CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WRC

7 MIN

Akio Toyoda, el emperador de Toyota que no tenía miedo a reconocer sus errores

Iván Fernández | 22 Ago 2018
akio-toyoda-rally-finlandia-2018-wrc-7
akio-toyoda-rally-finlandia-2018-wrc-7

No es la primera vez que le vemos pedir perdón a sus pilotos. Akio Toyoda se aleja mucho de esa imagen de directivo trajeado y recluido en un despacho que se puede tener generalmente. Este fin de semana no fue uno de los más fáciles para los nipones a pesar de los triunfos cosechados en el Mundial de Rallyes y otras categorías de circuitos. La exclusión de los dos TS050 LMP1 Hybrid de las 6 Horas de Silverstone por disconformidades de técnicas y el problema técnico en el Yaris WRC que volvió a terminar con las opciones de doblete, hicieron que quedara una sensación agridulce de este caluroso fin de semana de carreras.

Toyoda ve cada problema técnico como una oportunidad de hacer mejores coches. “El otro día Jari-Matti me dijo que el Yaris era un gran coche muy fácil de pilotar. Durante el rally, él también me mencionó que estaba disfrutando conduciéndolo, pero desafortunadamente él tuvo que terminar su rally por el fallo mecánico. Es nuestra responsabilidad hacer un coche que el piloto pueda conducir con plena confianza. Sin embargo, todavía no lo hemos conseguido.” Reconocer los errores, algo a veces tan impropio en ciertos cargos de responsabilidad, pero, ¿Quién es Akio Toyoda?

Por la carpa en la que estábamos, además de un buen número de invitados de todas las nacionalidades también pasaron un siempre sonriente Kazuki Nakajima y un Kamui Kobayashi muy esquivo, distante y que sólo demostró su buen humor cuando se encontró con un par de populares actores/presentadores que han seguido al equipo desde la pasada temporada tirando del tan gracioso humor sobreactuado nipón. Marcus Grönholm ya hacía tiempo que había abandonado el edificio, dejando un buen número de momentos jocosos con su particular simpatía.

El gigante finlandés era una visita muy especial, no era para menos, todo un siete veces ganador del Rally 1.000 Lagos había entrado en la sala y había dejado algunas perlas que sin duda concentraron la atención en la zona central. La relación de Marcus con Toyota tiene ya más de dos décadas. Con el apoyo de Toyota Finlandia, el finés hizo una de sus primeras incursiones en el campeonato con un Celica y posteriormente sería uno de los pilotos prioritarios para el equipo de Toyota Europa con la llegada del Corolla WRC. Allí reveló entre otras cosas que precisamente estaba tratando recuperar uno de estos coches, ya que la unidad que el pilotó en el pasado está actualmente en el museo personal de otro de los Finlandeses Voladores, Jari-Matti Latvala y este no está interesado en vendérselo.

Akio Toyoda ha competido en carreras de coches inscrito con el sobrenombre de Morizo para tratar de mantener su anonimato y poder disfrutar así de la competición.

Las risas se dispararon cuando en medio de la entrevista realizada especialmente para la ocasión, Marcus tuvo que recordar aquel episodio en el que una barra entró por el suelo del Peugeot 307 CC WRC y llegaba hasta el lugar en el que termina la espada de su copiloto, Timo Rautiainen. Este sin duda es una de las anécdotas más conocidas del Mundial, gracias a lo poco cotidiano de la situación, los gritos de Timo mientras Grönholm no sabía qué sucedía a su inseparable mano derecha, el gesto, ya en meta, explicando la situación fue exactamente replicado por el bicampeón del WRC entre las incontroladas risas. No era para menos, hasta en el Parque de Asistencia había camisetas con la frase: “Up in the ass of Timo” dentro de la carpa del merchandising oficial del Rally de Finlandia. Cuando fuimos a comprar una estaban literalmente agotadas, incluso las tallas infantiles…

Nada fue comparable con lo que ocurriría minutos después. El silencio fue digno de palacio imperial. La llegada uno de los helicópteros durante la jornada del sábado trajo consigo una visita muy especial. En pleno tramo hacía aparición un enjambre de polos negros, y a la cabeza de todos ellos una figura menuda, luciendo un llamativo y ostentoso cinturón que combinaban el rojo y el dorado, uno de los recursos asiáticos para atraer a la suerte en el primer caso y, como símbolo de poder en el segundo de ellos. En el centro de la hebilla, una caricatura de él mismo que explicaré más adelante su significado.

