CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

5 MIN

Análisis a pie de pista – Día 3: “Duelo de titanes por arriba, tarea titánica por abajo”

Àlex Garcia | 1 Mar 2017
PortadaDanielRicciardoTestBarcelona2017Dia3T-ugs
PortadaDanielRicciardoTestBarcelona2017Dia3T-ugs

Tercer día, última oportunidad -teórica- de rodar en condiciones de seco como Dios manda. En el día de mañana la pista va mojada -se regó ya una vez y volverá a hacerse por la mañana antes de empezar la última sesión matutina de la semana- y si todo va como esperan por el paddock del Circuit de Barcelona-Catalunya, los neumáticos de seco deberían usarse poco. En ese sentido hoy se vivió un nuevo episodio del apasionante duelo Ferrari-Mercedes en la parte alta de la tabla y aunque la lógica dicta que los campeones estarían por delante, hay elementos suficientes como para prestar atención a los italianos.

El mejor tiempo del tercer día de pruebas y por lo tanto de toda la pretemporada es a día de hoy de Valtteri Bottas y el Mercedes F1 W08 EQ Power+. Es un hecho innegable que nadie ha podido igualar el 1:19.7 del nuevo segundo piloto del equipo de Brackley pero como a menudo en las pruebas de pretemporada, lo más importante está ligeramente oculto o en cualquier caso no es evidente al ver la clasificación. Los neumáticos que usó Bottas para marcar el mencionado tiempo fueron los ultrablandos, un compuesto que no supone tanta ganancia con respecto a los superblandos como cabría esperar.

De hecho, el tiempo del "77" con los superblandos apenas fue un par de décimas más lento... era prácticamente el mismo registro que obtenía Sebastian Vettel aunque este último lo hacía con los Pirelli blandos con las letras en color amarillo. En definitiva: el mejor tiempo de Ferrari está a dos décimas del de Mercedes pero con dos compuestos de diferencia entre ellos. Si este ritmo fuera 100% real en ambos casos, la Scuderia lo tendría francamente bien. Pero, ¿lo es? La lógica dice que no pero analizarlo a estas alturas sigue siendo difícil.

Sin llegar a intentar alcanzar el nivel de ingenieros de sofá, sí se puede decir que a una vuelta Ferrari parece estar por delante. Puede que Mercedes aún esté guardando ritmo y sus rivales no. O es posible que ambos lo estén haciendo y dentro de esa opción puede que el equipo angloalemán tenga más décimas de reserva. Pero a día de hoy Ferrari está haciendo una buena pretemporada y la pareja de equipos que lleva toda la semana al frente siguió hoy igual, lejos de los demás. Aunque también hay que recordar que Bottas rodó por la mañana y Vettel por la tarde, con condiciones distintas -a priori favorables para el primero-.

Insistiendo en el mismo tema, por la tarde Lewis Hamilton se centró en realizar un simulacro completo de carrera, lo que le impidió marcar un tiempo especialmente rápido. Para los curiosos, su ritmo empezó en los 1:25 para terminar en los 1:22. Es un dato a tener en cuenta para cuando hipotéticamente Ferrari intente su propio simulacro... como también sería interesante verles con uno del los compuestos más blandos para tener una referencia fiable más. Si es que puede considerarse algo de esto fiable, claro, ya que cuando ni los propios equipos lo tienen claro, hay que plantearse hasta qué punto es útil intentar hablar con menos información. Por lo menos, Vettel está satisfecho.

Pero si en cabeza parece haber un gran duelo, por la parte baja lo que es grande es la preocupación. McLaren logró dar más de 70 vueltas en el día de hoy pero ¿hasta qué punto habría que ser optimistas cuando todo son tandas cortas y sin poder rodar demasiado tiempo para no dañar el motor? ¿Aguantará el motor en los Grandes Premios independientemente de su velocidad? El lenguaje corporal de los miembros clave de McLaren es muy negativo. Caras largas, suspiros desanimados y ninguna broma. Los problemas del equipo de Woking son una realidad y hay que empezar a aceptarlos. Este año tampoco habrá los buenos resultados que muchos esperaban.

Algo menos de claridad existe en otros equipos. Haas, que tan bien había ido en los días anteriores, tuvo problemas de puesta a punto con Romain Grosjean en su primer día. Force India estuvo algo más acertado en el día de hoy, mientras que Red Bull parece asentarse como tercer equipo a falta de ver si su evolución les permite volver a la posición que ocuparon a finales del año pasado. Las experiencias dicen que deberían poder hacerlo y que no hay que descartar al equipo de la marca de bebidas energéticas jamás. Pero entre un monoplaza que parece algo más simple que los dos que lleva por delante y que los tiempos no acaban de llegar... las dudas aparecen y son razonables.

También hay dudas en el inicialmente prometedor Toro Rosso. El coche sigue siendo precioso y su aspecto sigue recordando al McLaren en ciertos niveles. Además, viniendo de una temporada tan interesante como la de 2016, lo único en lo que se podía pensar era en ir mucho mejor en cuanto hubiera un propulsor más competitivo. Este motor ya ha llegado pero los tiempos siguen estando algo lejos. Tampoco fue muy normal ver a los dos Renault -Nico Hülkenberg y Jolyon Palmer se dividieron el tiempo hoy- justo detrás del Red Bull de Daniel Ricciardo. ¿Desde cuando puede ser la nueva tetera amarilla el cuarto mejor coche?

Pero que no cunda el pánico. De momento la Fórmula 1 tiene unos monoplazas interesantes, espectaculares, veloces e incluso suenan un poco más que hasta el año pasado. Esto es parte de lo que se pedía... aunque varios pilotos avisan ya que probablemente se vean menos adelantamientos a pesar de ser los coches más interesantes de ver y de pilotar. Marcus Ericsson en particular teorizaba que al verse menos adelantamientos, estos volverían a dar una impresión de ser algo muy trabajado. Puede que tenga razón. Lo que nos preguntamos nosotros es qué pensará Nico Rosberg, que hoy estuvo visitando a su antiguo lugar de trabajo...¿quieres volver, Nico?

Fotos | Larreina (UGS Vision)