sin embargo, el Mustang, que es un coche de dos puertas, pudo ser adaptado a esa plataforma, que en un principio era utilizada para el Falcon. Por supuesto que el coche que participa en el campeonato no se parece al Mustang comercial debido a los cambios estéticos que se realizaron en la carrocería para que fuera compatible con el chasis. En tal sentido, los ingenieros del equipo Walkinshaw Andretti United intentaron sin éxito realizar un proceso similar para adaptar el Chevrolet Camaro, pero se encontraron con que el chasis era muy alto, así que desecharon la idea.

Para Burgess es necesario lanzar el Gen3 con la esperanza de que la categoría tenga un segundo aire ya que más allá de la propuesta técnica subyacen otras variables como la disminución de los costos, facilidades para ingresar y simplificación de las reglas, inclusive indicó que si algún equipo desea participar y no tiene un proveedor de motores, el Supercars se encargaría de conseguirlo. Señaló además que hay planes para reducir la carga aerodinámica y también está planteada la introducción de un neumático que no sufra tanto desgaste cuando los pilotos ruedan en medio del pelotón.

Todos estos planteamientos pasan porque el Gen3 sea atractivo para fabricantes y otros interesados, tomando en cuenta que la desaparición de Holden compromete la presencia de varios equipos para 2021. Burgess tiene fe en que el nuevo proyecto sea fructífero puesto que se ha invertido tiempo y esfuerzo en las fases de planificación y diseño.

En palabras de Adrian Burgess:

El chasis actual es demasiado alto, fue diseñado alrededor de una berlina de cuatro puertas y resulta que la industria y el mercado se están alejando de ese tipo de coches. Van en la dirección del Mustang, del Camaros y similares. Vamos a esforzarnos en hacer un coche más barato de comprar y de operar, será mucho más genérico y todos tendrán más o menos lo mismo.

Vía | Speedcafe