Fueron varios los que preguntaron “Sabes quién es, ¿no?” Asentí esbozando una sonrisa inevitablemente. Inconfundible, Akio Toyoda había llegado a la especial, saludando abiertamente a los miembros del equipo allí presentes y no dudando en fotografiarse con los pilotos japoneses del WEC, los mismos que consiguieron este año junto a sus compañeros cerrar el ansiado doblete en las 24 Horas de Le Mans. Nieto del fundador de Toyota, Sakichi Toyoda, Akio regresaba al escenario donde se produjo su primera aparición pública dentro del Mundial de Rallyes, en la edición de 2014, en la que además de probar el Toyota GT86 4x4 fabricado por TMR también dejaba entrever el futuro compromiso de la marca en el campeonato.

Junto a él, un séquito de casacas negras, uniformados compatriotas que lucían con el mismo orgullo que Akio los colores de esta Toyota GAZOO Racing histórica que han creado y que poco a poco están evolucionando para convertirla en algo más que una sección deportiva. A la cabeza de la expedición, los hombres de European Sport Communication, una empresa fundada por Bernard Occelli a finales de la década de los noventa para ser el responsable de los grupos de invitados y periodistas de compañías que participan en el WRC como TOTAL, Michelin, Volkswagen, Hyundai y Toyota.

El francés, copiloto de Didier Auriol en el año 1994, temporada en la que se coronaron Campeones del Mundo de Rallyes, cuenta entre su estructura con nombres muy conocidos como la polivalente y emprendedora copiloto, Anne-Chantal Pauwels, inseparable mano derecha de François Delecour a finales de los ochenta y principios de los noventa, o los hijos de Luis Moya, integrados estos últimos en una compañía multicultural que sirve para mostrar a los invitados más ajenos al Mundial puedan conocer de primer mano los entresijos del campeonato en charlas amenas por y para apasionados del automovilismo de las que he podido disfrutar durante los últimos años.

Occelli y compañía son los encargados de gestionar el viaje y tratar de adaptarse a la agenda de un Akio que es conocido por su imprevisibilidad, algo que en ocasiones se convierte en todo un quebradero de cabeza. Espontaneo, lejos de la imagen más tradicionalista de los habitantes del país del sol naciente, Toyoda no dudó en mimetizarse con el ambiente y alejarse de la asistencia de Toyota GAZOO Racing al manillar de una bicicleta para ir a picar algo a modo de cena. Incluso saludaba a niños y aficionados con una sonrisa y un pequeño gesto de cabeza mientras repartía entre ellos pegatinas con una caricatura de “Morizo”, su seña de identidad, casi como una tarjeta de visita informal.

A pesar de que en Europa puede pasar desapercibido y caminar libremente por una asistencia, en Japón, Akio Toyoda tiene un status similar al de un Emperador.

¿Por qué ese nombre para una versión artística de Akio Toyoda de la que también disfrutan por ejemplo Jari-Matti Latvala o Esapekka Lappi? Precisamente ese era el sobrenombre que utilizaba en el pasado Toyoda para inscribirse en competiciones y mantener su anonimato. La imagen por su parte fue tomada de una de las mascotas de la Expo Mundial que se realizó en Aichi a mediados de la década pasada. Con un trato casi reservado a los emperadores en Japón, Akio Toyoda, CEO de uno de los grandes grupos automovilísticos del planeta, lucía sonrisa y mostraba interés por todo lo que transcurría en la competición en aquellos momentos, mientras que de fondo, en lo más alto de uno de los edificios de Jyväskylä, un cartel imponente rezaba "Welcome to my home roads", cartel que sin duda era premonitorio de la victoria conseguida tanto en Finlandia hace unas semanas, como este pasado domingo en Alemania, el hogar de TMG.

Hace poco, una distendida charla, alguien comentaba que la industria del automóvil sería apasionante si todos los responsables de las marcas fueran unos enamorados del automovilismo como lo es Akio Toyoda. Sin duda, se ha ganado por derecho propio el ser uno de los elementos más peculiares del Parque de Asistencia.